Seguinos en las redes

Innovación

Los israelíes que llevan la Start-Up Nation a Silicon Valley

Agencia AJN.- Israel se ve a sí misma como la “Start-Up Nation”, pero muchos israelíes consideran que es una experiencia reveladora cuando se dan cuenta de cuán pequeño es en realidad su papel en el mundo de la tecnología y teniendo a Silicon Valley a un océano y 10 zonas horarias de distancia.

Publicada

el

innovadore

Agencia AJN.- Cuando distintos empresarios israelíes se dirigen a Silicon Valley, Gili Ovadia les da una lista de lo que no deben hacer. No interrumpas. No grites. No condescienda con el equipo de marketing. No aparezcas tarde. No deje errores tipográficos en sus correos electrónicos. “Todavía les toma un tiempo antes de que entiendan cómo trabajan los estadounidenses”, señaló Ovadia, quien encabeza la oficina económica y comercial del gobierno israelí en la costa oeste

“Cada vez que hablo con empresas israelíes, les digo que si quieren tener éxito [en tecnología], obtengan su demanda y vengan aquí. No tendrá éxito con correos electrónicos, conversaciones telefónicas y sitios web. Al final del día, son las relaciones personales”, remarcó.

Ovadia trabaja junto con un ecosistema de empresarios israelíes que se propusieron enviar turistas israelíes desde Tel Aviv al Área de la Bahía y ayudarlos a prosperar una vez que estén allí. A pesar de que Israel se forjó una reputación como punto de acceso tecnológico, estos empresarios dicen que el Estado judío es pequeño comparado con Silicon Valley, que actúa como fuente de las últimas innovaciones y nuevas empresas y, lo que es más importante, del efectivo que las financia.

“Si quieres ser un actor de cine, necesitas estar en Hollywood”, afirmó Daniel Shaked, que se mudó de Israel a Silicon Valley hace dos años y es el fundador de ClipCall, que conecta a los propietarios con profesionales de servicios como plomeros y electricistas. “Este es el Hollywood de la alta tecnología. En Silicon Valley hay miles de nuevas empresas que buscan las mismas fuentes de financiación, y están aquí, junto a ellas. Pueden andar en bicicleta y conocer gente”, sostuvo.

En los últimos cinco años, surgió una red de organizaciones centradas en Israel en el Área de la Bahía. El Foro de Ejecutivos y Fundadores de Israel, o IEFF, facilita las discusiones entre 1200 israelíes que trabajan en el área; UpWest Labs busca traer compañías israelíes en etapa inicial a Silicon Valley; La Red de colaboración israelí, o ICON, conecta a empresarios israelíes y estadounidenses; J-Angels reúne a inversores judíos israelíes y estadounidenses.

Como tal, los israelíes que llegan a Silicon Valley aterrizan en territorio amigable: IEFF cuenta con más de 100 nuevas empresas operadas por Israel en el Área de la Bahía. El Consulado de Israel estima que hay entre mil y 100 mil israelíes en la región, que comprende San Francisco, Oakland, San José y las ciudades que los rodean. Y como una posible señal de cuán arraigados se vuelven los empresarios israelíes en el norte de California, luego de una campaña de cabildeo por parte de expatriados israelíes, United Airlines comenzó un vuelo directo desde San Francisco a Tel Aviv el año pasado.

“El área de la bahía tiene una actividad muy singular de israelíes. Pueden sentirse como en casa porque no es necesario que hayan nacido en los Estados Unidos para tener éxito en Silicon Valley”, contó Oded Hermoni, copresidente de IEFF.

Después de inventar muchas de las herramientas que hacen posible el teletrabajo y la inversión inteligente, es algo irónico que la industria de la tecnología todavía otorgue una gran importancia a las reuniones en persona. Pero varios técnicos israelíes dijeron que las redes anticuadas son la mejor manera de avanzar en una carrera.

“Es como decir que eres una novia y quieres encontrar un novio en Silicon Valley”, explicó Darya Henig Shaked, quien fundó WeAct, que reúne a mujeres empresarias israelíes en misiones para reunirse con inversionistas en el Área de la Bahía. “Deben llegar a conocerse, a mirarse a los ojos. Así no es como funciona, que pidas inversores a un continente de distancia”.

