Seguinos en las redes

Cultura

Un día como hoy los nazis asesinaron a Janusz Korczak, precursor de los derechos del niño

Agencia AJN.- En 1948 fue condecorado de manera póstuma con la Cruz de Caballero de la Orden del Renacimiento de Polonia.

Publicada

el

hoy en

Agencia AJN.- Janusz Korczak, el médico devenido en reconocido pedagogo y educador judeo-polaco, fue asesinado por los nazis en el campo de concentración y exterminio de Treblinka el 7 de agosto de 1942, según lo confirmado por la Corte Distrital de Lublin, Polonia.

Nacido el 22 de julio de 1878 ó 1879 en el seno de una familia judía bien integrada a la sociedad europea y defensora de los valores de la Haskalá, con el nombre de Henryk Goldszmit, se hizo conocido por sus escritos con el seudónimo de Janusz Korczak a parir de 1898, cuando participó de un concurso literario.

Korczak era hijo de del abogado Józef Goldszmit (1844-1896) y de Cecylia Gębicka (1853/4-1920), y sus abuelos, tanto de padre como de madre, eran médicos. Su padre murió en 1896, dejando a la familia sin fuentes de sustento, por lo que Janusz, siendo un adolescente, tuvo que mantener económicamente a su madre, hermana y abuela dando clases particulares y escribiendo numerosos artículos para diarios polacos, a la vez que estudió medicina entre 1898 y 1904.

En el verano de 1899 por primera vez viajó al extranjero, a Suiza, donde conoció la actividad y la obra pedagógica de Joham Heinrich Pestalozzi. A la vez, se integró a la lógica masónica “Gwiazda Morza (La estrella del mar)” de la Federación Internacional Le Droit Humanim, fundada con el objetivo de “conseguir la conciliación de toda la humanidad por encima de las barreras religiosas y buscar la verdad manteniendo siempre el respeto entre los hombres”. Así, conoció los barrios de extrema pobreza en los que vivían los proletarios polacos. Durante esos años escribió, influenciado por la obra de Pestalozzi, “Niños en el cuarto de dibujo”.

Después de graduarse empezó a trabajar como pediatra y durante la Guerra Ruso-Japonesa de 1905-1906 sirvió como doctor de campaña. Después de la guerra, continuó su práctica en Varsovia y su libro empezó a ganar cierto reconocimiento literario. Trabajó como pediatra en el Hospital Infantil “Bersonów i Baumanów”, como “médico local”, a cambio de alojamiento en el hospital. Se ofreció a estar de guardia permanente y cumplía sus obligaciones abnegadamente, no evitando los barrios proletarios. De los pacientes más pobres aceptaba a menudo una remuneración simbólica o les ofrecía ayuda para la compra de medicinas; mientras que a los ricos, aprovechando su fama como escritor, les cobraba honorarios muy altos.

Durante los años 1911 y 1912 fue nombrado director del hogar de huérfanos judíos Dom Sierot, donde instituyó una especie de “República para los niños”, que tenían su propio parlamento, corte y diario. Estas ocupaciones lo obligaron a reducir sus labores como médico.

En 1914 Korczak, durante la Primera Guerra Mundial, se alistó nuevamente como médico de campaña con el rango de teniente y escribió ensayos pedagógicos durante su tiempo libre. Después de la guerra, retornó a su trabajo en Dom Sierot y fundó otro orfanato llamado Nasz dom (Nuestro Hogar). Durante la guerra polaco-soviética sirvió una vez más como médico, ahora con el rango de mayor, pero fue asignado a Varsovia, tras una corta estadía en Łódź, por lo que pudo seguir estando al frente de los dos hogares para huérfanos judíos y trabajar en un hogar no judío.

En 1926, los niños de ambos hogares comenzaron a editar el periódico Mały Przegląd, el que fue un suplemento semanal del diario polaco-judío Nasz Przegląd; y en los años ‘30 tuvo su propio programa de radio, que fue cancelado a causa de las quejas de los antisemitas.

En 1933 fue merecedor de la “Cruz de plata” de la recién restituida Polonia, por su labor como médico y educador.

