Seguinos en las redes

Opinión

Opinión: Israel necesita proyectar una sola voz moral sobre las atrocidades rusas cometidas en Bucha

En lugar de que el mensaje de Jerusalem sea que Israel está inequívocamente horrorizado por las atrocidades y las condena sin reservas, se escuchan múltiples voces.

Publicada

el

aaa

Editorial publicada por Herb Keinon en The Jerusalem Post

Agencia AJN.- ¿Qué opina la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, sobre las supuestas atrocidades rusas cometidas en el suburbio de Bucha, en Kiev? ¿O el canciller británico Rishi Sunak? ¿O el Ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner?

Si no lo sabe, se encuentra en la misma posición que la mayoría de la gente, ya que esos tres ministros mantienen sus comentarios sobre la guerra en Ucrania dentro del ámbito de su jurisdicción: es decir, los asuntos relacionados con el tesoro. Si quieres saber lo que piensan Estados Unidos, Gran Bretaña o Alemania sobre la guerra y las atrocidades que se están cometiendo en Ucrania, no es necesario escuchar a Yellen, Sunak o Lindner.

Desde que comenzó la guerra, Yellen pidió que se endurezcan las sanciones contra Rusia, algo que entra dentro de sus competencias, ya que el Tesoro es responsable de la aplicación de las sanciones. El ministro de Finanzas alemán dijo que la UE debería poner fin a los lazos económicos con Rusia, pero reconoció que la UE no puede prescindir del gas ruso, todas cuestiones económicas de las que tiene que ocuparse.

En Israel, sin embargo, todo el país -y cualquiera que escuche en el extranjero- sabe lo que piensa el ministro de Finanzas, Avigdor Liberman, sobre los acontecimientos en Ucrania. En una entrevista con la Radio del Ejército el lunes, se abstuvo de condenar a Rusia por los crímenes de guerra en Bucha, diciendo en su lugar: «Aquí hay acusaciones mutuas: Ucrania culpa a Rusia, y Rusia culpa a Ucrania».

Pero, ¿por qué debería Liberman ser el portavoz del gobierno sobre Ucrania? En los Estados ordenados, si se quiere conocer la posición del país sobre un asunto, se escucha lo que tiene que decir el jefe de gobierno o el ministro de Asuntos Exteriores o la cancillería. Y si ambos hablan del mismo asunto, generalmente los mensajes están coordinados y dicen lo mismo.

En Israel, sin embargo, el ministro de finanzas comenta cuestiones diplomáticas, el ministro de cultura y deportes sobre las religiosas y el ministro de asuntos de la diáspora hace lo mismo sobre cuestiones palestinas. Nadie se ocupa de los asuntos que atañen a sus ministerios, y nadie se ocupa de los temas de conversación del gobierno (si es que los hay).

En sus desacertados comentarios a la Radio del Ejército, Liberman expresó: «Tenemos que entender que allí hay una guerra sangrienta, y tenemos que mantener la posición moral de Israel y, al mismo tiempo, nuestros intereses».

Es cierto, los intereses son importantes, pero también lo es adoptar una postura moral. Y en el caso de los horrores que surgieron de Bucha -donde al parecer murieron hasta 300 civiles, algunos con las manos atadas y heridas de bala en la cabeza-, Israel debe adoptar una posición moral: esto es horrible y debe ser condenado en los términos más duros.

Dentro de unas semanas, Israel conmemorará el Día del Recuerdo del Holocausto, y los dirigentes israelíes lamentarán -como es debido- el silencio del mundo cuando los judíos eran asesinados en masa. En este momento, ucranianos inocentes están siendo asesinados -no en un Holocausto, no en un esfuerzo sistemático para eliminar al pueblo ucraniano de la faz de la tierra- sino en aparentes actos de crímenes de guerra por parte de soldados rusos en retirada. Esta vez el mundo no está callado, e Israel debe sumar su voz a ese coro de condena de estos actos desmedidos.

El ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, dijo el domingo que «es imposible permanecer indiferente ante las horribles imágenes de la ciudad de Bucha, cerca de Kiev, desde que el ejército ruso se fue. Dañar intencionadamente a una población civil es un crimen de guerra, y lo condeno enérgicamente».

Y el primer ministro, Naftali Bennett, afirmó el martes, con cierta demora: «Estamos conmocionados por lo que vemos en Bucha, imágenes horribles que condenamos. Las fotos son muy duras. El sufrimiento de los ciudadanos ucranianos es enorme y estamos haciendo todo lo que podemos para ayudar.»

Algunos argumentarán que nada de esto fue lo suficientemente lejos, que ni Lapid ni Bennett dijeron que el presidente ruso Vladimir Putin era responsable, ni que debía ser acusado de crímenes de guerra. Sin embargo, ambos condenaron las masacres en términos inequívocos. En cuanto a que Bennett no mencionó a Rusia en sus comentarios, ¿alguien tiene realmente alguna duda sobre los soldados que considera responsables de «lo que vemos en Bucha»?

Esta es la posición de Israel, la que articulan Bennett y Lapid. El problema es que cuando otros ministros, como Liberman, hablan fuera de lugar, amortiguan el mensaje.

En lugar de que el mensaje de Jerusalem sea que Israel está inequívocamente horrorizado por las atrocidades y las condena sin reservas, el mensaje que se escucha es múltiple, con el ministro de Asuntos Exteriores condenando; el primer ministro también condenando, aunque un poco tarde; el ministro de Sanidad, visitando un hospital de campaña de Israel en Ucrania, condenando de forma más contundente; y el ministro de Economía diciendo que ambas partes se están culpando mutuamente de hacer cosas malas.

Israel tiene que hablar aquí con una sola voz, y tiene que condenar sin reservas las atrocidades que están cometiendo las fuerzas rusas en Ucrania. Es cierto que Israel tiene intereses que debe preservar con Rusia. Pero condenar a Rusia y sus acciones en Ucrania no tiene por qué comprometer esos intereses.

Como dijo hace un mes el embajador de Rusia en Israel, Anatoly Viktorov, «es de interés común para Rusia e Israel continuar con el mecanismo de coordinación en Siria».

En otras palabras, evitar los conflictos en Siria para que las fuerzas israelíes y rusas no choquen accidentalmente sobre los cielos sirios es un interés ruso al igual que uno israelí, y no uno que Moscú sacrificaría fácilmente en un ataque de ira ante una fuerte condena israelí.

Incluso si puede haber algunas repercusiones con Rusia tras una condena, también es un interés israelí proyectar una clara voz moral al mundo ante atrocidades como las de Bucha, especialmente porque Israel acusó con razón al mundo de un silencio maldito cuando los judíos fueron víctimas de tales atrocidades -y otras peores- en el pasado.

Dejá tu comentario

Opinión

Israel. Opinión. Netanyahu y la oposición son petulantes e infantiles en la batalla del Parlamento

El trabajo de los diputados de la oposición, como el de los de la coalición, es hacer lo que es bueno para el país, servir al público. Están mostrando un abandono de ese deber cuando votan en contra de algo en lo que creen simplemente para obtener beneficios políticos y quizás acelerar la caída del gobierno.

Publicado

el

Por

neta

Agencia AJN.-  La siempre contundente diputada del Likud, Miri Regev, causó malestar en muchos círculos el mes pasado cuando salió a la luz una grabación de los comentarios que hizo en una reunión de su partido en en la que discutía por qué el Likud debía votar en contra de un proyecto de ley de la coalición para proporcionar becas a los soldados licenciados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

«Decidimos ser una oposición combativa y hacer caer al gobierno», dijo. «Así que no debería haber dolores de estómago por los soldados, las mujeres maltratadas o las víctimas de violaciones, porque todo el mundo entiende la razón de ser».

El razonamiento, en el mundo según Regev, es que los fines políticos -derribar el gobierno- justifican los medios. Este razonamiento justifica la voluntad de votar en contra de proyectos de ley para proporcionar becas a los soldados, o de medidas para ayudar a las esposas maltratadas o a las víctimas de violaciones, si eso perjudica al gobierno.

