Seguinos en las redes

Medio Oriente

Opinión: El engaño de la solución de dos Estados entre israelíes y palestinos

La idea de que los Estados judío y árabe coexistirán pacíficamente está muy extendida en los círculos académicos y políticos contemporáneos, pero ignora la realidad sobre el terreno.

Publicada

el

e
Una foto de 1999 con Ehud Barak, Bill Clinton y Yasser Arafat: El rechazo palestino se impuso cada vez que una partición concreta estaba en la agenda, como la ofrecida por Barak en 2000, dice el escritor del artículo. (Crédito de la foto: WIN MCNAMEE/REUTERS)

Artículo publicado por Efraim Inbar en The Jerusalem Post.- El primer ministro Yair Lapid anunció hace dos semanas en la ONU su visión para resolver el conflicto israelí-palestino: la solución de los dos estados (2SS).

Aunque muchos países alabaron a Lapid, incluido Estados Unidos, una recomendación política basada en una ilusión tiene pocas probabilidades de éxito. La idea de que los Estados judío y árabe coexistirán pacíficamente está muy extendida en los círculos académicos y políticos contemporáneos, pero ignora la realidad sobre el terreno.

Desgraciadamente, por dos razones, es poco probable que surja pronto un resultado estable y pacífico según el paradigma de los 2SS: Los movimientos nacionales árabe palestino y sionista no están cerca de alcanzar un compromiso histórico, y los palestinos demostraron ser incapaces de construir un Estado.

Para la matoría de los israelíes, los acuerdos provisionales de Oslo en la década de 1990 supusieron el inicio de la separación de los palestinos, un proceso que acabaría conduciendo a la partición. Se suponía que la Autoridad Palestina (AP) se haría cargo de los territorios evacuados por el ejército israelí y las aspiraciones nacionales de los palestinos, proporcionaría la ley y el orden y evitaría el terrorismo contra Israel. También se esperaba que la AP negociara un acuerdo permanente con Israel, logrando un compromiso histórico entre los dos movimientos nacionales.

Sin embargo, a pesar de los repetidos esfuerzos, principalmente de Estados Unidos, este proceso de paz previsto no logró alcanzar un acuerdo global.

Las actitudes de los protagonistas en las cuestiones fundamentales de Jerusalem -los refugiados y las fronteras están demasiado alejadas-, y salvar las diferencias parece imposible. Las posiciones de Israel se endurecieron desde el estallido de la Segunda Intifada en 2000 y la percepción de la amenaza aumentó, lo que provocó un notable descenso del apoyo israelí a las concesiones a los palestinos. Encuestas recientes indican que sólo un tercio de los israelíes judíos apoyan el paradigma de los 2SS.

Con el terrorismo palestino intermitente desde Cisjordania desde el 2000 y Gaza convertida en una plataforma de lanzamiento de miles de misiles dirigidos a civiles israelíes después desde el 2007, la mayoría de los israelíes dejaron de creer que los palestinos son un socio para la paz.

En esta coyuntura, la sociedad palestina, bajo el hechizo de un ethos nacionalista e islámico, es incapaz de alcanzar un compromiso con el movimiento sionista. Encuestas recientes (marzo de 2022) muestran que dos tercios de los palestinos dicen que Israel es un Estado de apartheid, y el 73% cree que el Corán contiene una profecía sobre la desaparición del Estado de Israel.

La proposición de que la condición de Estado produce inevitablemente un comportamiento responsable es dudosa, teniendo en cuenta el número de líderes que llevaron a sus Estados al abismo. El actual sistema educativo palestino y los medios de comunicación oficiales incitan al odio hacia los judíos, a los que se culpa de todas las desgracias palestinas.

Además, desde el año 2000, el modelo a seguir para los jóvenes palestinos es el «shahid» (mártir) que se inmola entre los judíos. El nivel de apoyo de los palestinos a los actos de violencia contra objetivos israelíes es asombroso.

De hecho, el rechazo palestino se impuso siempre que se planteó una partición concreta, como la ofrecida por el ex primer ministro israelí Ehud Barak en 2000 o la propuesta por el ex primer ministro del Estado judío Ehud Olmert en 2007. Incluso el líder palestino «moderado» Mahmud Abbas rechaza la idea de que Israel sea un Estado judío. Cualquier Estado palestino estará en desacuerdo con sus fronteras e intentará utilizar la fuerza para alcanzar sus objetivos.

Slain Israeli Prime Minister Rabin with former US President Bill Clinton and former PLO President Yasser Arafat after signing the Oslo Accords at the White House on September 13, 1993. (credit: REUTERS)

El asesinado primer ministro israelí Rabin con el ex presidente de EE.UU. Bill Clinton y el ex presidente de la OLP Yasser Arafat tras firmar los Acuerdos de Oslo en la Casa Blanca el 13 de septiembre de 1993. (Crédito: REUTERS).

