Seguinos en las redes

Opinión

“Poco ortodoxa”, el éxito de Netflix nominado al Emmy, perjudica a la comunidad jasídica. Por Rab David Eliezrie*

Publicada

el

Shira-Haas-Unorthodox-1140×642

Agencia AJN (Por rab David Eliziere para Jewish Journal).- Muchos vieron la miniserie de televisión de Netflix “Poco ortodoxa” con un sentido de intriga y voyeurismo cultural, como si estuvieran abriendo una ventana para asomarse al misterioso mundo de los ultraortodoxos. Para aquellos alejados de la tradición, encendió una especie de nostalgia. Como los antropólogos que estudian una cultura extraña, los americanos, muchos de ellos judíos, miraban “Poco ortodoxa” con la certeza de que se trataba de una auténtica mirada interior, un relato verdadero.

Sólo hay un problema: no lo es.

Muchos de los escenarios son completamente falsos. No hay agentes que busquen al disidente de la comunidad en Europa. La violación es una aberración para el judaísmo. La intimidad marital se practica sin ropa, naturalmente. No hay “eruv” (límite legal que impide salir en Shabat) en Williamsburg, Nueva York, y la gente no se viste sólo de negro. Muchos están bien vestidos y tienen estilo.

Las memorias de Deborah Feldman, “Poco ortodoxa: el escandaloso rechazo de mis raíces jasídicas”, fue la inspiración para el drama y personaje principal, Esty. Sin embargo, el padre de Feldman no era un borracho; era un enfermo mental. Sus abuelos y parientes lejanos intervinieron para criarla cuando su familia se desmoronó. Lamentablemente, Feldman experimentó una disfunción familiar. Es su trágica historia, no la experiencia colectiva de toda la comunidad.

Los espectadores salen pensando que la vida religiosa es oscura y deprimente, en una sociedad reprimida con poca o ninguna individualidad. Todo el mundo parece obligado a mirar, pensar y actuar de ciertas maneras. El decorado transmitía a propósito un tono oscuro, como dijo la diseñadora de vestuario Justine Seymour a la Vogue británica: “Me ceñí a una paleta apagada de los 70 para que la vida en la comunidad judía parezca como si la luz del sol no pudiera entrar por la ventana”.

LOS ESPECTADORES SE VAN PENSANDO QUE LA VIDA RELIGIOSA ES OSCURA, PREMONITORIA Y DEPRIMENTE.

Intencionalmente ausente está la riqueza de la tradición judía, la alegría de vivir que impregna la comunidad jasídica. En una época de mil amigos en Facebook pero sin relaciones reales, la comunidad jasídica se destaca por sus fuertes lazos sociales y su vibrante vida familiar. El Satmar Chasidim, el grupo de la serie, es conocido por sus notables actos de chesed (amabilidad). Visite cualquier hospital de Nueva York y encontrará una cocina con comida kosher, disponible de forma gratuita.

Luego está el deslumbrante contraste de Berlín – una ciudad retratada como maravillosa y alegre, donde la creatividad fluye, se toca música y el sol siempre brilla. Como una Utopía en la Tierra donde en minutos, una refugiada sin dinero de Brooklyn encuentra una beca de música, abriendo su alma a la cultura moderna y liberándola de los grilletes del fundamentalismo que la han mantenido en cautiverio desde su nacimiento.

Aquí yace la mayor falsedad de la serie. No hay Utopía en Brooklyn y no hay ninguna en Berlín. Ambos son lugares donde la gente vive sus vidas, donde hay tanto cosas buenas como no tan buenas.

En Brooklyn, un jasídico cree en los valores de la Torá y aspira a emularlos. Es su brújula moral la que les ayuda a navegar por las complejidades de la vida. La vida no es blanca y negra; está llena de desafíos, bendiciones y algunas personas que son estables y amorosas, y otras que no lo son o que luchan con las deficiencias humanas. En Berlín, las elecciones que la gente hace se basan en una moralidad autodeterminada, buena o mala. En el fondo, no hay límites, sólo elecciones. Y no hay reconocimiento de que no todas las elecciones justificadas por lo que se siente sean las correctas.

La serie es deshonesta. Toma la historia de los problemas familiares de una persona y mancha a toda una comunidad. Se burla de los valores de los judíos que intentan vivir una vida productiva y buena mientras usan los valores judíos como guía. Proporciona una nostalgia pintoresca que incluye una denigración interna de los judíos que siguen la tradición.