Es este razonamiento el que llevó a la oposición el año pasado a votar en contra de la prórroga automática de la Ley de Reunificación Familiar, que impide que los palestinos que se casan con israelíes árabes adquieran la ciudadanía israelí, algo que tardó meses en rectificarse.

Y supuso votar el lunes por la noche en contra de la aprobación de una directiva, renovada cada cinco años automáticamente desde 1967, para dar a Israel jurisdicción legal sobre casi 500.000 ciudadanos israelíes que viven en Judea y Samaria.

¿Cómo pudieron los partidarios de los asentamientos, como el Likud y el partido Sionista Religioso, votar en contra de esta medida, que fue derrotada, uniéndose así a la Lista Conjunta árabe y a dos legisladores de la coalición árabe, para quienes todo asentamiento es un anatema? ¿Cómo es posible que no prorroguen una directiva que, si no se aprueba antes de finales de junio, creará estragos para todos los judíos que viven más allá de la Línea Verde?

Sencillo, porque votar en contra de la ampliación deja en evidencia a la coalición y demuestra que ni siquiera puede aprobar medidas básicas de las que hasta ahora la mayoría de la gente ni siquiera había oído hablar, y que se consideraban automáticas.

En otras palabras, Regev, el ex primer ministro Benjamín Netanyahu y el resto de los diputados del Likud votaron el martes por la noche en contra de lo que creen, y de algo que va en contra de los intereses de una buena parte de su electorado para obtener beneficios  políticos. En otras palabras, si la coalición propusiera al mediodía una legislación declarando que es de día, la oposición votaría en contra y diría que es de noche.

Eso no es servir al público, es simplemente ser petulante e infatil.

Durante demasiado tiempo se aceptó como un axioma que el objetivo de la oposición es hacer caer al gobierno. Derribar al gobierno puede ser uno de los trabajos de la oposición, pero no es su única tarea.

El trabajo de los diputados de la oposición, como el de los de la coalición, es hacer lo que es bueno para el país, servir al público. Están mostrando un abandono de ese deber cuando votan en contra de algo en lo que creen simplemente para obtener beneficios políticos y quizás acelerar la caída del gobierno.

Esta política de votar en contra del gobierno pase lo que pase, independientemente de la cuestión o de lo valiosa que sea la causa, es también cortoplacista.

Es muy probable que en un futuro no muy lejano, el Likud y la derecha vuelvan al poder, pero si la historia sirve de indicador, probablemente no con una gran mayoría. En ese caso, también necesitarán la cooperación de los diputados de la oposición para que se aprueben varias leyes. ¿Cuáles son las posibilidades de que esto ocurra, ya que en este país se está arraigando una cultura política de cero compromisos, voto tras voto?

Esto no es en absoluto un hecho exclusivamente israelí. Es un hecho cada vez más frecuente en la política europea, y es la causa del actual estancamiento en Washington, donde muchas votaciones clave siguen estrictamente las líneas de los partidos.

Pero esto no fue siempre la norma en Israel. Si en un pasado bastante reciente la coalición necesitaba los votos de la oposición para conseguir la aprobación de una medida, se llegaba a compromisos para hacerla posible.

Esto rara vez ocurre en el tóxico entorno político actual, en el que transigir con el otro bando se asemeja a vender el alma al diablo, y se considera una falta de compromiso con el objetivo final: hacer caer al gobierno.

Pero ese no es el objetivo final. El objetivo final es promulgar medidas que sirvan a los ciudadanos. La oposición, obsesionada con querer derribar al primer ministro Naftali Bennett, está perdiendo de vista eso.

Editorial publicada por The Jerusalem Post.

