Seguinos en las redes

Cultura

Efemérides: Hoy se recuerda el asesinato de 11 israelíes en los Juegos Olímpicos de Múnich

Agencia AJN.- Hace 47 años, once miembros del equipo israelí fueron tomados como rehenes, torturados y asesinados durante los Juegos Olímpicos del ’72 en Múnich.

Publicada

el

Víctimas-de-Munich

Agencia AJN.- Veintisiete años después de la finalización de la Segunda Guerra Mundial y con la indisimulada intención de cambiar la imagen tras los Juegos Olímpicos nazis de Berlín 1936, la República Federal Alemana fue designada para organizar otros, en Múnich, en 1972.

Los atletas de Éretz (la Tierra de) Israel se habían negado a ver de cerca a Adolf Hitler, pero por entonces era el Comité Olímpico de Israel el que llegaba a Alemania, con la carga connotativa y emocional que ello conllevaba, máxime porque varios de los atletas eran parientes de víctimas o sobrevivientes de la Shoá. Era casi una revancha y la prueba del fracaso de Hitler.

De hecho, el Parque Olímpico estaba a sólo 16 kilómetros del ex campo de concentración de Dachau, adonde la delegación se acercó antes del comienzo de los Juegos y dejó una ofrenda floral de manos de André Spitzer, quien días después sería asesinado en la misma tierra germana.
Como parte del cambio de imagen, el Comité Organizador dispuso un muy laxo operativo de seguridad, que incluía a atletas moviéndose sin identificación o saltando el cerco perimetral de la Villa Olímpica para caminar menos.

Todos celebraban esa atmósfera relajada, menos los israelíes. El jefe de misión, Shmuel Lalkin, les advirtió a las autoridades del peligro potencial que enfrentaba su delegación, mayormente alojada en un edifico alejado y cercano a un portón de acceso no muy custodiado, en Connollystraße 31.

En medio de ese clima relajado y festivo, los Juegos Olímpicos comenzaron el 26 de agosto.
El 4 de septiembre, los atletas israelíes disfrutaron de una noche libre viendo la obra de teatro “El violinista en el tejado”, protagonizada por el israelí Shmuel Rodensky.

A las 4.30 de la madrugada siguiente, ocho terroristas de Septiembre Negro (grupo allegado a Yasser Arafat, cuyo nombre remite a una matanza de refugiados palestinos por parte de Jordania) saltaron la verja de la Villa Olímpica vestidos como deportistas y portando bolsos que contenían rifles Kalashnikov AK-47 y pistolas Tokarev, ayudados por atletas engañados. Llevaban consigo llaves robadas que habrían de franquearles la entrada.
El árbitro de lucha Iosef Gutfreund fue alertado por el ruido proveniente de la puertas del departamento 1, que albergaba a los entrenadores y oficiales, y se acercó a revisar. Vio que la puerta se abría, y tras ella se asomaban enmascarados armados. Les gritó a sus compañeros y se tiró con sus 135 kilos contra la puerta, para evitar el ingreso de los invasores. Si bien su intento fue infructuoso, le permitió al técnico de pesas Tuvia Sokolovsky romper una ventana y escapar.

En cambio, su colega de lucha, Moshé Weinberg, enfrentó a los agresores, quienes le dispararon en la mejilla, lo redujeron y lo obligaron a llevarlo a las otras habitaciones. El técnico sabía que en el departamento 2 dormían un marchista, dos tiradores y dos esgrimistas, que eran incapaces de repeler el ataque, así que engañó a los terroristas y los llevó al 3, donde descansaban los forzudos pesistas y luchadores. La excusa fue que en esa habitación no había israelíes, ya que el edificio también era habitado por deportistas de Uruguay y Hong Kong.

Una vez allí tomaron a otros seis israelíes como rehenes y los condujeron al primer departamento. En el camino, Weinberg -aun herido- volvió a atacar a los agresores, noqueando a uno y cortando con un cuchillo a otro, antes de ser asesinado. El pesista Iosef Romano, veterano de la Guerra de los Seis Días, hirió a otro terrorista antes de que lo mataran. La trifulca fue aprovechada por el luchador Gad Tzobari para escapar por el estacionamiento subterráneo. Los atacantes ataron a los nueve rehenes restantes, acompañados por el cadáver de Romano como advertencia.