Después de fundar dos nuevas startups exitosas y un jardín de infantes en Tel Aviv, Kfir Eyal, de 43 años, pensó que sería fácil conseguir un trabajo en un gigante tecnológico de Silicon Valley como Apple o Facebook. Pero cuando se mudó al Área de la Bahía hace cinco años, pasó meses enviando currículums, sin obtener ninguna respuesta. Al final, tomó un alto cargo en una compañía de tecnología financiera, pero solo después de hacer una conexión en un juego de póker israelí.

Su lección: los contactos israelíes eran valiosos, pero no deberían ser tan difíciles de hacer. Hace cuatro años, comenzó una organización llamada TechAviv que reunía a empresarios israelíes cada dos meses para comer, beber y establecer contactos.

“No quisiera que nadie pase por esta experiencia de ‘¿Qué hago ahora que aterrizamos?'”, remarcó Eyal, quien ahora se desempeña como vicepresidente de ventas y desarrollo comercial para CreditStacks, una startup que ofrece tarjetas de crédito para expatriados recientes en Estados Unidos.

“Ahora se ha convertido casi en una norma ayudar a las personas”. Sin embargo, los israelíes todavía enfrentan los desafíos de aclimatación que Ovadia está tratando de combatir. Yuval Machlin, quien se mudó a Silicon Valley hace dos meses, notó la diferencia en decibelios. En Israel, cuando los expertos en tecnología se encuentran, inmediatamente comienzan a hablar entre ellos. En Estados Unidos se puede asistir a reuniones donde los 30 empleados están sentados en silencio.

“A veces ves a alguien que dice algo con lo que no estás de acuerdo. En Israel, no pasan más de tres en que alguien lo hubieras interrumpido y comenzado una discusión, que creo que es más eficiente. La gente de aquí sabe lo que está haciendo, y eso está probado, pero es diferente. No esperaba que fuera tan diferente”, relató Machlin, que trabaja en Tangent Logic, una compañía de servicios de productos.

Israel se ve a sí misma como la “Start-Up Nation”, el título del popular libro de 2009 sobre la inclinación empresarial del país, pero muchos israelíes consideran que es una experiencia reveladora cuando se dan cuenta de cuán pequeño es en realidad su papel en el mundo de la tecnología.

El Estado judío podría tener una buena reputación, pero sigue siendo ajeno a Silicon Valley, remarcó Moshik Raccah, cofundador de IEFF. Las calificaciones que impresionan tanto a los inversores israelíes, como el servicio en la unidad de inteligencia elite 8200 de las Fuerzas de Defensa de Israel, no significan nada para la mayoría de los capitalistas de riesgo o empleadores estadounidenses. Además, Raccah resaltó que los israelíes tienen nombres que pueden ser difíciles de pronunciar: “Incluso si se trata de un prejuicio que la gente nunca admitiría, sigue siendo un desafío”.

Para superar estos problemas, los israelíes también están forjando conexiones en la vida cotidiana. El JCC de Palo Alto, por ejemplo, realizó un esfuerzo especial para atender a los israelíes. Los adultos se reúnen allí para barbacoas en el Día de la Independencia de Israel o plantar árboles en Tu Bishvat, el año nuevo arbóreo judío. Los estudiantes de escuela intermedia toman cursos dirigidos por Eitanim, un programa de liderazgo basado en proyectos afiliado al Consejo Estadounidense de Israel que se enfoca en desarrollar las habilidades empresariales de los estudiantes mientras fortalecen sus conexiones con Israel. Hay un complejo de apartamentos en la ciudad de Sunnyvale que tiene tantos expatriados israelíes que lo llamaron “el kibbutz”.

Cerca del complejo hay una tienda de falafel que sirve comida israelí, un emparedado de huevo y berenjena, y un plato de garbanzo llamado masabacha. En Palo Alto, el más tradicional Hummus de Oren, fundado por el emprendedor en serie de tecnología Oren Dobronsky, ofrece un cremoso humus de estilo israelí, así como café, turco e instantáneo importado de Israel.

Pero tales comodidades no pueden borrar los desafíos de vivir a un océano y 10 zonas horarias de distancia. Raccah aseguró que ve menos israelíes haciendo el movimiento que en los últimos años. En parte, eso se debe a que el teletrabajo facilitó la comunicación. Además, el crecimiento de la escena tecnológica de Nueva York atrajo a israelíes que quieren estar cerca de la acción y el dinero, pero a “solo” un vuelo de 11 horas de distancia.

