Seguinos en las redes

Innovación

Universidad israelí desarrolla proyectos de aprendizaje automático e inteligencia artificial

Agencia AJN.- Investigadores de la Universidad de Tel Aviv trabajan en varios proyectos de aprendizaje automático. La inteligencia artificial implica el desarrollo de máquinas que realicen tareas características de la inteligencia humana. El aprendizaje automático es la capacidad de estas máquinas para aprender sin estar programadas.

Publicada

el

4

Agencia AJN.– ¿Qué pasa si los semáforos se ponen rojos o verdes en el momento óptimo? ¿Qué pasa si un robot puede limpiar después de sus hijos? ¿Qué pasa si la ciudad puede monitorear las vías del tren en tiempo real, evitando las colisiones entre personas y trenes?

Estos escenarios y similares no están muy lejos en el futuro, según expertos de la Universidad de Tel Aviv, donde científicos y otros investigadores están trabajando en varios proyectos de aprendizaje automático e inteligencia artificial.

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv combinan los métodos de inteligencia artificial (IA) con sensores de fibra óptica. “Pronto no serán sólo autos o dispositivos que hablan por sí mismos. Serán máquinas que realizan tareas inteligentes que nos ayudan en el día a día y mejoran la seguridad “, afirmó el profesor de esa universidad, Amir Globerson.

La inteligencia artificial implica el desarrollo de máquinas que pueden realizar tareas que son características de la inteligencia humana. El aprendizaje automático es la capacidad de estas máquinas para aprender sin estar programadas explícitamente. Y el aprendizaje profundo es un subcampo del aprendizaje automático específicamente relacionado con algoritmos inspirados en la estructura y función del cerebro llamadas redes neuronales artificiales.

Según Globerson, el aprendizaje automático se ha convertido en uno de los campos más candentes de la tecnología mundial en la actualidad y desempeñará un papel importante en la mayoría, si no en todas, las nuevas tecnologías que surgen en los próximos 10 años.

En su papel, Globerson aborda cuestiones teóricas de aprendizaje profundo, como “por qué ciertos algoritmos funcionan y cómo deben diseñarse los algoritmos para obtener un mejor rendimiento”.

Específicamente, está tratando de determinar qué tipo de algoritmos se necesitarían para ayudar a las máquinas a entender el habla natural, así como el lenguaje y las pistas visuales, lo que reduciría la brecha entre las tareas que los humanos y las máquinas podrían hacer.

Innovación

Coronavirus. La inmunidad contra COVID-19 dura solo seis meses y es posible una reinfección

Agencia AJN.- Como no hay tratamiento o vacuna para el nuevo coronavirus, la única forma de detener su propagación es mediante el distanciamiento social y la buena higiene ratificaron los especialistas. Un profesor de la Universidad de Tel Aviv apuntó que la clave está en determinar si la inmunidad al virus es estéril o no estéril.

Publicado

el

Por

coro2

Agencia AJN.- Un estudio realizado por investigadores europeos determinó que aquellos pacientes que lograron recuperase del coronavirus corren el riesgo de contraer nuevamente el COVID-19 a los seis meses de haber obtenido el alta médica.

El dato generó la alarma en Israel donde se proyectaba a un millón de israelíes en busca de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 parcialmente para mantener abierta la economía.

Oren Kobiler, profesor titular del Departamento de Microbiología e Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tel Aviv, dijo en declaraciones al diario The Jerusalem Post que no lo sorprende el dato que se conoció en las últimas horas y que alerta de lo amenazante del nuevo virus.

“Sabemos que las personas pueden infectarse con coronavirus una y otra vez”, apuntó Kobiler, quien aclaró que “la pregunta es si la inmunidad (al virus) es estéril o no estéril”. La inmunidad estéril significa que una persona no puede volver a infectarse. La inmunidad no estéril significa que una persona puede volver a infectarse pero que no desarrollará un caso grave de la enfermedad.

