Seguinos en las redes

Argentina

Waldo Wolff: “Mi religión es parte de mi vida privada”

Agencia AJN.- En una entrevista con la Agencia AJN, el diputado del PRO se refirió a su presentación en el INADI contra Víctor Hugo Morales y le respondió a quienes lo acusan de abusar del uso de las denuncias por judeofobia: “¿Debería yo consultar con otro si me doy por perseguido?”

Publicada

el

vh y ww

Agencia AJN.- El diputado de Juntos por el Cambio, Waldo Wolff, mantuvo una entrevista con la Agencia AJN sobre su reciente denuncia por discriminación contra el locutor Víctor Hugo Morales y resaltó: “Mi religión es parte de mi vida privada y yo no ocupo un cargo en una institución religiosa”.

Según la carta que Wolff le envió a Victoria Donda, titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), Morales expresó el pasado 22 de enero, refiriéndose al diputado por su condición de judío y sus creencias religiosas con frases como “¿de qué manera creen en Dios?” y “hacen trampa a sí mismos frente a Dios”.

“Estaba pensando, ¿cuánto creen en Dios los que creen en Dios?, porque si vos creés en Dios, a tu manera, siendo judío y enterrás a (Alberto) Nisman donde no se puede enterrar, a los suicidas, según ellos, no entiendo por qué, pero no es una cosa que yo pueda dominar”, sostuvo Víctor Hugo en AM 750.

En tanto, la institución Llamamiento Argentino Judío expresó su solidaridad con el periodista Víctor Hugo Morales y acusó al legislador nacional de reiterar “la utilización de la temática de la judeofobia con un claro contenido político-partidario”.

-¿Qué lectura hace de las declaraciones de Víctor Hugo Morales y en qué situación queda la denuncia que hizo ante el INADI?
-Para mí incurre en múltiples delitos. Opinar sobre cómo es mi relación con Dios y decir que le hago trampa es insultante y discriminatorio. Es más grave aún por el hecho de que mi religión es parte de mi vida privada y yo no ocupo un cargo en una institución religiosa. Juzga y critica mi relación con la religión y eso en una sociedad democrática a mi entender es inaceptable. Yo actúo como diputado de la provincia de Buenos Aires. Que me critique como político está dentro de las reglas el juego, mi religión es inaceptable. Hice la denuncia y estoy esperando el dictamen. Podré o no acordar con él después, pero actué como suelo hacerlo a través de las instituciones.

-Tras lo ocurrido hubo organizaciones que lo acusaron de abusar del uso de las denuncias por judeofobia. ¿Qué responde al respecto?
-Me hago eco del final de una definición de judío del intelectual Amós Oz “judío es el que cuando persiguen un judío se da por perseguido”.
En una sociedad donde la auto percepción está concebida para múltiples status, el hecho de que alguien se dé por discriminado, perseguido u ofendido entiendo que es suficiente motivo para respetar su decisión de pleitear dentro de las instituciones. ¿Debería yo consultar con otro si me doy por perseguido? ¿Hay organizaciones que están por encima de la ley? Yo no me agarré a trompadas con el periodista, presenté una denuncia. Solidarizarse con él es incoherente. O te solidarizás con quien se considera víctima o no hacés nada. Si yo digo algo en lo que creo y alguien me acusa de algo que estoy seguro que es improcedente, no necesito que nadie se solidarice conmigo. Entiendo que hay un trasfondo político y se nota. Son parte del aparato persecutorio del que piensa distinto. Estoy acostumbrado.

-¿Por qué considera que no se avanzó en la causa por la muerte del fiscal Nisman, teniendo en cuenta que hubo un fuerte respaldo de los tres poderes del Estado? Usted sostiene la teoría de que al fiscal lo asesinaron, ¿Cuál sería la prueba y quienes serían los responsables?
-Yo solo no lo sostengo. Lo sostiene un juez y una cámara.

Antisemitismo

El INADI, una institución nacida como un lugar de convivencia en respuesta al terrorismo

Agencia AJN.- El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, cuyo cierre acaba de confirmar el Gobierno, es un organismo del Estado argentino creado a instancias de la DAIA, entre otras instituciones, el 5 de julio de 1995, luego de los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA.

Publicado

el

Por

INADI logo

Agencia AJN.- El Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), cuyo cierre acaba de confirmar el vocero presidencial, Manuel Adorni, es un organismo del Estado argentino creado a instancias de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), entre otras instituciones, el 5 de julio de 1995, luego de los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA, que el 17 de marzo de 1992 y el 18 de julio de 1994, respectivamente, provocaron más de un centenar de muertos y varios más de heridos.