Mientras tanto, los atletas del departamento 2 escaparon junto a Lalkin y los dos médicos. Las dos mujeres del plantel estaban en otro sector de la Villa y los tres velistas vivían en Kiel.
Los terroristas eran fedayín del Líbano, Siria y Jordania y exigieron la liberación de 234 palestinos y no árabes presos en Israel y su traslado seguro a Egipto, así como la de los alemanes Baader y Meinhof, fundadores de la Fracción del Ejército Rojo. Para demostrar que hablaban en serio tiraron el cuerpo de Weinberg por la puerta principal.

La primera ministra israelí, Golda Meir, se rehusó a negociar y se contactó con las autoridades germanas para enviarles una fuerza especializada, lo cual fue rechazada por el canciller Willy Brandt y su ministro del Interior, Hans-Dietrich Genscher. Este quedó a cargo del comité de crisis, junto a su par bávaro, Bruno Merk, y el jefe de la policía muniquesa, Manfred Schreiber. Ninguno de ellos tenía experiencia en rescate de rehenes.

A pesar de que les ofrecieron grandes sumas de dinero, los terroristas se mantuvieron firmes. Hasta hubo mediadores egipcios: asesores de la Liga Árabe y un miembro del Comité Olímpico Internacional (COI). No lograron más que cinco prórrogas en los plazos fijados.

Mientras tanto, los Juegos se desarrollaban con normalidad, hasta que la presión sobre el COI hizo que se suspendieran, doce horas después del primer homicidio. En total estuvieron detenidos un día, si bien algunos atletas abandonaron la competencia, conmocionados y/o solidarios.

Un ingenuo operativo policial fue desplegado en la Villa, mientras las cámaras de televisión les transmitían sus movimientos a los captores, que amenazaron con matar a otros dos rehenes y lograron el repliegue de los efectivos.

Los negociadores pidieron verificar que los cautivos estaban aún con vida; sus interlocutores -a través de la ventana- fueron los entrenadores de tiro, Kehat Shorr, y de esgrima, Spitzer, quien hablaba un fluido alemán. Luego, Genscher y el alcalde de la Villa, Walter Tröger, ingresaron para conversar con ellos. Vieron que varios de los israelíes estaban golpeados y que el pesista David Berger tenía un balazo en el hombro izquierdo. A la salida, también informaron que los terroristas eran cuatro o cinco, un error que resultaría trágico.

A las 18, los atacantes exigieron ser trasladados a El Cairo. Los alemanes accedieron y a las 22.10, un autobús condujo a terroristas y rehenes hasta dos helicópteros que los trasladaron a la base Fürstenfeldbruck de la OTAN. Allí se concretaría la emboscada y el rescate.

Se eligió a cinco tiradores que estaban activos porque competían los fines de semana y se los desplegó en el aeropuerto: tres en el techo y dos en la pista, uno detrás de un camión y el otro, de una torre. El comité de crisis supervisaba todo desde la torre de control. Dos oficiales del Mossad -el jefe, Tzvi Zamir, y su asistente, Víctor Cohen- llegaron como observadores, a pesar de la voluntad de las autoridades.

Además había un avión Boeing 727, “tripulado” por cinco o seis policías alemanes armados y camuflados. Los líderes terroristas irían a revisar, y en ese momento serían reducidos. Simultáneamente, los tiradores dispararían sobre los otros dos o tres. A último momento, los policías desertaron y abandonaron el avión, sellando la suerte de los israelíes.

Los helicópteros aterrizaron a las 22.30 y bajaron los cuatro pilotos y seis de los captores. Los líderes fueron al avión, lo encontraron vacío y regresaron corriendo. Uno de los tiradores abrió fuego y el resto lo siguió, a las 23 hs.

Dos terroristas murieron y otros tantos fueron heridos mientras repelían los disparos, que mataron al agente Anton Fliegerbauer, que estaba en la torre de control y fue el único alemán caído en todo el operativo.
Los pilotos escaparon, pero los rehenes no pudieron hacerlo porque estaban atados. Los oficiales del Mossad tomaron un megáfono y les hablaron a los captores, que les dispararon.