“Si envías a tu director ejecutivo o equipo BizDev a los EEUU, es mucho más fácil trabajar desde Nueva York”, explicó Raccah. En San Francisco, agregó, “no hay superposición de días de trabajo y el vuelo es mucho más largo”.

Aún así, para muchos israelíes, las oportunidades y las comodidades que ofrece el Área de la Bahía no tienen paralelo. También existe la ventaja de residir en uno de los Estados más liberales de los Estados Unidos, una situación que no se pierde en el conjunto de empresarios laicos y de izquierda, que ven la distancia del gobierno de derecha de Israel como una ventaja.

A pesar de estas ventajas, sin embargo, para la mayoría de estos expertos en tecnología, Israel es el hogar. Es donde viven sus familias y amigos de la infancia; es donde pueden bromear en hebreo; es donde pueden hablar el uno sobre el otro sin obtener miradas sucias. Los israelíes que viven en el Área de la Bahía no descartan regresar a Israel algún día, incluso Raccah, quien se mudó en 2001.

“Nos resulta más difícil adaptarnos aquí, decir ‘soy estadounidense’. Hemos sido tan adoctrinados. Soy israelí, quiero que mis hijos vayan al ejército. Quiero ver a mi familia todas las semanas. Quiero bromear en hebreo. Eso es lo que extrañamos”, resaltó Raccah.

Dejá tu comentario

Innovación

La startup israelí-estadounidense que busca personalizar la educación

Agencia AJN.- Sense Education, con sedes en Tel Aviv y Nueva York, ayuda a que todo el ecosistema educativo funcione mejor para todos los involucrados a través de la inteligencia artificial.

Publicado

el

Por

Sense
El fundador y director de tecnología de Sense Education, el Dr. Ronen Tal-Botzer, hace una presentación en la conferencia South Summit la semana pasada.

Agencia AJN.- Tanto los profesores como los estudiantes son muy conscientes de la dificultad de dar y recibir comentarios personalizados en las aulas y los entornos de aprendizaje cada vez más concurridos.  Si bien la retroalimentación educativa personalizada es crucial para el aprendizaje y el desarrollo de los estudiantes, es prácticamente imposible cuando los profesores se enfrentan a la evaluación de tareas abiertas en cursos de alta inscripción.

Sense Education, una nueva empresa de tecnología educativa con sede en Tel Aviv y Nueva York, ha ganado reconocimiento mundial por su singularidad. Basada en inteligencia artificial, Sense propone una solución para encontrar patrones en las presentaciones de los estudiantes y proporcionar comentarios personalizados a gran escala.

Inaugurado por primera vez en varias instituciones académicas israelíes, incluidas la Universidad de Tel Aviv y la Universidad de Bar- Ilan, Sense ahora está llevando a cabo un programa piloto en una de las principales universidades de Estados Unidos y planea implementar su plataforma en todo el país.

La semana pasada, Sense compitió contra 600 compañías de tecnología de la educación de todo el mundo y ganó el premio a la mejor Startup en la prestigiosa competencia de la conferencia de innovación South Summit de Madrid. La compañía también ganó el premio “Mejor solución tecnológica para el aprendizaje y la educación”.

La plataforma de tecnología de aprendizaje automático de Sense identifica patrones de respuesta comunes que ocurren naturalmente en las respuestas de los estudiantes y organiza las presentaciones en grupos de tipos de soluciones similares. Esto permite a los educadores proporcionar comentarios de alta calidad a grupos de soluciones similares en lugar de comentarios limitados a cada presentación individual.

“Sense ayuda a que todo el ecosistema educativo funcione mejor para todos los involucrados”, declaró Seth Haberman, CEO de Sense. “Los estudiantes desean retroalimentación y desean estar conectados con expertos en los campos que están aprendiendo. Eso funciona bien en clases muy pequeñas, pero la economía de las clases pequeñas significa que tales conexiones son pocas y distantes entre sí”, explica. “Lo que Sense hace es agrupar las tareas de los estudiantes en grupos, y luego el personal del curso puede proporcionar comentarios a los estudiantes en esos grupos”.

En noviembre de 2017, Sense recaudó su financiamiento inicial de inversionistas contactados vía  OurCrowd,  una plataforma de venture capital y crowdfounding con sede en Jerusalén.

