Seguinos en las redes

US News

Estados Unidos. Comienza el juicio político a Donald Trump por los disturbios en el Capitolio

Agencia AJN.- El Senado escuchará hasta ocho horas de argumentos de la acusación y la defensa cada día empezando hoy. No se llamará a testigos y la votación final se espera que sea la próxima semana.

Publicada

el

Donald Trump

Agencia AJN.- Este martes comienza en los Estados Unidos el histórico segundo juicio político al expresidente Donald Trump. El Senado deberá decidir si lo condena por incitación a la insurrección después de que una turba violenta de sus partidarios ingresara violentamente al Capitolio en Washington el pasado 6 de enero.

Si bien se cree que lo más probable es que Trump sea absuelto, los demócratas esperan ganar al menos algunos votos republicanos en el Senado al vincular las acciones de Trump con una vívida descripción de la violencia, que resultó en cinco muertes e hizo que los legisladores escaparan por seguridad. La Cámara de Representantes anunció el “impeachment” a Trump el 13 de enero, una semana después.

Los abogados de Trump dicen que el juicio no debería realizarse porque el expresidente es ahora un civil. Argumentan que no incitó a la violencia cuando dijo a sus partidarios que “lucharan como el infierno” para anular su derrota.

¿Cómo funciona el juicio?

Tal y como establece la Constitución, la Cámara de Representantes vota a favor de la destitución y el Senado celebra entonces un juicio sobre la acusación. Si dos tercios de los senadores votan a favor, puede haber condena.

La Cámara nombró a nueve gestores que presentarán el caso contra Trump en el pleno del Senado. El equipo de defensa de Trump tendrá el mismo tiempo para argumentar en contra de la condena.

El presidente del Tribunal Supremo de Estados Unidos normalmente preside el juicio a un presidente, pero como Trump ha dejado su cargo, el encargado de presidirlo será el senador Patrick Leahy, demócrata de Vermont, que es el jefe ceremonial del Senado por ser el miembro más veterano del partido mayoritario.

Una vez que los senadores lleguen a una votación final sobre el cargo de “impeachment” -esta vez, a diferencia del primer juicio, solo hay uno, incitación a la insurrección-, cada legislador se levantará y emitirá su voto: culpable o inocente.

Congress Explaining Trump Impeachment Trial

¿Cuánto durará el juicio?

Probablemente más de una semana. El acuerdo entre los líderes del Senado prevé hasta 16 horas para que los fiscales y la defensa presenten sus argumentos, a partir del miércoles, con no más de ocho horas de argumentos por día. Posteriormente, habrá tiempo para que los senadores hagan preguntas y podría haber votaciones procesales adicionales.

Según el acuerdo, el juicio se abrirá el martes con cuatro horas de debate sobre la constitucionalidad del proceso. A continuación, el Senado votará si desestima la acusación contra Trump. Si esa votación fracasa, como se espera, los responsables de la Cámara comenzarán sus argumentos el miércoles y continuarán hasta el jueves.

Es probable que los abogados de Trump comiencen sus argumentos el viernes y terminen el sábado. Eso significa, casi con toda seguridad, que la votación final sobre la condena de Trump no se producirá hasta la próxima semana.

El primer juicio político de Trump, en el que fue absuelto de las acusaciones de abuso de poder al presionar a Ucrania para que investigara al ahora presidente Joe Biden, duró casi tres semanas. Pero se espera que este sea más corto, ya que el caso es menos complicado y los senadores ya conocen muchos de los detalles, al haber estado en el Capitolio durante la insurrección.

Y aunque los demócratas quieren asegurarse de tener suficiente tiempo para exponer su caso, no quieren atar al Senado durante mucho tiempo. El Senado no puede confirmar los nombramientos del gabinete de Biden ni avanzar en sus prioridades legislativas, como la ayuda para combatir el COVID-19, hasta que el juicio haya concluido.

¿Habrá testigos?

Parece poco probable, por ahora, aunque eso podría cambiar a medida que avance el juicio. El propio Trump ha rechazado una petición de los responsables del impeachment para testificar.

Aunque los demócratas defendieron a gritos la presencia de testigos en el último juicio político, no se les permitió llamarlos después de que el Senado, controlado por el Partido Republicano, votara en contra. En esta ocasión, los demócratas creen que no necesitan testigos porque pueden confiar en las imágenes gráficas de la insurrección que se emitieron en directo por televisión. También argumentan que los propios senadores fueron testigos.

