Seguinos en las redes

Chile

“Una iniciativa exitosa”: Embajadora de Israel en Chile habló sobre cómo ha funcionado el pase verde en su país

Agencia AJN.- Por otra parte, Marina Rosenberg profundizó en la situación que ocurrió con el supuesto hallazgo de una “variante chilena”, el que finalmente se trató de un error.

Publicada

el

embajadora rosenberg

Agencia AJN.- Durante el mes de marzo, Israel lanzó el Green Pass o “pase verde”, un documento digital que acredita que una persona ya completó su esquema de vacunación contra el covid-19. De este modo, el país controla la seguridad sanitaria de sus habitantes, a la vez que impulsa la vacunación entre los “reticentes”, según informó ADNRadio.cl.

En Chile se busca implantar una medida similar, algo a lo que ya se han referido el ministro Enrique Paris y la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza. El “carnet verde” podría ser una realidad, tomando en cuenta el proceso de vacunación rápido que ha tenido Chile. Sin embargo, la iniciativa continúa en estudio.

¿El “pase verde” es efectivo? En conversación con ADN, la embajadora de Israel en Chile, Marina Rosenberg, fue consultada sobre esta medida y si ha sido efectiva en su país.

“Ha sido una iniciativa bastante exitosa en Israel“, sostuvo la representante diplomática. “Por un lado, ha permitido dar mayor seguridad a las personas que concurren a eventos o espacios masivos”.

Agregó que también “ha sido un factor de estímulo para los más reticentes a la inoculación, ya que saben que si se vacunan y obtienen el pase verde, podrán tener acceso privilegiado a restaurantes, conciertos, gimnasios y otros lugares”.

El error sobre la “variante chilena”
Rosenberg también se refirió a la situación que ocurrió con el supuesto hallazgo de una “variante chilena” en Israel, lo que fue descartado de inmediato por el Instituto de Salud Pública (ISP) y el Ministerio de Salud. Finalmente, este miércoles se confirmó que fue un “lamentable error”.

La embajadora profundizó en el comunicado que envió su sede diplomática. “Esta mañana se realizó una reunión telemática entre la directora del departamento de laboratorios del Ministerio de Salud de Israel y el director del ISP, en la cual quedó aclarado que no se ha identificado una variante chilena en Israel“, subrayó.

En esa línea, explicó que “lo que sucedió es que se identificó el sublinaje C37 en una persona que había viajado desde Latinoamérica hacia Israel. En una clasificación interna de nuestro ministerio este hallazgo fue rotulado como variante chilena. Luego por error se difundió públicamente esta información a pesar que se trataba de una variante ya identificada a nivel internacional”.

Fuente: ADNradio.cl

Chile

Embajadora de Israel en Chile: “El antisionismo es una ideología errónea y odiosa que manipula la opinión pública”

Agencia AJN.- La embajadora israelí, Marina Rosenberg, condenó actos de antisemitismo que proliferaron en distintas partes del mundo, y participó en una conferencia virtual “Unidos contra el Antisemitismo”.

Publicado

el

Por

para-la-nueva-2

Agencia AJN.- La embajadora embajadora de Israel en Chile, Marina Rosenberg, participó en la conferencia virtual “Unidos contra el Antisemitismo”, un acto de condena a los ataques antisemitas en todo el mundo y en apoyo a la periodista Pilar Rahola tras las agresiones recibidas por su posición incondicional con Israel.

En el encuentro también participaron el vicepresidente mundial del KKL, Hernán Felman; el secretario de Congreso Judío Latinoamericano y presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits; el pastor de la congregación ICIAR, Aarón Cortez; el escritor y dirigente de la comunidad judía del Uruguay, Gerardo Stuczynski; el filósofo ensayista y escritor, Santiago Kovadloff; y el periodista y analista político Eduardo Feinmann.

A continuación, compartimos las palabras de la embajadora durante la conferencia:

El antiguo fenómeno del antisemitismo ha vuelto a levantarse en las últimas semanas y meses, pero esta vez con inusitada desfachatez. Ni siquiera ha intentado camuflarse en el lenguaje de “justicia” o “derechos humanos”, sino que se ha manifestado como un odio directo contra Israel y los judíos.