“Después del éxito de Israel ahora nos estamos moviendo hacia el mercado masivo de Estados Unidos. Sense tiene un programa piloto que se ejecuta en una de las cinco principales universidades técnicas de los Estados Unidos. También estamos en conversaciones activas con las universidades públicas y privadas más grandes de Estados Unidos”, comentó Haberman.

La plataforma de Sense actualmente se centra en cursos de informática, pero está expandiendo sus operaciones a otros campos. Sus algoritmos funcionarán en cualquier campo en el que las respuestas de los estudiantes converjan.

Aunque Haberman entiende el rechazo inicial a introducir soluciones basadas en inteligencia artificial en el sector educativo, recientemente ha sido testigo de un cambio en la percepción. “Las escuelas y las empresas ahora están comprendiendo rápidamente que la tecnología, incluida la inteligencia artificial, son herramientas clave para que puedan mejorar lo que hacen”, explicó el CEO.

“Más allá de permitirles ser mejores maestros y más eficientes, lo que hace la inteligencia artificial de Sense es permitir que el aula o la sala de conferencias se vuelvan al menos parcialmente virtuales y mucho más grandes”, agregó.

Seguir leyendo

Innovación

La startup que creó la primera fragancia visual gana concurso en Tel Aviv

Agencia AJN.- Es la primera vez que una startup de belleza se hace de los $250.000 en juego en ThePITCH, la competencia organizada por Ernst & Young Global Limited.

Publicado

el

Por

Amkiri Cosmetics

Agencia AJN.- Una startup de cosméticos israelí, que promociona la primera tecnología de fragancia visual del mundo, ganó el primer lugar el concurso ThePITCH en Tel Aviv el miércoles, superando a otras siete compañías por el premio máximo de $250.000. Amkiri fue la primera startup de belleza que ganó el prestigioso concurso.

Amkiri, fundada en 2014 por el diseñador y empresario Shoval Shavit Shapiro, su madre Aliza Shavit, experta en química, y el emprendedor serial David Chissick,  crea productos de belleza patentados que abarcan cosméticos, fragancias, arte corporal y tatuajes.

A principios de este año, la startup lanzó su producto más nuevo, una tinta perfumada que se aplica a la piel a través de pinceles desarrollados especialmente para permitir la creación de arte corporal con fragancia.

Una línea de productos limitada ha estado disponible desde mayo, y se espera un lanzamiento más amplio a finales de este año.

“Queremos transformar el olor en una forma física”, dijo Shavit Shapiro durante su presentación en la competencia, y le dijo al panel de jueces que el aroma del producto dura 12 horas, el diseño puede permanecer hasta tres días, y se puede retirar fácilmente con agua y jabón.

La gama de productos viene con una tinta líquida y sus respectivos aplicadores de belleza, que incluyen un cepillo, una vara, plantillas y sellos. El resultado es similar a los tatuajes temporales y el arte corporal, con una fragancia distinta.

La compañía explica que la “tinta” se adapta naturalmente a la elasticidad y el movimiento de la piel, permitiendo que los diseños visuales creados por el usuario se sequen sin problemas y duren mucho tiempo. Shapiro le comentó a los jueces que el equipo espera colaborar con diferentes artistas para nuevos diseños.

Antes de ganar ThePITCH, Amkiri recibió el premio Scent Innovator of 2018 en los premios CEW Achiever Awards en septiembre, presentado por el Cosmetic Executive Women de Nueva York, una comunidad global de más de 10.000 miembros en el negocio de la belleza.

En mayo, la multinacional estadounidense International Flavors & Fragrances (IFF), el innovador líder en experiencias sensoriales que adquirió la compañía israelí de sabores Frutarom por un acuerdo de más de $7 mil millones hace cinco meses, anunció una asociación con Amkiri.

“Esta es una innovación significativa en la categoría de fragancias, que combina imágenes fuertes y profundamente personales con la resonancia y la emoción de la fragancia”, declaró el presidente y CEO de IFF, Andreas Fibig en ese momento.

Este es el séptimo año que Ernst & Young Global Limited organiza la competencia ThePITCH durante la conferencia JournEY, que reúne a 1,500 inversionistas, empresarios y miembros de la comunidad de capital de riesgo extranjero e israelí en el Hotel Tel Aviv Hilton. Durante el encuentro se llevaron a cabo paneles sobre tecnología de seguros, blockchain e inteligencia artificial con un enfoque en torno a la robótica frente a la humanidad.

amkiri-2

Seguir leyendo

Más leídas