Si los directivos deciden que quieren llamar a los testigos, el acuerdo bipartidista para el juicio les permite pedir una votación. El Senado tendría que aprobar la citación de cualquier testigo para el juicio.

Los republicanos y los abogados de Trump argumentan que el juicio es innecesario, e incluso inconstitucional, porque Trump ya no es presidente y no puede ser destituido. Los demócratas no están de acuerdo, señalando las opiniones de muchos estudiosos del derecho y el juicio político de un ex secretario de guerra, William Belknap, que renunció en 1876 apenas horas antes de ser destituido por un esquema de sobornos.

Aunque Belknap fue finalmente absuelto, el Senado celebró un juicio completo. Y esta vez, la Cámara impugnó a Trump cuando aún era presidente, siete días antes de la toma de mando de Biden.

Si Trump fuera condenado, el Senado realizaría una segunda votación para prohibirle volver a ocupar el cargo, dijo el lunes el senador demócrata Chuck Schumer, de Nueva York. Los demócratas consideran que ese sería un castigo apropiado.

“No se puede seguir adelante hasta que se haga justicia”, dijo la semana pasada la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. “Si no siguiéramos con esto, también podríamos eliminar cualquier pena de la Constitución de impugnación”.

Capitol Breach Racist Symbols

¿En qué se diferencia este juicio del primero de Trump?

El primer juicio de Trump se basó en las pruebas descubiertas durante varios meses por la Cámara sobre una llamada telefónica privada entre Trump y el presidente de Ucrania, así como las reuniones a puertas cerradas que se produjeron antes y después. Los demócratas llevaron a cabo una larga investigación y luego elaboraron un informe con sus conclusiones.

En cambio, el segundo juicio se basará casi por completo en la experiencia visceral de un motín que tuvo como objetivo a los propios senadores, en el edificio del Capitolio. Los insurrectos incluso irrumpieron en la cámara del Senado, donde se celebrará el juicio.

El recuerdo fresco del 6 de enero podría facilitar a los gestores del “impeachment” en la Cámara de Representantes sus argumentos, pero no significa que el resultado vaya a ser diferente. Trump fue absuelto en su primer juicio hace un año.

En una votación de prueba el 26 de enero, sólo cinco republicanos del Senado votaron en contra de un intento de desestimar el juicio, un primer indicio de que es probable que Trump sea absuelto de nuevo.

¿Qué argumentarán los abogados de Trump?

En un escrito presentado el lunes, argumentaron que el juicio es inconstitucional, que Trump no hizo nada malo y que no incitó a la insurrección durante su discurso del 6 de enero ante sus partidarios.

Mientras que los encargados del juicio político en la Cámara de Representantes dicen que Trump es “singularmente” responsable del ataque al Capitolio, los abogados de Trump dicen que los alborotadores actuaron por su cuenta. Sugieren que Trump simplemente estaba ejerciendo sus derechos de la Primera Enmienda cuando puso en duda los resultados de las elecciones y dijo a sus partidarios que lucharan, un término que, señalan, se utiliza a menudo en los discursos políticos.

El escrito apunta contra los impulsores del juicio personalmente, acusando a los demócratas de tener el “síndrome de enajenación de Trump”, de ser “egoístas” y de tratar de impugnar a Trump sólo para obtener beneficios políticos.

No hubo un fraude generalizado en las elecciones, como Trump afirmó falsamente durante varios meses y de nuevo a sus partidarios justo antes de la insurrección. Funcionarios electorales de todo el país, e incluso el ex fiscal general William Barr, contradijeron sus afirmaciones, y decenas de impugnaciones legales a las elecciones presentadas por Trump y sus aliados fueron desestimadas.

¿Qué significaría la absolución para Trump?

Una segunda absolución del Senado sería una victoria para Trump, y demostraría que conserva una considerable influencia sobre su partido, a pesar la condena generalizada de sus colegas del Partido Republicano por lo ocurrido el 6 de enero.

Aun así, la absolución podría no ser el fin de los intentos de hacerle rendir cuentas. Los senadores Tim Kaine, demócrata de Virginia, y Susan Collins, republicana de Maine, propusieron una resolución de censura después de que la votación del mes pasado dejara claro que era poco probable que Trump fuera condenado.

Aunque todavía no han dicho si impulsarán una votación de censura después del juicio político, Kaine dijo la semana pasada que “la idea está ahí sobre la mesa y puede convertirse en una idea útil más adelante.”