El mundo está experimentando un aumento inquietante del antisemitismo y esto debería hacer sonar las alarmas de los países que defienden los valores democráticos. Porque, en última instancia, el antisemitismo no es un tema sólo judío, sino una amenaza a las sociedades que lo engendran y cobijan. El antisemitismo va en contra de los valores y principios democráticos, liberales y pluralistas, por lo cual no debería haber tolerancia alguna para el antisemitismo, ni para la demonización de Israel.

Lamentablemente, los hechos de odio se siguen sumando. La semana pasada, comensales judíos fueron atacados en un restaurante de Los Ángeles. Anteriormente, varias sinagogas y un sitio conmemorativo judío fueron objeto de vandalismo en Alemania. Un grupo de autos atravesó un barrio judío en el norte de Londres gritando insultos antisemitas desde sus vehículos.

Pero los antisemitas no paran con los judíos y judías, sino que atacan a cualquiera que se atreve a defender a las minorías judías o al Estado de Israel, y es así como también nuestra amiga Pilar Rahola ha sufrido ataques y su casa fue rayada por su postura proisraelí.

Pero no es necesario cruzar el Atlántico para encontrar actos de antisemitismo. Acá mismo en Chile somos testigos de discriminación a miembros de la comunidad judía en restaurantes y comercios, e incluso se produjo un ataque con piedras al frontis del Estadio Israelita.

Y aunque el antisemitismo es un prejuicio latente en el ADN de no pocas personas, es evidente que lo que está pasando no se generó en forma espontánea. En efecto, el alarmante aumento de incidentes vistos en Chile en las últimas semanas coincide con una continua campaña de deslegitimación de Israel orquestada desde la dirigencia de la Comunidad Palestina de Chile.

Esta campaña, que disfraza el antisemitismo como antisionismo, pretende generar desafección entre los judíos y el Estado de Israel.

Si lo quisiéramos presentar en forma simple, buscan crear dos categorías: judíos malos, que apoyan a Israel, y judíos a secas, los que no lo apoyan.

¿Y los judíos buenos?, se preguntarán ustedes. Pues bien, para la dirigencia palestina en Chile y sus representantes políticos probablemente no existen, porque ellos, y particularmente su presidente, repiten unos de los libelos antisemitas más clásicos, es decir, que los judíos, también en Chile, controlan los medios de comunicación y son agentes externos.

Pero eso no es todo, el presidente de la Comunidad Palestina de Chile, quien bien debe conocer los preceptos antisemitas de la carta fundacional de Hamas, le dio su apoyo público a este movimiento terrorista. De esta forma, lo que comienza en Gaza con los líderes de Hamás diciendo (y cito) “queremos que corten las cabezas de los judíos con cuchillos” termina con los autoproclamados “antisionistas” gritando obscenidades y atacando a los judíos en los suburbios de Londres, París, Berlín, Nueva York, Cataluña y Santiago.

El caso de Chile, donde vive una de las comunidades palestinas más grandes fuera de Medio Oriente, tiene una particularidad adicional: la institucionalización parlamentaria del prejuicio antisionista.

Y esto ha sido ratificado con fuerza hace 2 semanas, cuando el lobby palestino logró que un grupo de parlamentarios chilenos presentara un proyecto de ley para prohibir la importación de productos y servicios desde lo que ellos llaman “territorios ilegalmente ocupados”.

Y aunque el proyecto no menciona la palabra Israel o Palestina, su puesta en escena dejó en claro que es un proyecto hecho a la medida, para discriminar y perseguir a Israel y sus adherentes.

La ideología antiisraelí y antisionista es claramente la misma que el antisemitismo. El antisionismo es una ideología errónea y odiosa que ha venido a manipular a la opinión pública. En lugar de discutir las políticas israelíes, los proponentes de esta ideología extremista están socavando el concepto mismo del derecho de Israel a existir.

Esto no solo alimenta el antisemitismo clásico, sino que también otorga al odio contra los judíos un estatus popular y convencional. Al elevar y normalizar esta ideología extremista, los promotores del antisionismo no solo se han convertido en cómplices de crímenes de odio contra los judíos, sino que los han provocado directamente. El antisionismo no es nada más que antisemitismo enmascarado, cobarde.