En rigor, fue el último eslabón de una cadena iniciada siete años antes, cuando el 4 de agosto de 1988 se promulgó la Ley Antidiscriminatoria 23.592, durante la presidencia de Raúl Alfonsín. La misma fue redactada por el entonces senador Fernando de la Rúa, también a instancias de la DAIA.

Los mencionados atentados avivaron sentimientos negativos y una forma de responder al terrorismo fue con el advenimiento, en el gobierno de Carlos Menem, de un lugar de convivencia, el INADI, que por ley cuenta con un presidente (aunque casi siempre estuvo intervenido), un vice, un Directorio, integrado por la DAIA, la FEARAB, la APDH y un representante con rango de subsecretario de los ministerios de Educación, Interior, Relaciones Exteriores y Justicia, y un Consejo Asesor de 10 organizaciones de la sociedad civil.

No obstante, varias veces fue ganado por la ideología de sus conductores, que lo tiñeron de un aditamento ajeno a sus nobles fines.

Así, hubo presidentes e interventores que dejaron su huella y cuya tarea fue reconocida por la DAIA y la comunidad judía en general, como Víctor Ramos (1995-2000), secundado por la fallecida directora de la Fundación Memoria de la Shoá, Graciela Jinich; Eugenio Zaffaroni (2000-2002); Enrique Oteiza (2002-2006); Pedro Mouratian (2011-2015) o Claudio Presman (2017-2019), y otros que también la dejaron, pero en el sentido contrario y tuvieron numerosos cruces con la dirigencia comunitaria por su ideologización del organismo, como María José Lubertino (2006-2009) y Victoria Donda (2019-2022).

Fundamentalmente tuvieron que ver con banalizaciones o menosprecios de conductas antisemitas, ocultar o relativizar su crecimiento y/o negarse a identificar la judeofobia escondida detrás de varias críticas al Estado de Israel, enmascaradas en un supuesto “antisionismo”.

La relación de la DAIA y la comunidad con el INADI se recompuso en la gestión anterior, de Greta Pena (2023), y comenzaba a avanzar con la flamante interventora María de los Ángeles Quiroga, designada el martes.

Más allá de los lineamientos políticos y la relación con sus conductores, desde el INADI, con el impulso o acompañamiento de la DAIA, se implementaron programas contra la discriminación, se implementaron capacitaciones especiales sobre la Shoá a docentes de escuelas primarias y secundarias, se emitieron dictámenes ante denuncias que atañen a su función, se creó una Plataforma por una Internet Libre de Discriminación, se apoyó el Informe sobre Antisemitismo en la Argentina de la entidad judía, se actuó de consuno ante la inflamatoria visita del cantante antisemita Roger Waters, y en algún momento hasta se implementó un minuto de silencio en honor a las víctimas del atentado a la AMIA en todas sus dependencias.

Seguir leyendo

Antisemitismo

DAIA: Cerrar el INADI «atenta contra la protección del derecho a la igualdad y la convivencia pacífica»

Agencia AJN.- «La discriminación en la Argentina es un problema que sufren diversos colectivos», recordó la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas, impulsora de la creación del instituto.

Publicado

el

Por

DAIA INADI

Agencia AJN.- La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), impulsora de la creación del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), rechazó la decisión del gobierno de Javier Milei de cerrar ese organismo, confirmada esta mañana por el vocero presidencial, Manuel Adorni.

«La discriminación en la Argentina es un problema que sufren diversos colectivos. Por eso la DAIA, junto a otras organizaciones, impulsó hace casi tres décadas la creación del INADI», recordó la entidad desde su cuenta oficial en X.

«La decisión de cerrarlo atenta contra la protección del derecho a la igualdad y la convivencia pacífica de nuestra sociedad que es ejemplo a nivel mundial», criticó, y arrobó al propio INADI y a Adorni.

“Uno de los ideales del presidente Milei es la reducción del Estado y la eliminación de todo lo que no genere un beneficio para los argentinos. Se tomó la decisión de avanzar en el desmantelamiento de diferentes institutos que efectivamente no sirven absolutamente para nada o son grandes cajas de la política o lugares para generar empleo militante, y el primero de ellos va a ser el INADI”, anunció.

Según el vocero, el organismo creado para combatir toda forma de discriminación tiene 400 empleados, con oficinas en todo el país, y suele ser conducido por funcionarios de dudosa idoneidad.

“No vamos a seguir financiando lugares donde se paguen favores políticos ni donde haya cientos o decenas de puestos jerárquicos en un país que está absolutamente empobrecido”, fundamentó.

Ayer, el Gobierno había oficializado la extensión de la intervención del INADI por 180 días y designado a cargo a María de los Ángeles Quiroga.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!