Korczak nunca renegó de su origen: se consideraba judío polaco y actuaba promoviendo el acercamiento entre los judíos y la sociedad polaca en general. Su lengua materna era el polaco y en ese idioma escribía. El idish, idioma empleado por la mayoría de los judíos polacos, lo podía entender en parte gracias a sus conocimientos del alemán. Recién en los años ’30, empezó a interesarse por el resurgimiento de la nación judía, en tanto que colaboró con revistas de las asociaciones juveniles sionistas y participó en sus seminarios. En 1934 y 1936 viajó a la entonces Palestina, donde visitó los kibutzim. Al respecto escribió que intentaba “asimilar el pasado, conseguir encontrar fundamento para las reflexiones sobre el presente y -¡qué fácil es decirlo!- mirar hacia el futuro”.

Este interés por el resurgimiento de la nación judía y los dos viajes incrementó los ataques antisemitas que recibía, en especial de la prensa polaca, y lo llevaron a romper la relación laboral con un orfanato no judío para el que trabajaba. Invitado a radicarse en la entonces Palestina cuando la presión antisemita se intensificó en toda Polonia a fines de los años ’30, rehusó hacerlo.

A inicios de la Segunda Guerra Mundial, en septiembre de 1939, Korczak se ofreció una vez más como voluntario del ejército polaco, pero no fue aceptado debido a su avanzada edad. Presenció la toma de Varsovia por las fuerzas armadas alemanas y fue obligado a trasladar el orfanato al Gueto de Varsovia creado por los nazis en 1940, lugar al que Korczak se mudó junto con los niños.

El 5 de agosto (o 6 de agosto según otras fuentes), los soldados alemanes llegaron al Gueto para recoger a todos los huérfanos y a una docena de empleados para llevarlos al campo de exterminio en Treblinka. A Korczak le fue ofrecido un puesto en la zona polaca de Varsovia, pero lo rehusó repetidas veces pues decía que no podía abandonar a sus niños y que sólo aceptaría la oferta si se le permitía llevar consigo a sus niños. Como eso era imposible, el día señalado para el traslado, los niños caminaron junto a Korczak hacia el punto de embarque, rumbo a los campos de la muerte, donde fueron asesinados.

Según una leyenda popular, cuando el grupo de niños finalmente llegó al punto de embarque, un oficial de las SS reconoció a Korczak como el autor de uno de los libros favoritos de sus hijos y le ofreció ayuda para escaparse. Sin embargo, nuevamente rechazó la oferta y abordó el tren con sus niños, tras lo cual nunca más se supo de él. En el cementerio Powązki de Varsovia se le ha dedicado un mausoleo conmemorativo.

Korczak estaba a favor de la emancipación del niño y del respeto de sus derechos, y el sistema de funcionamiento en sus orfanatos se basaba en la práctica de los principios de la democracia que -según su opinión- les correspondían a los propios niños en la misma medida que a los adultos: “El niño razona y entiende del mismo modo que un adulto: tan sólo carece de su bagaje de experiencias”. El ideario educativo de Korczak está basado en el rechazo de cualquier tipo de violencia, sea física o verbal; la convicción de que el niño es un ser humano en la misma medida que un adulto; la regla según la cual el proceso educativo debería tener en cuenta la individualidad de cada niño; la creencia en que el niño es quien mejor conoce sus necesidades, deseos y emociones y, por lo tanto, debe tener derecho a que su opinión sea tomada en cuenta por los adultos; el derecho del niño al respeto de los adultos, el derecho a equivocarse y a fracasar; el derecho a la privacidad, así como a la libertad de opinión y a la propiedad privada; y la consideración del desarrollo evolutivo del niño como una tarea compleja y difícil.

En 1937 Korczak recibió por el conjunto de su obra literaria el galardón de la Academia Polaca de Literatura, el Laurel Académico de Oro. En 1948 fue condecorado de manera póstuma con la Cruz de Caballero de la Orden del Renacimiento de Polonia.