“Realmente no se necesita inmunidad estéril”, dijo Kobiler. “Con una inmunidad no estéril, podría volver a infectarse y tener dos días de resfriado común, sin síntomas graves, y eso sería lo suficientemente bueno para todos nosotros”, estimó.

Explicó que la vacuna contra la influenza estacional tiene una tasa de éxito del 50% al 70% para prevenir la infección. Sin embargo, cuando se observa cuántas personas que recibieron las vacunas desarrollan casos graves, el porcentaje es mucho menor.

Para Kobiler, esto sugiere que las personas que contrajeron el nuevo coronavirus, incluso si se vuelven a infectar, probablemente no estarían en grave peligro o representarían el riesgo de abrumar al sistema de salud. “Pero no estamos seguros de que esto realmente suceda con este coronavirus”, aclaró Kobiler, quien añadió que solo han pasado alrededor de cinco meses desde los primeros casos registrados de SARS-CoV-2 y, por lo tanto, “todavía no hay buenas pruebas”.

Desde el comienzo de la pandemia, ha habido ejemplos de reinfección, pero la mayoría de las veces se suponía que estaban vinculados a pruebas defectuosas. A mediados de abril, Corea del Sur informó que más de 100 personas fueron reinfectadas, lo que provocó que el primer ministro Benjamin Netanyahu pusiera al país en alerta máxima.

En ese momento, el profesor Ronit Sarid, experto en virología de la Universidad de Bar-Ilan, sostuvo que “no conocemos ningún virus que provoque la reinfección dentro de un mes o dos después de la primera infección”. Kobiler agregó que hay razones para creer que este coronavirus puede ser diferente de los cuatro filamentos probados por el equipo de Amsterdam, ya que se ha demostrado que administrar plasma a pacientes con COVID-19 agudo mejora los resultados.

Desde principios de abril, Israel ha estado utilizando plasma como una “vacuna pasiva” para tratar a los israelíes que están gravemente enfermos. “Cuando las personas están expuestas a cualquier enfermedad, desarrollan anticuerpos”, explicó la directora general adjunta de servicios de sangre de Magen David Adom, la profesora Eilat Shinar. La inmunización pasiva es cuando obtienes esos anticuerpos preformados. Una vacuna activa, por el contrario, es cuando te inyectan una versión muerta o debilitada de un virus que engaña a tu sistema inmunitario para que piense que has tenido la enfermedad y tu sistema inmunitario crea anticuerpos para protegerte.

Kobiler dijo que si este es el caso, las pruebas serológicas aún podrían ser valiosas, especialmente si suponemos que podría ocurrir una segunda ola antes de diciembre. “Si estas personas tienen inmunidad incluso durante seis meses, entonces no podrían volver a infectarse en una segunda ola, sino en una tercera o cuarta”, explicó.

Además, el doctor Elon Ganor, un profesional médico y emprendedor en serie, sostuvo que el público debe ser cauteloso al tomar el nuevo estudio como un hecho, describiéndolo como “una suposición sin prueba absoluta”.
“Este artículo no nos da ninguna prueba de la duración de la inmunidad COVID-19 y las posibilidades de reinfección. Es muy especulativo”, concluyó.

Seguir leyendo

Innovación

Científico israelí crea una tecnología para hacer barbijos que se desinfectan solos con un cargador USB

Agencia AJN.- Yair Ein-Eli dice que haciendo reutilizables las máscaras desechables ayudará a resolver la escasez internacional, a mejorar la higiene y a proteger el medio ambiente.

Publicado

el

Por

mask-hack-640×400

Agencia AJN.- Un científico israelí ha inventado una tecnología que tiene como objetivo hacer que las máscaras faciales se limpien solas usando la energía de un cargador de teléfono.