En este escenario, hay que destacar el reciente anuncio del secretario general de la OAE, Luis Almagro, sobre la creación de un comisionado para el combate al antisemitismo, para hacerse cargo de los desafíos que existen en este tema a nivel regional.

Junto con aplaudir esta medida, esperamos que no sea una sola estrella en la inmensidad, y que paulatinamente comiencen a sumarse iniciativas sobre monitoreo, educación y control del antisemitismo a todo nivel, desde resoluciones gubernamentales para adherir a la definición de la IHRA, legislaciones contra la discriminación y el discurso de odio, hasta acciones institucionales y personales como la promoción de la tolerancia y el respeto, incluso en redes sociales.

Amigas y amigos, Como podemos ver, el desafío es grande. Y, como ha sucedido a lo largo de nuestra historia, la respuesta está en nuestra capacidad de presentar un frente unido contra el antisemitismo y el odio, y seguir trabajando por los valores y principios que nos han permitido dejar una huella indeleble en la historia humana.

Seguir leyendo

Chile

AJC: “La comunidad palestina importó completamente el conflicto a Chile”

Agencia AJN.- La directora del Instituto de Asuntos Latinoamericanos del Comité Judío Americano (AJC, por sus siglas en inglés) dialogó con la Agencia AJN sobre la situación del antisemitismo en la región y expresó su “preocupación” por lo que está ocurriendo en Chile: “Vemos una comunidad palestina bastante agresiva, alineada con Hamás, que cada vez está ganando más terreno y ahora con la posibilidad de que uno de sus líderes se vuelva presidente y a punto de aprobar una legislación BDS en la Cámara de Diputados”.

Publicado

el

Por

dina-2

Agencia AJN.- La directora del Instituto de Asuntos Latinoamericanos del Comité Judío Americano (AJC, por sus siglas en inglés), Dina Siegel Vann, mantuvo una entrevista con la Agencia AJN en donde analizó el conflicto que está generando la comunidad palestina en Chile. “Es un país muy importante, un país que se considera serio, y no podemos creer que esté pasando una cosa de esta naturaleza. Entonces si en Chile está pasando, puede pasar en muchos otros países de la región”, expresó.

Además, Siegel Vann compartió su visión sobre la situación del antisemitismo en Latinoamérica y destacó el trabajo que está realizando el secretario general de la OEA, Luis Almagro: “Declaró a Hamás recientemente como una organización terrorista, fue muy categórico”.

-¿Qué ve en estos momentos en la región?
-Lo que estamos viendo en la región son muchísimos retos, de todo tipo. La pandemia fue un detonante muy importante de muchos de los problemas que ya aquejaban a la región. La pandemia exacerbó muchas de las brechas, la polarización, la pobreza extrema, la criminalidad, la noción de la democracia que estamos viendo, los populismos, etcétera. Desde que comencé a trabajar con Latinoamérica, nunca había visto una situación tan complicada como la que estamos viendo hoy por hoy. Y obviamente afecta a todas las poblaciones y a las comunidades judías en forma muy particular. No tenemos una visión tremendamente positiva a corto plazo de la región, lamentablemente.

-¿Por qué es un momento muy delicado para las comunidades judías?
-Porque las comunidades judías son parte integral de sus sociedades, pero son comunidades minoritarias y cuando estamos viendo la erosión de la democracia en varios lugares, esto puede afectar de una manera mucho más significativa a grupos minoritarios como es la comunidad judía. No es que estemos viendo un incremento del antisemitismo en general en la región, aunque hay lugares que nos preocupan. Pero ya hemos visto esta película en otros momentos. Cuando hay populismo, cuando hay efervescencia social, cuando nuevamente se cuestiona a la democracia y a las elites… ya hemos oído este lenguaje en otros momentos y cuando empezamos a pensar en escenarios a corto y mediano plazo, nos preocupa enormemente.