Dejá tu comentario

Cultura

Israel. Tel Aviv organiza una exposición por Shavuot para ayudar a artistas locales a salir adelante tras la pandemia

Agencia AJN.- La Municipalidad de Tel Aviv y la Fundación Yehoshua Rabinowitz se han unido a 60 artistas locales que luchan por salir adelante durante la crisis sanitaria para crear más de 40 obras de arte, dispersas por la ciudad a tiempo para la festividad judía.

Publicado

el

Por

Captura de pantalla 2020-05-30 a las 12.19.03 a.m.

Agencia AJN.- La crisis sanitaria ha cobrado un alto precio para muchos, pero especialmente para los artistas, que de un día para el otro se han quedado sin ingresos, ya que el coronavirus obligó a un cierre instantáneo de la economía y la vida social. Para ayudar a la difícil situación de los artistas israelíes, la Municipalidad de Tel Aviv y la Fundación Yehoshua Rabinowitz para las Artes se unieron a 60 artistas locales para una exposición sin precedentes justo a tiempo para la fiesta judía de Shavuot, que tiene lugar durante este fin de semana.

Captura de pantalla 2020-05-30 a las 12.20.21 a.m.

La singular exposición “Estrategias de salida” incluye 40 obras de arte diseminadas por toda la ciudad de Tel Aviv, llenas de matices que hacen pensar en la pandemia y en el impacto que tuvo el confinamiento de dos meses en la mentalidad de los artistas. “La exposición trata de promover el pensamiento y la acción con miras a posibles cambios en la vida cultural mediante un nuevo examen de la relación entre el arte y la comunidad, entre los artistas y los espacios públicos utilizables, reduciendo al mismo tiempo el espacio vital y la reverberación personal y colectiva hasta el período actual”, dijeron los organizadores.

Captura de pantalla 2020-05-30 a las 12.21.12 a.m.

Entre las obras notables que se exhibirán en toda la ciudad durante las vacaciones se encuentran una instalación de iluminación en la piscina de la Plaza Habima y parejas que navegan por el río Yarkon, mientras que algunas de las instalaciones artísticas cuentan con la participación de artistas de la Compañía de Danza Batsheva de Israel. La exposición, dirigida por Dafna Kron, Renana Raz, Merav Pérez, se exhibirá este viernes 29 de mayo de 19:00 a 23:00 y sábado 30 de mayo de 11:00 a 23:00.

Seguir leyendo

Cultura

Habrá una nueva película del clásico judío “El violinista sobre el tejado”

Agencia AJN.- La cadena norteamericana MGM producirá una remake del icónico musical de 1964 sobre las luchas y alegrías de la vida judía en el ficticio pueblo de Europa del Este de Anatevka.

Publicado

el

Por

Captura de pantalla 2020-05-29 a las 7.21.40 p.m.

Agencia AJN.- El clásico musical judío “El violinista en el tejado” vuelve a la gran pantalla. MGM producirá una reedición del icónico musical de 1964, que trata sobre los padecimientos y las alegrías de la vida judía en el ficticio “shtetl” (pueblo, en yiddish) de Anatevka, en Europa del Este.

La nueva película contará con el brillo de Broadway: el director Thomas Kail hizo el mismo trabajo para la obra “Hamilton” y ha colaborado con su creador, Lin-Manuel Miranda (reconocido fan de “El Violinista”), en otros espectáculos. Steven Levenson, que escribió el aclamado musical “Dear Evan Hansen”, escribirá el guión.

El remake continuará una tradición de más de 50 años. La versión original se estrenó en Broadway en 1964, con Zero Mostel como su protagonista, “Tevye”, y ganando nueve premios Tony. En un momento dado, el espectáculo mantuvo el récord del musical de Broadway más largo en casi 10 años.

La versión cinematográfica se estrenó en 1971 y obtuvo tres Oscars, así como nominaciones a Mejor Actor para Chaim Topol (foto) y a Mejor Película.

Broadway trajo de vuelta otra remake en 2015, y una versión del “Violinista” en yiddish se presentó fuera de la esfera de Broadway hasta este año.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!