Seguir leyendo

Opinión

Israel. A través del barrio musulmán de Jerusalem, una marcha triunfalista de hombres ortodoxos-nacionalistas

Otros, sin embargo, vestían camisetas que mostraban una ametralladora saliendo de una estrella de David, una respuesta a las camisetas populares entre los palestinos que mostraban un M-16 y un mapa de una Palestina libre de Israel. Algunos blandieron la bandera de Lehava, un grupo supremacista judío, y pegaron calcomanías racistas en las persianas metálicas de los puestos del Barrio Musulmán, cerrado por la tarde y la noche para minimizar la fricción árabe-judía. Otros corearon eslóganes instando a la muerte de los árabes y a la quema de sus aldeas .

Publicado

el

Por

ISRAEL-PALESTINIAN-CONFLICT-JERUSALEM DAY

Artículo publicado por David Horovitz en Times of Israel

Agencia AJN.- En la víspera del Día de Jerusalem del domingo, la ministra del Interior de Israel, Ayelet Shaked, número dos del primer ministro Naftali Bennett en el partido derechista Yamina, publicó una fotografía en su página de Facebook en la que se ve el Muro Occidental poco después de la Guerra de los Seis Días de 1967.

La unificación de Israel en su capital histórica, su victoria en el lugar al que los judíos en el exilio habían dirigido sus oraciones durante miles de años, escribió Shaked, era y sigue siendo un motivo de celebración nacional. Pero en los últimos años, lamentó, se ha intentado oscurecer el significado nacional del Día de Jerusalem y presentarlo como una especie de aniversario sectorial o religioso, tachando de «extremistas» a los que enarbolan la bandera nacional y de «provocadores» a los que marchan con ella por las calles de la capital.

Muchas de las decenas de miles de judíos israelíes y simpatizantes de Israel que marcharon en Jerusalem el domingo estaban celebrando, en efecto, la extraordinaria victoria militar de 1967, y muy especialmente el logro anunciado resonantemente por el comandante de paracaidistas Motta Gur el 7 de junio de 1967, de que «el Monte del Templo está en nuestras manos.»

Pero muchos de los que desfilaron por la colina hasta la Puerta de Damasco, y a través del Barrio Musulmán hacia el Muro Occidental, en la «Marcha de las Banderas» del domingo, estaban participando abiertamente en un acto no sólo de celebración sino de triunfalismo.

Algunos portaban banderas israelíes y llevaban camisetas con mensajes festivos como «55 años: Honra la unificación de Jerusalem» o la sola palabra «sionista».

Otros, sin embargo, vestían camisetas que mostraban una ametralladora saliendo de una estrella de David, una respuesta a las camisetas populares entre los palestinos que mostraban un M-16 y un mapa de una Palestina libre de Israel. Algunos blandieron la bandera de Lehava, un grupo supremacista judío, y pegaron calcomanías racistas en las persianas metálicas de los puestos del Barrio Musulmán, cerrado por la tarde y la noche para minimizar la fricción árabe-judía. Otros corearon eslóganes instando a la muerte de los árabes y a la quema de sus aldeas .

Vi a un grupo de jóvenes gritar «puta» a un grupo de palestinos, algunos de ellos mujeres mayores, que miraban desde lo alto. Vi a un chico con gafas, que probablemente no era ni siquiera un adolescente, dar repetidas patadas a la persiana metálica de un puesto de mercado palestino, deleitándose con el alboroto, y luego escupirle. Todo ello en cuestión de minutos.

.

Una minoría de los que desfilaron por la calle Hagai desde la Puerta de Damasco hacia el Muro Occidental eran ultraortodoxos o laicos. La abrumadora mayoría eran jóvenes y hombres ortodoxos modernos. (Las mujeres habían sido dirigidas al Muro Occidental por una ruta menos conflictiva a través de la Puerta de Jaffa – la separación de géneros favorecida por los organizadores y una idea seriamente mala, sospecho, en términos del estado de ánimo y el comportamiento de los manifestantes totalmente masculinos).

Algunos de los manifestantes llevaban calcomanías circulares en sus camisetas que proclamaban «El rabino Kahane tenía razón» y distribuían stickers que aclamaban al discípulo del difunto rabino racista, Itamar Ben Gvir, ahora miembro de la Knesset (parlamento israelí) por el partido Sionismo Religioso. Los jóvenes manifestantes susurraban asombrados cuando pasaban miembros de La Familia, un grupo de simpatizantes antiárabe del club d fútbol Beitar Jerusalem.