Dejá tu comentario

US News

EEUU: piden sancionar a un empleado del Departamento de Estado por sus dichos antisemitas

Agencia AJN.- Entre sus publicaciones antisemitas, escribió en su blog: “Jesucristo vino a salvar al mundo entero de los judíos, los fundadores de la religión anticristo original, los que son la simiente de la Serpiente, esa generación de víboras”.

Publicado

el

Por

eeuu

Agencia AJN.- Fritz Berggren, empleado del Departamento de Estado norteamericano que ingresó en 2009, fue denunciado por los reiterados mensajes antisemitas que publica su sitio web.

Por ejemplo, el 4 de octubre del 2020 escribió que “los judíos no son el pueblo elegido por Dios” y que “las ideas judías envenenan a la gente”.

“Jesucristo vino a salvar al mundo entero de los judíos, los fundadores de la religión anticristo original, los que son la simiente de la Serpiente, esa generación de víboras. Ellos asesinaron a Jesucristo ¿Cómo entonces pueden ser elegidos por Dios?”, escribió Berggren.

Luego de que un medio estadounidense publicara sobre su actividad como bloguero, Berggren respondió: “Mis ideas son mías y no un reflejo de ningún empleador, empresa, agencia, país, etc”.

Berggren tiene un doctorado de la Universidad de Miami en temas sociales y ha sido descrito como “un oficial de rango medio del Servicio Exterior”, que se ocupa de las visas especiales de inmigrantes para afganos.

Luego de la difusión de que Berggren es parte de la estructura del Departamento de Estado, el rabino Abraham Cooper, decano asociado y director de la Agenda de Acción Social Global en el Centro Simon Wiesenthal, manifestó a Algemeiner Sunday: “Si este antisemita y racista quiere desplegar tropos medievales de odio a los judíos, déjelo hacerlo en su propio tiempo y dinero”.

“El secretario de Estado Blinken debería hacer lo que sus predecesores no hicieron: echarlo”, destacó.

Por su parte, Jonathan Greenblatt, director ejecutivo de la Liga Anti-Difamación, también solicitó que se investigue en forma concreta lo ocurrido.

“En cientos de puestos, el diplomático estadounidense Fritz Berggren compartió su cosmovisión racista y antisemita, y pidió el establecimiento de un Estado-nación cristiano” sostuvo por su parte el Comité Judío Estadounidense.

Finalmente, el congresista de Nueva York Ritchie Torres expresó que “Fritz Berggren es el último ejemplo de infiltración de supremacistas blancos. El gobierno federal debe limpiarse de extremismo”.

Seguir leyendo

US News

Estados Unidos. Kentucky se convierte en el primer estado en adoptar la definición de antisemitismo de la IHRA

Agencia AJN.- La resolución que establece la denominación de la Alianza del Recuerdo del Holocausto como válida se elaboró en respuesta a los ataques antisemitas contra cementerios y centros judíos en el último tiempo y tiene como objetivo esclarecer que se trata de crímenes de odio.

Publicado

el

Por

Kentucky Legislature

Agencia AJN.- Por primera vez, un estado de los Estados Unidos ha adoptado oficialmente una definición de antisemitismo de la Alianza para el Recuerdo del Holocausto (IHRA).

Los legisladores de Kentucky votaron el miércoles a favor de adoptar la definición elaborada por la IHRA como parte de una amplia resolución destinada a condenar el antisemitismo.

La audiencia y la votación, que fue unánime, sorprendieron al único miembro judío de la legislatura estatal, según el Louisville Courier Journal.

“La profanación de cementerios, congregaciones y centros comunitarios judíos va en aumento”, dijo la senadora estatal Karen Berg, demócrata de Louisville, al periódico. “Y todo el mundo sabe que está aumentando. Es parte de todo el odio que tenemos que apartar”.

El rabino Shlomo Litvin, de Jabad de Bluegrass, dijo al periódico que ayudó a elaborar la resolución como respuesta a lo que, según él, eran “incidentes inquietantes aquí en Kentucky”. Jabad de Bluegrass ha informado de múltiples incidentes en su edificio de Lexington, incluyendo un asalto durante la festividad de Jánuca.

La resolución no aclara qué fuerza tendrá la adopción, si es que tiene alguna, en el estado, y si implicará una sanción penal específica. Los defensores de la definición, que se publicó por primera vez en 2016, dicen que tener una definición clara y común de antisemitismo es útil para identificar el odio a los judíos.

Sin embargo, la definición ha suscitado debates en todo el mundo sobre el grado en que las críticas a Israel deben considerarse antisemitas. Los críticos a la definición señalan que sofoca la libertad de expresión al identificar algunas formas de crítica a Israel como antisemitas.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!