Seguinos en las redes

Coronavirus

Coronavirus. Israel: 30 personas pueden reunirse en espacios abiertos

Agencia AJN.- Las nuevas directivas se establecieron cuando el número de muertos supera los 650.

Publicada

el

CORONAVIRUS

Agencia AJN.- La reunión del gabinete de coronavirus que se interrumpió el jueves debido al anuncio de un inminente acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, se volvió a convocar el viernes por la mañana y estableció un conjunto de reglas uniformes para reunirse.

Yendo hacia adelante, hasta 30 personas pueden reunirse en un espacio abierto. En lugares de hasta 80 metros cuadrados, pueden reunirse 10 personas. En un lugar de más de 80 metros cuadrados, 20.

Las restricciones actualizadas se aplicarían a restaurantes, sinagogas y eventos culturales que no estén aprobados para grandes multitudes por el Ministerio de Salud.

La aprobación de estas decisiones se presentará al Comité de Constitución, Derecho y Justicia de la Knesset para su aprobación. A menos que el comité vote lo contrario, las regulaciones entrarán en vigor el domingo a las 14 hs.

Durante la reunión del jueves, el jefe del Consejo de Seguridad Nacional recomendó una vez más que Israel se cierre para detener más rápidamente la propagación del virus. En lugar de votar a favor de la medida, el primer ministro Benjamin Netanyahu solicitó que el comisionado del coronavirus, Ronni Gamzu, formule un plan si la tasa de infección no baja la próxima semana.

Las decisiones se toman en el contexto del continuo aumento del coronavirus en Israel, que ayer tuvo una buena noticia ya que los primeros tres pacientes tratados con una “vacuna pasiva” para el COVID-19 que fue desarrollada por el Centro Médico Hadassah y la firma biofarmacéutica israelí Kamada, demostraron un rápido beneficio clínico y ya han sido dados de alta del hospital, informó Hadassah el jueves.

Específicamente, el plasma fue recolectado con la ayuda de la comunidad ortodoxa y la organización Yad Avraham. Se pidió que donaran los pacientes que dieron negativo al nuevo coronavirus dos veces y mostraron altos niveles de anticuerpos en sangre.

Aquellos que desarrollan cualquier virus, incluido el nuevo coronavirus, desarrollan proteínas especiales o anticuerpos en su plasma, que pueden ayudar a los pacientes enfermos a sobrellevar la enfermedad. Según webmd.com, el plasma es la porción líquida y amarilla de la sangre que transporta importantes proteínas, minerales, nutrientes y hormonas a los lugares correctos del cuerpo, lo que constituye más de la mitad de la sangre.

Las donaciones de plasma fueron recolectadas por el banco de sangre de Hadassah y luego transferidas, junto con las dosis recolectadas por Magen David Adom, a la compañía Kamada, donde se produjeron los anticuerpos apropiados para el tratamiento experimental.

La inmunización pasiva es cuando se administran anticuerpos formados por otro paciente que contrajo la enfermedad y los desarrolló. Una vacuna activa, por el contrario, es cuando inyectan una versión muerta o debilitada de un virus real que engaña al sistema inmunológico haciéndole creer que tiene la enfermedad y el sistema inmunológico crea anticuerpos para protegerse.

Jerusalem, donde se encuentra Hadassah, ha tenido el mayor número de pacientes enfermos del país. Hasta la fecha, según el Ministerio de Salud, 14.958 personas han sido infectadas en la Ciudad Santa.

Zeev Rotstein, titular de Hadassah, dijo que la vacuna, que también podría llamarse medicamento, está dirigida a pacientes con COVID-19 cuya situación esté empeorando y necesite un refuerzo para combatir la enfermedad. Sin embargo, también se puede usar de manera profiláctica en los casos en que un paciente de alto riesgo contraiga coronavirus y el hospital quiera detener la progresión de la enfermedad.

“Es evidente que el equipo de Hadassah está muy satisfecho con la investigación clínica”, dijo Asa Kessler, médico de la unidad de coronavirus del hospital. Dijo que el plasma se está distribuyendo a los pacientes con COVID-19 que desarrollan neumonía y “por ahora, estamos muy animados”.

Hasta ahora, Hadassah ha estado distribuyendo el plasma a través del programa de uso compasivo del país. No es el único hospital que prueba el tratamiento de Kamada. En total, alrededor de una docena de pacientes están recibiendo el tratamiento.

Esta semana, Kamada anunció que había reclutado al primer paciente para su ensayo clínico de fase 1/2 de su nuevo producto como un tratamiento potencial para COVID-19 en Israel. El estudio fue aprobado por el Ministerio de Salud y evaluará la seguridad del tratamiento, la farmacocinética (el movimiento de los fármacos dentro del cuerpo) y la farmacodinámica (los efectos y el mecanismo de acción del fármaco) en pacientes con COVID-19 hospitalizados y no ventilados con neumonía. Se reclutaron un total de 12 pacientes elegibles y luego se hará un seguimiento durante 84 días.