“Poco ortodoxa” no merece un Emmy. Si se hubiera hecho una serie así sobre cualquier otro grupo étnico, la cultura de la cancelación estaría en pie de guerra. Tal vez los judíos jasídicos están acostumbrados a ser incomprendidos, burlados y fetichizados y tienen la piel curtida. Pero si alguien en Hollywood tiene un mínimo de respeto por sí mismo, encontrará una serie mejor para premiar.

*El rabino David Eliezrie es el presidente del Consejo Rabínico del Condado de Orange, Estados Unidos.

Dejá tu comentario

Opinión

El pacificador ausente. Por David Horovitz*

Agencia AJN.- Los Estados Unidos han invitado repetidamente al líder palestino Mahmoud Abbas a reincorporarse y defender los intereses de su pueblo. ¿No se supone que ese es su propósito?

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2020-09-22 at 15.07.45

Agencia AJN.- ¿Qué pasaba por la cabeza de Mahmoud Abbas, me pregunto, mientras veía la inspiradora ceremonia de normalización en la Casa Blanca el martes, transmitida en vivo por la televisión palestina?

¿Estaba pensando que podría haber sido él, allá arriba en el balcón, haciendo la paz con Israel, si tan sólo hubiera respondido a la extraordinaria y apresurada oferta del primer ministro israelí Ehud Olmert en 2008? ¿Estaba pensando que podría haber sido él, si hubiera aprovechado al máximo el freno de 10 meses a la construcción de los asentamientos impuesta por el presidente estadounidense Obama a Benjamin Netanyahu en 2009-10, en lugar de desperdiciar los primeros nueve meses negándose a negociar?

Abbas declara con toda la razón que no quiere quedar marcado como el líder que vendió la causa palestina, como el líder que traicionó los intereses de su pueblo. Pero eso es precisamente lo que ha hecho en los 16 años desde que sucedió al difunto Yasser Arafat, el engañoso participante en una anterior ceremonia de acuerdos de la Casa Blanca.

A diferencia de Arafat, Abbas no ha orquestado directamente el terrorismo. Pero él y su administración se han manifestado implacablemente contra el estado judío, burlándose de su legitimidad histórica, y sirviendo como un instigador principal de lo que el presidente de EE.UU. Donald Trump, en su discurso, catalogó con precisión como constantes mentiras “que Al-Aqsa estaba bajo ataque”.

US-ISRAEL-UAE-DIPLOMACY-POLITICS

La firma de los Acuerdos de Abraham entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein en la Casa Blanca el pasado 15 de septiembre.

Estas mentiras, “transmitidas de generación en generación”, dijo Trump, han alimentado “un círculo vicioso de terror y violencia” en esta región y más allá. Y al hacerlo, Abbas ha elegido estratégicamente, tan claramente como lo hizo Arafat, no preparar a su pueblo para los compromisos necesarios para forjar una paz viable con Israel.

Aunque en su mayoría se ha negado a negociar y, al negociar brevemente, ha mantenido posiciones como la insostenible demanda de un “derecho de retorno” a Israel para millones de palestinos, su poder de negociación se ha debilitado. Por un lado, como dijo Jared Kushner al mundo la semana pasada, los asentamientos israelíes han estado avanzando gradualmente sobre “toda la tierra de Cisjordania, y las probabilidades de que alguna vez la cedan son improbables”. Y por otro lado, como se ha demostrado enfáticamente por los notables acontecimientos del martes, crecientes partes del mundo árabe están gradualmente desenredando sus propias prioridades nacionales de las de los intransigentes palestinos.

El rechazo de Abbas está resultando desastroso, no sólo para su pueblo sino también para el nuestro. Es perfectamente sensato alegrarse de la cálida buena voluntad y el compromiso con un mejor futuro compartido que se exhibe en la Casa Blanca, y lamentar al mismo tiempo que el liderazgo de nuestro vecino se encamina más profundamente a las fuerzas oscuras de la región.

f-kushner-a-20170623-e1498158208268-640×400

Mahmoud Abbas reunido con Jared Kushner, en 2017.

Su poder se está debilitando, y el tiempo se está acabando personalmente para Abbas, que ya tiene más de 80 años. Pero no es demasiado tarde. Al igual que Obama en 2009, la administración Trump y los Emiratos Árabes Unidos se han combinado para darle otra oportunidad, imponiendo otro tipo de congelación a un reticente Netanyahu: la aplicación de la soberanía israelí al 30 por ciento de Cisjordania asignado a Israel en el plan de paz Trump ha sido suspendida indefinidamente – hasta el 2024, según fuentes bien informadas que hablaron con The Times of Israel en los últimos días.