-¿Qué analiza de los dichos de Luis Almagro sobre la región?
-Con el secretario Almagro hemos tenido una relación muy estrecha desde que era canciller de Uruguay. Cada septiembre, durante su gestión como canciller, nos encontrábamos en Nueva York durante la apertura de la Asamblea General de la ONU, y siempre tuvimos diálogo con él. A veces difícil, porque en ese momento su posición tenía que representar a Uruguay durante el gobierno de turno. Fue durante 2014 y la guerra en Gaza. Fueron momentos muy complicados en las relaciones entre Israel y el mundo. Con Uruguay y otros países de Latinoamérica. Tuvimos conversaciones difíciles, pero siempre muy cálidas y honestas. Y realmente establecimos un vínculo estrecho. Desde que se convirtió en secretario general de la OEA y llegó a Washington, empezamos a tejer una relación cada vez más estrecha.
Desde que se convirtió en secretario general de la OEA y llegó a Washington, empezamos a tejer una relación cada vez más estrecha de colaboración de sociedad, basado en muchas afinidades crecientes. Creo que él, con el pasar del tiempo entendió. Ha estado viendo muy de cerca cuál es el incremento del antisemitismo, le preocupa enormemente y lo ve con mucha claridad. Se da cuenta, por ejemplo, que no puede separar ataques infundados contra Israel y el antisemitismo, negar la existencia del Estado de Israel. Declaró a Hamás recientemente como una organización terrorista, fue muy categórico. En 2019 lo invitamos a nuestro Foro Global, donde recibió el premio “Champion of democracy” por todo lo que había hecho con Venezuela. Luego de recibir el premio, reconoció a Hezbollah como una organización terrorista y también adoptó la resolución de la Alianza de Recordación del Holocausto sobre el antisemitismo, exhortando a otros países de la región a que siguieran su ejemplo. Y sabiendo que la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá tienen un comisionado para monitorear y combatir el antisemitismo, llegó a la conclusión de que era muy importante también tener un comisionado para América Latina, especialmente en momentos en que estamos viendo un crecimiento exponencial de antisemitismo en el mundo y en Estados Unidos.

almagro

-¿Cómo ve el antisemitismo en Latinoamérica?
-En América Latina siempre vamos por detrás en las tendencias globales, espero que esta vez no nos alcance la tendencia, sino que la podamos remontar. No vemos el antisemitismo violento que ves en las calles de Estados Unidos, pero por otro lado sí vemos en Chile una comunidad palestina bastante vocal, bastante agresiva, alineada con Hamás, que cada vez está ganando más terreno y ahora con la posibilidad de que uno de sus líderes se vuelva presidente de Chile y a punto de pasar una legislación BDS en la Cámara de Diputados. Esto nos preocupa enormemente, porque Chile es un país muy importante, un país que se considera serio, y no podemos creer que esté pasando una cosa de esta naturaleza en Chile. Entonces si en Chile está pasando, puede pasar en muchos otros países de la región. Las redes sociales obviamente durante el último enfrentamiento con Hamás y Gaza estuvieron repletas de retórica inflamatoria, antisemita, etc. En general no vimos lo que vimos en Europa o Estados Unidos, pero no por eso tenemos que bajar los brazos, tenemos que tener un comisionado dedicado a trabajar muy de cerca con las comunidades y con los países de la región, para poder primero prevenir que haya antisemitismo, pero luego identificar brotes, tratar de neutralizarlos o de alzar la voz cuando sea necesario para denunciar cualquier manifestación de este tipo. Es realmente un paso histórico y de gran envergadura para la vida judía y la región en su totalidad.

-¿El AJC está trabajando para prevenir el boicot de los productos israelíes?
-Absolutamente, estamos trabajando en distintas iniciativas. Lo más importante es que se conozca fuera de Chile lo que está sucediendo. Nosotros estamos trabajando junto con la comunidad judía de Chile este tema hace más de una década. Es un problema que empezó hace muchos años, estuvimos alertando a los distintos gobiernos, al presidente Sebastián Piñera, inclusive a la presidenta Michelle Bachelet antes, y todo el tiempo estuvimos alertando que este no es un problema para la comunidad judía de Chile, sino que es un problema para Chile en su conjunto. El antisemitismo refleja un deterioro en la sociedad, la comunidad palestina importó completamente el conflicto a Chile. Es increíble que en un momento en que Chile está enfrentando una situación sumamente compleja por la pandemia, las próximas elecciones, la Asamblea y todo eso, que la Cámara de Diputados tenga tiempo para dedicarse a una resolución de este tipo, que es destructiva y no va a promover ningún tipo de paz entre palestinos e israelíes, que está asaltando a un Estado amigo que es Israel, con el que el gobierno chileno tiene muchísimos acuerdos bilaterales muy importantes. Entonces, esto va realmente en contra de los intereses de Chile y creemos que, además de que la sociedad civil y las autoridades de Chile entiendan esto, se sepa que hay un problema grave en el país.