En paralelo, Kamada tiene la intención de seguir explorando el potencial de su producto IgG para prevenir la enfermedad COVID-19 en sujetos sanos en riesgo en un estudio separado, dijo su sitio web.

Rotstein dijo que estos resultados preliminares deberían “generar esperanza en Israel y en todo el mundo”.

En junio, el tratamiento había dado buenos resultados en una joven portadora del virus. Según informó la prensa israelí, la mujer cuenta con varias condiciones médicas de riesgo y necesidad de asistencia respiratoria y recibió un concentrado de anticuerpos desarrollado a partir del plasma de pacientes recuperados de coronavirus, una dosis reportada como una “vacuna pasiva”, desarrollada por el hospital Hadassah y la firma biofarmacéutica israelí Kamada.

Según Rotstein, “la paciente reaccionó positivamente”. Según dijo: “Comenzó a mejorar hemodinámicamente. Tenemos los dedos cruzados para el tratamiento exitoso de esta paciente”.

Hadassah pudo recolectar 40 litros de plasma, suficiente para producir suero para hasta 70 pacientes.

Dejá tu comentario

Coronavirus

Coronavirus/Israel. Netanyahu: “Estamos ante una emergencia, una guerra por la vida”

Agencia AJN.- Mientras cientos de ciudadanos se manifiestan fuera del Parlamento israelí contra el cierre, el primer ministro brindó una conferencia de prensa alarmando sobre el grave escenario que enfrenta el país en la batalla contra el COVID-19. “Solo trabajando juntos podemos derrotar al virus”, enfatizó el mandatario, anunciando que comenzará a usarse un método de testeo más rápido que “ayudará a la economía y a la rutina”. “Tomamos las decisiones necesarias a fin de salvar vidas”, afirmó.

Publicado

el

Por

Captura de pantalla 2020-09-24 a las 10.14.42 p.m.

Agencia AJN.- A menos de 24 horas de que Israel comience un cierre “hermético” mucho más severo que el transcurrido en marzo y abril, durante la primera cuarentena por el coronavirus, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu se dirigió a los israelíes en una conferencia de prensa para explicar las razones que llevaron a su gobierno a tomar la drástica decisión. “Estamos ante una emergencia. Solo si trabajamos juntos podremos derrotar al virus”, enfatizó el mandatario, llamando a la dramática situación que está viviendo Israel una “guerra”.

El Ministerio de Salud israelí ha informado por segundo día consecutivo casi 7 mil infecciones en 24 horas. Desde hace varios días, las cifras arrojan una positividad superior al 10%, lo que indica que al menos 1 de cada 10 israelíes a los que se les hace un hisopado termina resultando contagiado con COVID-19.

En este marco, los hospitales de todo Israel comienzan a enviar señales que alarman respecto a un posible colapso. Esta semana, un centro médico de Jerusalem y otro de Ashdod debieron trasladar pacientes a otros establecimientos debido a que contaban con plena ocupación de camas de terapia intensiva. La semana pasada, hospitales del norte del país habían tenido que hacer lo mismo por estar funcionando por encima de sus capacidades.

Con casi un 14 por ciento de positividad en las pruebas de hoy, Israel presentó un nuevo número alarmante este jueves: 59 personas han fallecido desde la noche del miércoles a causa de la pandemia. “Despierten. Ya es suficiente. Debemos tomar medidas ahora”, exclamó el primer ministro, llamando a las casi sesenta víctimas fatales de esta jornada “un precio terrible”.

“Cuando se abre la economía, las infecciones suben”, sostuvo Netanyahu, en una aparente señal de autocrítica respecto a la rápida apertura que Israel efectuó en el mes de mayo y que derivó en un sostenido aumento de contagios de coronavirus en todo el país.

La buena noticia de la conferencia de prensa fue el anuncio de que el gobierno está intentando abastecer al sector sanitario de un nuevo método de testeo más rápido. “Esto ayudará a nuestra economía y a nuestra rutina”, aseguró Netanyahu.

Mientras el primer ministro se dirigía a la nación, miles de personas se agolparon frente a la Knesset, el Parlamento israelí ubicado en Jerusalem, para protestar contra el nuevo cierre. En este sentido, Netanyahu apuntó a la oposición, a la que adjudicó el bajo cumplimiento de las restricciones. “Políticos populistas han puesto en peligro la vida de los israelíes”, expresó.

Cientos de personas colmaron decenas de puentes en todo el país en protesta contra Netanyahu, y un pequeño grupo hizo lo suyo frente al domicilio del ministro de Justicia, Avi Nissenkorn. Desde la organización social “Banderas Negras”, que lideran las protestas masivas en todo el país desde hace varios meses, aseguraron que continuarán las protestas incluso este sábado cuando estén rigiendo las medidas restrictivas.

“Tomamos las decisiones necesarias a fin de salvar vidas”, afirmó Netanyahu con contundencia. “Estas medidas no son fáciles, pero el salvar vidas está antes que todo. Estamos en el punto cumbre de la guerra contra el coronavirus. Una guerra por la vida”, enfatizó.