Yair Ein-Eli ha solicitado una patente estadounidense para su innovación, que según él impulsará la higiene y mitigará la escasez de mascarillas. Una encuesta que acaba de realizar el Washington Post reveló que alrededor del 66 por ciento de los trabajadores de la salud estadounidenses encuestados dijeron que en sus lugares de trabajo hay escasez del equipamiento más adecuadas para protegerse del coronavirus.

“Nuestra idea podría cambiar las máscaras de artículos desechables a aparatos que la gente limpia, lo que significa que no necesitarían ser reemplazados tan regularmente y los hospitales no necesitarían suministros tan grandes”, dijo Ein-Eli, decano de la facultad de ciencias de los materiales e ingeniería en el Technion – Instituto Israelí de Tecnología. Calculó que su mecanismo de limpieza puede añadirse a unos 90 centavos (3 shekels) por mascarilla.

Los barbijos autolimpiantes se verán como máscaras regulares, con la diferencia de una entrada para un cable USB. Esto es para alimentar el elemento calefactor dentro de la máscara, que la calienta lo suficiente como para matar los gérmenes. Esta es la única modificación necesaria para las máscaras regulares para que se desinfecten solas, según dijo Ein-Eli.

“Hemos insertado un elemento calefactor de fibras de carbono, y lo hemos conectado a una entrada USB como la que se usa para cargar un teléfono móvil”, dijo Ein-Eli a The Times of Israel. “El elemento puede calentar la máscara a 65 a 70 grados centígrados, y calienta cualquier cosa absorbida en las capas de la máscara”.

Dijo que un ciclo de calentamiento de 15 a 30 minutos sería suficiente para limpiar una máscara. “Si estás en tu coche y te quitas la máscara, puedes simplemente conectarla al cargador del cenicero, y luego volver a ponértela como si fuera una máscara nueva”, dijo Ein-Eli.

Espera poder licenciar la tecnología a empresas que la introduzcan en sus diseños, inicialmente para las máscaras de grado N95 y superiores, que están destinadas a los profesionales de la salud. “Nos dirigimos inicialmente al personal médico que necesita máscaras y necesita saber que están bien limpias y funcionan bien”, dijo, y añadió que luego prevé que se comercialice al público en general.

WhatsApp-Image-2020-05-25-at-08.29.56-300×480

Yair Ein-Eli, decano de la Facultad de Ciencias de los Materiales e Ingeniería del Technion – Instituto Israelí de Tecnología

Ein-Eli se interesó en las máscaras por accidente, en marzo. “Recibí un envío a través de UPS y le pregunté al repartidor por qué llevaba una máscara”, recordó. “Luego le pregunté cuánto tiempo la ha estado usando, y me dijo que cuatro días. Pude ver que había sido usada muchas veces – estaba muy sucia, y eso es claramente un problema”.

Ein-Eli inicialmente quiso añadir una batería a las máscaras para permitir que se auto-limpiaran. “Desarrollo materiales para baterías, y pensé que tal vez podría insertar una a las máscaras con el fin de generar calor para limpiar la máscara. Pero me di cuenta de que se volvería muy pesado y las regulaciones no lo permitirían”, explicó.

Luego, se le ocurrió la idea de un cargador. Aunque habría sido sencillo desarrollar la tecnología para un cargador personalizado, ya que podría haber seleccionado cualquier potencia, quería que la máscara fuera cómoda, lo que significaba que debía ser compatible con cualquier cargador de teléfono.

Ein-Eli dijo: “Era muy difícil encontrar la fibra de carbono adecuada que alcanzara la temperatura en esta salida de energía a los 10 vatios de un cargador USB. Tenemos 40 fibras de carbono en nuestro laboratorio, y pasé cuatro días revisándolas, y aún así no encontré ninguna”.

Pero luego identificó el material correcto, y ahora espera que su solicitud de patente sea aprobada. “Espero que esto no sólo ayude a los hospitales que tratan de obtener equipo de protección, sino también al medio ambiente, evitando que se tiren muchas máscaras”, agregó.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!