Los EE.UU. han estado invitando repetidamente a Abbas a volver a comprometerse, para abogar por los intereses de su pueblo. ¿No se supone que ese es su propósito? En la insistente ausencia de Abbas, como Kushner elaboró en su sorprendente informe de la semana pasada, “dibujamos lo que pensamos que era un mapa realista… Jugamos a la pelota mientras él miente, ¿verdad?”

Me pregunto qué pasaba por la cabeza de Mahmoud Abbas el martes. ¿Realmente quiere mezclar a su gente con los terroristas de Gaza (que consideraron oportuno lanzar cohetes a Israel durante y después de la ceremonia), Hezbollah y Teherán? ¿Está esperando que Trump pierda, y si es así, con la esperanza de que un presidente Biden haga algo por él? ¿Qué espera? ¿Tiene algún tipo de estrategia?

¿Estaba siquiera mirando?

*David Horovitz es editor fundador de The Times of Israel.

Seguir leyendo

Opinión

Opinión. ¿Por qué estoy emocionado? Por Marcelo Kisilevski*

Publicado

el

Por

bibi

Agencia AJN.- Hay quienes minimizan, dicen que la paz con los Emiratos Árabes Unidos firmada hoy, (así como la declaración de principios firmada con Bahrein), no se comparan con la paz con Egipto y Jordania porque no tuvimos con ellos guerras, y por lo tanto es apenas un olvidable “acuerdo de normalización”.

Pero no, o también, porque también es acuerdo de paz. Recordemos que EAU es parte de la Liga Árabe y, como tal, era firmante (o cómplice) de los famosos y nefastos “Tres No de Khartoum”: No paz, no reconocimiento, no negociación con Israel. Eso se acabó oficialmente ayer.

Dicen que el acuerdo traiciona la causa palestina y que perpetúa el conflicto. Yo digo: basta. Si a alguien pueden culpar los palestinos de que cada vez les ofrecen menos, y de que los países árabes han dejado de subsumir sus intereses a los de los necios liderazgos palestinos, es a ellos mismos.

Se subieron a demasiados árboles de los que no pueden bajar aunque quieran, y no quieren. El más alto de todos: el retorno de los refugiados. El del medio: Estado palestino en TODOS los territorios de Cisjordania, rechazando el principio de intercambio de territorios, lo cual implicaría una impracticable evacuación de todos los asentamientos. El árbol más bajo, invención de Obama: cese de la construcción en los territorios como mera condición para volver a la mesa de negociaciones.
Tantos son los árboles a los que se treparon para luego arrojar la escalera al suelo, que ni siquiera ven la posibilidad de una paz con Israel basados en un colchón de cooperación regional amigable como base para la resolución del conflicto en términos viables para todos.

Dicen que “business son business”, porque todo se reduce a un acuerdo entre comerciantes de armas. Pero claro, ¿qué piensan, que todos los demás acuerdos de paz de la historia del mundo fueron para promover el amor y la hermandad, y sólo este es para comerciar con muchas cosas, no solamente con armas, y para beneficiar intereses?

Por ejemplo, el zapato que más les duele a los países del Golfo se llama Irán. Oh casualidad, el mismo que a Israel. Y además, si el interés es sólo armas, ya lo era desde hace por lo menos 30 años. ¿Por qué recién ahora? Conclusión: bajen un cambio en la caja del cinismo.

¿Será que provoca resquemor porque es un logro de Bibi? No lo sé. Todo el mundo sabe que no lo voté, pero estos son puntos para el primer ministro Netanyahu. Porque está cumpliendo, como al pasar, el sueño de Theodor Herzl -un Estado judío y democrático en paz con sus vecinos- y también (sin que nos demos cuenta) el de Shimón Peres, plasmado en su libro “El Nuevo Medio Oriente”.
Si el precio para tener paz con todos nuestros vecinos es que se anoten en el haber de Netanyahu, lo pago con alegría. Y así como Golda Meir recibió con un beso a Menajem Beguin cuando se bajó del avión a su regreso de Camp David en el ’79, después de firmar el histórico acuerdo con Anwar El Saadat de Egipto, yo (no esperen que lo bese, hay Covid) aplaudo hoy de pie a Biniamín Netanyahu.

La paz siempre, siempre, es motivo de celebración. Y hoy, como en 1979 (Camp David), como en 1993 (Oslo) y como en 1994 (Jordania), yo estoy emocionado.

*Kisilevski es periodista, docente y escritor argentino-israelí.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!