Además, el líder israelí se refirió al impacto de la segunda ola en distintas partes del mundo, incluyendo Europa. “En los últimos días, en casi todos los países de Occidente, hay cifras récords de morbilidad y se imponen restricciones a los ciudadanos… algunos imponen cierres sobre regiones, incluso más grandes que Israel”, señaló.

Este jueves, el Ministerio de Salud reportó 6.883 personas diagnosticadas con coronavirus desde la medianoche. Este dato deja al país con un total de 59.842 contagiados. De ellos, 685 están en estado grave y 175 están conectados a respiradores.

Desde el comienzo de la pandemia, 209.635 personas han sido diagnosticadas en Israel con coronavirus y ha habido un total de 1.376 muertes.

El país comenzó un nuevo cierre nacional el pasado viernes, en la víspera del Año Nuevo judío. Eso colocó a Israel como el primer país en el mundo en reimponer una cuarentena nacional, después de haber levantado todas las restricciones en mayo.

Debido al incremento sostenido en las cifras de infección, los ministros del “gabinete del coronavirus” han decidido en la noche del miércoles, tras siete horas de debate, ir hacia un cierre más estricto incluso que el de marzo y abril.

En ese sentido, el primer ministro declaró que un cierre total a partir del próximo fin de semana, cuando los judíos celebren el Día del Perdón. Debido a que de todas formas el país se frena durante esos días, imponer un cierre sin ninguna excepción que contemple abandonar los hogares durante este lapso podría ayudar a detener la tasa de infecciones con un costo económico relativamente menor. “Nos dirigimos a un cierre total debido a las infecciones, por lo tanto es preferible hacerlo durante las vacaciones, con un precio económico más bajo, y no después de las vacaciones con un precio económico alto”, aseguró Netanyahu el miércoles.

Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus/Israel. Experto en salud: “La apertura de sinagogas en Iom Kipur podría causar una transmisión masiva”

Agencia AJN.- Hagai Levine, profesor de epidemiología y asesor del gobierno, dice que Israel va a tener “un problema masivo” dentro de unos días si los templos abren sus puertas en el día más sagrado del año judío mientras el país se enfrenta a una creciente morbilidad de COVID-19.

Publicado

el

Por

Bk116DC1104D_0_0_1300_732_0_large

Agencia AJN.- Hagai Levine, profesor de epidemiología israelí y miembro del panel de expertos que aconseja al gobierno, advirtió el jueves que permitir rezos en las sinagogas en Iom Kipur (Día del Perdón) la próxima semana podría llevar a una transmisión masiva.

La advertencia se produjo después de que Israel, el jueves, avanzara para endurecer aún más su segundo cierre nacional, ya que los casos de coronavirus continuaron aumentando, ordenando a todos los negocios no esenciales a cerrar y requiriendo a la gente a permanecer dentro de los 1.000 metros próximos a sus hogares.

El gobierno ordenó que las sinagogas cerraran para el cierre, que se espera que dure al menos dos semanas, pero dijo que podían abrir con limitaciones para las oraciones en Iom Kipur, el día más sagrado del calendario judío.

Levine, profesor de la prestigiosa Universidad Hebrea de Jerusalem, llegó a comparar la decisión con la guerra de 1973, cuando Egipto y Siria lanzaron un ataque sorpresa contra Israel durante el Iom Kipur, cuando los judíos tradicionalmente pasan el día en ayuno y en oración. “Ahora, no es una sorpresa. Vamos a tener un problema masivo y una transmisión masiva en unos pocos días”, dijo Levine.

El experto opinó que el gobierno debería en cambio imponer un cierre completo por un corto período para subrayar la gravedad de la situación, seguido por la gradual flexibilización de las restricciones en actividades esenciales pero de bajo riesgo.
Las medidas reforzadas entrarán en vigor el viernes por la tarde, ya que el país cierra el sábado por Shabat, y antes de Iom Kipur, que transcurrirá el domingo y el lunes.

Las oraciones durante las Altas Fiestas Judías en curso, así como las manifestaciones políticas, se limitarían a espacios abiertos y a no más de 20 personas, y los participantes tendrían que permanecer a una distancia restringida de sus hogares.

La comunidad ultraortodoxa políticamente influyente ha objetado los límites a la oración pública durante las Altas Fiestas Judías en curso, y los opositores al Primer Ministro Benjamin Netanyahu han acusado al gobierno de utilizar el encierro como excusa para poner fin a las manifestaciones semanales contra su manejo de la crisis.

Incluso en tiempos normales, Israel cierra completamente para el Yom Kipur, con negocios y aeropuertos cerrados, carreteras vacías, e incluso las estaciones de radio y televisión en silencio.

Las restricciones a las manifestaciones están sujetas a la aprobación de toda la Knesset, que comenzó a reunirse a las 2 p.m. del jueves. Los límites tanto a las oraciones como a las protestas podrían provocar una reacción y se planeó una manifestación anticuarentena frente a la Knesset.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!