Solo en ese momento los alemanes pidieron refuerzos con blindados, que recién llegaron a medianoche porque quedaron atascados en el tráfico: los caminos no habían sido despejados.
A las 0.04 del 6 de septiembre, uno de los terroristas giró hacia los rehenes del helicóptero D-HAQO y les disparó. Iaacov Springer (juez de pesas), Eliezer Halfin (luchador) y Zeev Friedman (pesista) fallecieron instantáneamente. Berger recibió dos tiros más en las piernas. Luego, el criminal lanzó una granada que estalló dentro de la aeronave, incendiándola. A pesar de ello, el pesista sobreviviente habría muerto asfixiado.

Los otros cinco rehenes (Gutfreund, Shorr, Slavin, Spitzer y Shapira) habrían sido ejecutados por uno de los captores dentro del helicóptero D-HADU, si bien la investigación preliminar indicó que cayeron por el fuego policial.

En el intercambio de disparos murieron dos atacantes y otros tres fueron capturados; dos de ellos, heridos. El último fue detenido en el estacionamiento, a la 1.30, gracias a perros especializados.
Las primeras informaciones dieron cuenta del rescate con vida de todos los rehenes y de que todos los terroristas habían sido abatidos. Recién cerca de las 3.30 se conoció la verdad.

Las groseras falencias del operativo también incluyeron: los francotiradores -que no eran tales y estaban mal equipados- no tenían sistema de radio para comunicarse con sus superiores ni entre sí, al punto que quedaron enfrentados y sólo de casualidad no se mataron entre ellos; muy tarde supieron que los captores eran bastante más de lo que se les había dicho; los helicópteros no habrían aterrizado como debían, ello explicaría por qué los tiradores en la pista quedaron desguarnecidos, incluso uno de ellos no habría disparado casi hasta el final, preocupado por protegerse de los disparos de propios y extraños; el comité de crisis tuvo más políticos que expertos; los policías que abandonaron el avión ni siquiera fueron sumariados, quizás a cambio de que no hablaran con la prensa.

Respecto de los Juegos, que por primera vez en la historia moderna se habían visto parcialmente interrumpidos, ese mismo 6 de septiembre se llevó a cabo un homenaje a los mártires en el Estadio Olímpico, ante la presencia de 3.000 atletas y 80.000 espectadores. El polémico presidente del COI, Avery Brundage, hizo una ínfima e insultante mención a los masacrados, comparando el caso con las disputas por la influencia del naciente profesionalismo o la prohibición de la participación de Rhodesia en los Juegos, al tiempo que exaltaba la fortaleza del movimiento olímpico. Los deudos estuvieron representados por la viuda de Spitzer y la madre y una prima de Weinberg. Esta última, Carmel Eliash, no soportó la situación y murió de un ataque cardíaco.

Durante la ceremonia las banderas fueron arriadas a media asta, pero diez países árabes exigieron que sus enseñas regresaran al tope del mástil. Así se hizo.

Willi Daume, presidente del comité organizador, quiso cancelar los Juegos, pero fue disuadido esa misma tarde por Brundage. La medida fue apoyada por Israel, más allá de que retiró a su delegación.

A partir de entonces, todos los deportistas judíos recibieron una custodia. Por caso, hace unos quince años, cuando visitó la Argentina, el multicampeón Mark Spitz (siete títulos en natación en esos Juegos) le relató al autor de esta nota que fue arrancado de la cama por el servicio secreto norteamericano y sacado de la villa saltando la cerca. Dejó Múnich inmediatamente porque era considerado un blanco eventualmente prominente.

Algunos deportistas holandeses y noruegos abandonaron la competencia, al igual que las delegaciones egipcia (temía una represalia israelí del mismo tipo), argelina y filipina.

Los cinco terroristas abatidos fueron enterrados con honores en Libia y los tres detenidos fueron liberados en un intercambio de prisioneros tras el secuestro de un avión de Lufthansa, el 29 de octubre. Son muchas las sospechas sobre que un pacto entre Alemania y Septiembre Negro para evitar un juicio que ventilara todos los errores cometidos por los germanos.
Israel no dejó las cosas así.