Además, el mayor peso político de Hamás, que considera la mera existencia de Israel como un sacrilegio religioso, socava cualquier posibilidad -si es que alguna vez la hubo- de llegar a un compromiso. Como deja claro el asunto de Gaza, hay pocas razones para creer que dar poder a los islamistas radicales conducirá a la moderación. De hecho, los continuos ataques a Israel desde la Gaza gobernada por Hamás indican que el «fin de la ocupación» y la «eliminación de los asentamientos» son condiciones insuficientes para poner fin al conflicto.

Por último, las dos sociedades en duelo todavía tienen energía para luchar y, lo que es más importante, para absorber la angustia necesaria para alcanzar sus respectivos objetivos políticos. El nacionalismo inspira a la gente a soportar el dolor y las dificultades durante las guerras nacionales. En ocasiones, el agotamiento de la sociedad -en lugar de una oportunidad para un compromiso óptimo- pone fin a un conflicto étnico prolongado. Si el dolor es el factor más influyente en la curva de aprendizaje de las sociedades, parece que israelíes y palestinos no sufrieron lo suficiente para llegar a un acuerdo.

La sobria constatación de que un Estado palestino no vivirá pacíficamente junto a Israel refuta el primer supuesto del paradigma de los 2SS.

¿Por qué los palestinos no pueden construir un Estado?

La segunda suposición de los 2SS postula que el movimiento nacional palestino lograría este objetivo, si tuviese la oportunidad de construir un Estado. Esta suposición también está alejada de la realidad política actual.

No todos los grupos étnicos tienen capacidad para construir un Estado. Cuando tuvo la oportunidad de autogobernarse, el antiguo líder palestino Yasser Arafat estableció un sistema político corrupto, ineficiente, sin ley y autoritario. La AP de Arafat era un sistema bizantino en el que gobernaba mediante tácticas de «divide y vencerás». Al permitir la competencia entre líderes, agencias e incluso milicias, se convirtió en el árbitro y dispensador definitivo de puestos de trabajo y remuneraciones. Este sistema descentralizado acabó degenerando en el caos.

El principal fracaso del sistema residía en el área más crítica para la construcción del Estado: el monopolio del uso de la fuerza. La plétora de milicias armadas desafía a la autoridad central y preserva una comunidad palestina ya fracturada, formada por familias y clanes enfrentados.

En gran medida, la AP es un Estado fallido, que se define por la falta de monopolio del uso de la fuerza, la prestación de una justicia y unos servicios limitados a la población y la incapacidad de mantener un clima jurídico y normativo adecuado a una economía moderna.

Abbas, elegido en enero de 2005 para dirigir la AP, no pudo superar el legado político de Arafat. Abbas evitó enfrentarse a las bandas armadas y no consiguió centralizar los servicios de seguridad. De hecho, la AP perdió el control de Gaza a manos de Hamás y tiene continuas dificultades para desmantelar las milicias en el territorio bajo su control formal. Cabe destacar que ni siquiera Hamás consiguió adquirir el monopolio del uso de la fuerza en Gaza, permitiendo la existencia de organizaciones y clanes armados.

La comprensión de que la AP no es una entidad política que funcione penetró gradualmente en la conciencia de la comunidad internacional. Incluso los medios de comunicación mundiales, en su mayoría pro-palestinos, cuestionan cada vez más la viabilidad de la fórmula de los dos Estados. Del mismo modo, el actual discurso diplomático internacional reconoce la incapacidad de la AP para servir de socio de paz para Israel, abogando por el apoyo internacional a la construcción del Estado.

Las expectativas de que los palestinos construyan pronto un Estado moderno, incluso con ayuda occidental, son ingenuas. En Europa se tardó siglos en construir estados-nación. Salvo en el caso de Egipto, una entidad histórica que posee un nivel de cohesión política, los intentos de construcción de un Estado en Medio Oriente sólo tuvieron un éxito parcial. Irak, Líbano, Libia, Somalia y Yemen son ejemplos de entidades políticas que se enfrentan al problema de establecer una autoridad central y la modernidad.

Desgraciadamente, no todos los conflictos prolongados tienen una solución inmediata. A falta de un acuerdo negociado, la gestión del conflicto es la estrategia adecuada para tratar la disputa árabe israelí-palestina.

Dicha estrategia pretende minimizar el coste del conflicto armado y preservar la libertad de maniobra política. Su objetivo es también ganar tiempo, con la esperanza de que el futuro traiga mejores alternativas. La falta de un objetivo final claro no es inspiradora, pero puede ser la mejor manera de abordar una situación compleja.

 

Efraim Inbar es el presidente del Instituto de Estrategia y Seguridad de Jerusalem.

Dejá tu comentario

Medio Oriente

Mundial. Irán coordinó con Qatar suprimir a la oposición

Agencia AJN.- Impidieron la entrada a los partidos a periodistas de la oposición y personas que portaban símbolos de apoyo a las protestas.

Publicado

el

Por

imgid=86228_B

Agencia AJN.- Las autoridades iraníes trabajaron con Qatar para suprimir cualquier expresión contra el régimen en la Copa Mundial de la FIFA en curso en el Estado del Golfo, según documentos filtrados por el grupo de piratas informáticos Recompensa negra.