Una encuesta realizada el fin de semana mostró que el partido Yamina de Bennett, ahora asociado en un gobierno de unidad con partidos de todo el espectro político de Israel, se hundiría a sólo cinco escaños si las elecciones se celebrasen hoy (de siete en abril de 2021), y sus rivales del partido Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich y Ben Gvir, opositores declarados de un gobierno dependiente del partido árabe Ra’am, aumentarían de seis escaños el año pasado a ocho. Al ver pasar a los 70.000 manifestantes del Día de la Bandera -un número mucho mayor de lo que la policía había previsto- esas cifras de la encuesta sugieren la subestimación de una tendencia.

El ex primer ministro del Likud, Benjamín Netanyahu, hizo una aparición temprana en las celebraciones del Muro Occidental. Bennett se mantuvo alejado de la marcha, al igual que el resto de los ministros actuales, con la excepción del ministro de Comunicaciones, Yoaz Hendel, evidentemente preocupado, con razón, por ser denunciado a pesar de haber aprobado su recorrido. Hendel, que creció en el asentamiento ortodoxo de Elkana, fue fustigado como «traidor» por un grupo de jóvenes manifestantes.

Fue una demostración de fuerza por parte de un sector joven y creciente del electorado israelí, para algunos de los cuales Bennett es un vendido, Netanyahu un cobarde que intentó en vano apaciguar a los terroristas de Hamás desviando y luego abandonando esta marcha hace un año, y Ben Gvir (introducido en la Knesset en un acuerdo negociado por Netanyahu) el verdadero.

Para la gran mayoría de los israelíes, como publicó Ayelet Shaked el sábado por la noche, la toma de la Ciudad Vieja a Jordania en 1967 es, en efecto, motivo de celebración nacional. Y el baile en el Muro Occidental al final del día fue festivo.

Pero la marcha por el barrio musulmán tuvo el matiz más oscuro que Shaked quiso negar. Y demostró el desprecio, en el mejor de los casos, y el desdén, en el peor, por las responsabilidades soberanas de Israel hacia todos los que residen en su capital.

.
El ex primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu.

Días después del anuncio de Motta Gur, el ministro de Defensa, Moshe Dayan, visitó a los miembros del Waqf musulmán jordano que administraba las mezquitas en la cima del Monte del Templo y les dijo que, aunque Israel era ahora el poder soberano en la disputada cima de la colina, ellos seguirían gestionando las instalaciones religiosas.

Los judíos los visitarían pero no rezarían allí, dijo, y en su lugar se reunirían para rendir culto en el Muro Occidental.

Dayan pretendía evitar un choque frontal con el mundo musulmán, y utilizó la prohibición halájica de que los judíos ortodoxos pusieran el pie en el Monte (por temor a que profanaran el lugar donde se encontraba el Santo de los Templos antiguos) para ayudar a lograr ese objetivo.

El domingo, 55 años después, una cifra sin precedentes de 2.600 judíos recorrieron el Monte con motivo del Día de Jerusalem, muchos de ellos aparentemente ortodoxos, pero sin dejarse intimidar por la prohibición halájica que ya no existe, y algunos de ellos rezando con determinación.

El gobierno de Bennett, como el de Netanyahu antes, insiste en que sigue manteniendo el «statu quo» nacido de la política de Dayan de 1967, pero las oraciones del Monte del Templo y el fuerte aumento de las visitas judías al Monte del Templo cuentan una historia diferente.

Para algunos de esos visitantes judíos cada vez más numerosos, y para muchos de los que marcharon el domingo por el barrio musulmán, la semidestrucción por parte de Dayan de la recién liberada cuna de la fe judía es incomprensible, indefendible y debe ser revocada. Algunos de los manifestantes manifestaron esta preferencia también en sus banderas, con las palabras impresas «Tercer Templo» y bandas horizontales de oro en lugar de las bandas azules de la bandera israelí.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!