Dejá tu comentario

Cultura

Reconsideran otorgar un premio de literatura a una autora partidaria del BDS

Agencia AJN.- El jurado alemán del premio de literatura Nelly Sachs anunciará la decisión final sobre el galardón para la autora Kamila Shamsie, quien se niega a permitir que sus obras sean publicadas en Israel.

Publicado

el

Por

bds

Agencia AJN.- El jurado del premio alemán de literatura Nelly Sachs está reconsiderando su decisión de honrar a una autora que apoya el movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra Israel.

Se espera un anuncio pronto sobre el honor planeado para la autora británica Kamila Shamsie, informó la revista Spiegel el jueves.

El premio, llamado así por el poeta y dramaturgo judío ganador del Premio Nobel Nelly Sachs (1891-1970), reconoce a los autores que defienden la «tolerancia, el respeto y la reconciliación». El galardón de 15.000 euros se presenta cada dos años.

Shamsie, nacida en Pakistán, tenía programado recibir el premio por su trabajo que «construye puentes entre sociedades».

Sin embargo, la autora apoya el movimiento BDS anti-Israel, que el Bundestag alemán declaró en una resolución como antisemita. Varias ciudades alemanas ya habían aprobado leyes que prohibían cualquier apoyo oficial al movimiento.

Shamsie se negó a publicar sus trabajos en Israel y reiteró su apoyo al movimiento de boicot el miércoles.

El jurado del premio dijo el jueves que estaba reconsiderando su elección, y la propia Shamsie instó a la ciudad a nominar a otra persona, según la revista Spiegel. La administración de la ciudad dijo en un comunicado que el jurado no conocía las opiniones políticas de Shamsie durante sus deliberaciones.

Los ganadores anteriores del premio Nelly Sachs incluyen a Margaret Atwood, Rafik Schami, Christa Wolf y Milan Kundera.

El blog ruhrbarone fue el primero en cuestionar el premio.

Seguir leyendo

Cultura

El diario de la “Ana Frank polaca” será publicado 80 años después de ser escrito

Agencia AJN.- La publicación se titula «El diario de Renia: la vida de una niña en la sombra del Holocausto».

Publicado

el

Por

renia ana frank

Agencia AJN.- El diario de Renia Spiegel, una adolescente judía conocida ahora como la «Ana Frank polaca», será publicado por primera vez desde que comenzó a escribirlo hace 80 años.

Spiegel vivió en la Polonia ocupada por los nazis en una ciudad llamada Przemysl, donde vio cómo el país entraba en guerra y finalmente fue asesinada a tiros por las tropas alemanas en 1942. El diario comienza cuando tenía 15 años y describe ataques aéreos, escondites y desapariciones de familias judías, entre otras experiencias.

La publicación, titulada “El diario de Renia: La vida de una niña en la sombra del Holocausto”, saldrá en los Estados Unidos el 17 de septiembre.

El diario escrito a mano, que tenía 700 páginas, sobrevivió a la guerra gracias en parte al primer amor de Spiegel, Zygmunt Schwarzer, según la publicación polaca The First News. Schwarzer mantuvo el diario a salvo después de la muerte de Spiegel, incluso agregando un capítulo final él mismo. Lo mantuvo durante su encarcelamiento en Auschwitz y logró conservarlo una vez terminado el conflicto.

Schwarzer rastreó a la madre y la hermana de Spiegel en los Estados Unidos, donde se trasladaron después de la guerra, y les dio el diario en 1950.

Elizabeth, la hermana de Renia, le dijo a la BBC que su madre estaba demasiado abrumada emocionalmente para leer el diario y en su lugar lo guardó en una bóveda.

El diario salió a la luz cuando la hija de Elizabeth, Alexandra, decidió usarlo para aprender más sobre su familia. Lo hizo traducir del polaco al inglés para poder entenderlo. Alexandra describió la experiencia de leerlo como «desgarradora», pero alentó a su familia a publicarlo.

«Fue después de leer este diario que pude captar la profundidad, amplitud y madurez de esta bella alma», dijo a la BBC.

El diario a menudo se ha comparado con el de Ana Frank debido a algunas marcadas similitudes entre las dos: dos jóvenes judías durante el Holocausto, que cuentan sus experiencias y se enamoraron durante tiempos de horror.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp chat