quema-bandera-scaled-e1621543917632

Quema de una bandera de Israel en Chile

-Respecto al antisemitismo, lo quiero unir a una palabra que mencionó usted respecto a que representa la “erosión a las democracias”, ¿Cuánto de esto se vincula con antisemitismo?
-Hubo un panel muy interesante en nuestro Foro Global, en donde se realizan reuniones virtuales desde el año pasado. El año entrante esperamos que se desarrolle de manera presencial nuevamente en Washington. En nuestro encuentro central, donde generalmente asisten 3 mil o 4 mil personas de todo el mundo, como más de 60 comunidades judías de alrededor del mundo y figuras del primera línea como el presidente Emmanuel Macrón y el primer ministro de Japón. Y hubo un panel muy interesante sobre antisemitismo, donde había dos periodistas muy conocidos: Bari Weiss y Bret Stephens, uno de NYT y otro que también había estado en NYT, y estuvo nuestra directora para Europa, Simone Rodan, hablando sobre lo que ella había vivido en Europa y cuando empezó a ver que había cuestionamientos donde la derecha más extrema se estaba fortaleciendo y había cuestionamientos a los valores liberales y a la democracia, es cuando empezó a ver que el antisemitismo crecía enormemente. Y lo hemos visto durante la Segunda Guerra Mundial y lo hemos visto constantemente.
Obviamente el antisemitismo no viene solamente de la derecha sino de la izquierda, como sucede en EEUU, voces extremas de izquierda que cuestionan la existencia del Estado de Israel y hacen todo tipo de analogías que son realmente tóxicas, y que lo único que hacen es fomentar el ánimus antisemita. Entonces, lo que hemos visto a lo largo de la historia es que cuando vemos intolerancia, cuando vemos estas voces extremas y la búsqueda de culpables, efervescencia social, todo esto conlleva a un incremento del antisemitismo. Porque el antisemitismo es el prejuicio histórico más antiguo, y los judíos lamentablemente hemos sido chivos expiatorios en muchos momentos en la historia. Este no es un momento aparte, claro que tiene sus particularidades como en EEUU que está ligado a lo que es la búsqueda de la equidad racial, la comunidad judía americana ha apoyado mucho el movimiento de equidad racial, pero a los judíos se los ve a veces como parte de las élites blancas, colonialistas, etc. Por lo que es un cóctel muy tóxico, en tanto de derecha como de izquierda. Y eso nos tiene muy preocupado porque sí vemos que la época actual hay ciertos elementos que hemos visto en otros momentos de la historia.

-En el Foro del AJC, ¿se sigue manteniendo el espacio de trabajo compartido con los líderes judíos de la región?
-Esta vez no pudo ser, pero hemos tenido muchísimas reuniones y sesiones con todo el grupo Iberoamericano, porque España y Portugal también son parte íntegra de nuestro trabajo. Y hemos tenido muchos encuentros muy interesantes para hablar de la pandemia, de las elecciones en EEUU, ya que les interesaba mucho conocer el impacto en América Latina. Hemos tenido cada dos meses encuentros virtuales donde continuamos el diálogo, donde estamos muy conectados. Las comunidades van a ser centrales, van a ser esenciales para que la figura del Comisionado tenga éxito. Claramente la información y la comunicación que mantengan van a ser muy importante. Por lo que celebraron muchísimo este gran logro, y ya en diciembre esperamos poder tener nuestro Foro Estratégico que tenemos cada año en Miami. Ese es nuestro propósito, el poder ya realizar nuestro Foro y esperamos que todo el mundo pueda estar ya vacunado, y sino los vacunamos en el Aeropuerto de Miami.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!