Los documentos fueron captados por Recompensa negra después de infiltrarse en los sistemas de la agencia de noticias Fars y compartirlos con la agencia de noticias Iran International antes de ser publicados en el canal de Telegram del grupo.

El comandante del Basij, Gral. Ghasem Ghoreyshi, le dijo a un reportero de Fars en la grabación filtrada que Qatar había proporcionado una lista de los iraníes que habían comprado boletos para los partidos y señaló que 500 personas conocidas por su actividad contra el régimen estaban en la lista.

Qatar tuvo algunos acuerdos con Irán, incluido un acuerdo para no permitir que las personas mencionadas ingresasen al país y otro acuerdo para evitar que Irán Internacional ingresase al país.

Iran International anunció a mediados de noviembre que Qatar había revocado el permiso para que sus reporteros y equipo cubrieran la Copa del Mundo sin dar una explicación.

El Estado del Golfo también acordó evitar símbolos contra el régimen, como el lema «Mujer, libertad, vida» y la antigua bandera iraní con un león y un sol que fue reemplazada después de la Revolución Islámica, según Ghoreyshi.

A los fanáticos iraníes que intentaron traer el emblema del león y el sol o eslóganes de las protestas que arrasan Irán se les impidió ingresar a los estadios e incluso la policía los detuvo, según Iran International.

El funcionario de Basij también señaló que se vendieron 15.000 entradas a israelíes.

«Los qataríes tienen una buena relación con nosotros y su motivación es buena», dijo Ghoreyshi, quien agregó, sin embargo, que el Estado del Golfo prometió ciertas cosas a Irán, pero no las cumplió.

El funcionario del Basij declaró que Irán intentó convencer a Qatar de que proporcionara boletos para que 2.000 oficiales del Basij fueran a los partidos, pero no lo hizo, aunque luego se proporcionaron varios boletos para que los oficiales del Basij «ayudaran» en los juegos.

El Basij planeó instalar tiendas de campaña donde los equipos están estacionados para distribuir alimentos y artículos promocionales, dijo Ghoreyshi en la grabación.

La Agencia de Noticias Fars informó el viernes que un grupo de piratas informáticos había «quitado el sitio web de la Agencia de Noticias Fars fuera de su alcance durante unos minutos».

Poco antes de la declaración de Fars, el grupo Recompensa negra publicó una declaración con una captura de pantalla del sitio pirateado llamando a la agencia de noticias una «compañía difundidora de lodo».

El grupo advirtió que «difundir mentiras, difundir rumores, crear casos y escribir y trabajar en contra del pueblo de Irán tiene un castigo severo».

«La mayoría de los hechos negros de todos y cada uno de los empleados oficiales y colaboradores no oficiales de la compañía de lodo Fars están hoy en nuestro poder con todos los detalles y damos esta advertencia a otros devoradores de raciones del IRGC y los mulás de que les esperan días oscuros y difíciles. Iremos por ustedes uno por uno».

WCup England Iran Soccer

La filtración incluyó tres documentos además de la grabación, incluidos dos documentos relacionados con la cobertura de la Copa del Mundo y un documento que enumera los usuarios de la red de la agencia de noticias.

En uno de los documentos, funcionarios de medios advirtieron que los atletas han tomado medidas para «legitimar» las protestas que arrasan Irán, advirtiendo que la posibilidad de acciones de protesta durante la Copa del Mundo «debe tomarse en serio y manejarse con mecanismos calculados».

Los funcionarios de medios recomendaron amenazar con expulsar a los jugadores del equipo por cualquier «comportamiento no profesional» o «acciones no convencionales como no cantar el himno, entrevistas con medios antirrevolucionarios, usar cinta negra, etc.»

«Acciones serias» contra las acciones recientes de algunos atletas que apoyaron las protestas también podrían usarse como un «disuasivo», señalaron los funcionarios en el documento filtrado.

«Los funcionarios del Ministerio de Deportes y las federaciones deben dejar de lado la mentalidad de apaciguamiento», se lee en el documento.

Los funcionarios recomendaron que las «medidas punitivas y disuasorias» se publiquen solo en «medios no oficiales» y se mantengan fuera de los canales de medios oficiales.

El documento también incluía una recomendación para mantener a los jugadores alejados de los iraníes que no son partidarios del régimen y que los lugares de reunión de estas personas deberían ser «seguidos y actuados».

En otro documento, llamado «Plan de operaciones de la Copa del Mundo», los autores señalaron que el aumento de los iraníes que desean la derrota de la Selección Nacional del país y una indiferencia social hacia los partidos muestran un «cambio en la situación».

Los funcionarios señalaron la posibilidad de consignas o pancartas que apoyen las protestas en la Copa del Mundo, así como el reciente apoyo a los manifestantes por parte de atletas iraníes.

Los funcionarios advirtieron que la inacción con respecto a la situación actual y la incapacidad de entusiasmar a la sociedad iraní sobre la Copa del Mundo «pueden conducir la atmósfera hacia la realización de los objetivos del enemigo».

Los funcionarios recomendaron crear un contenido positivo para aumentar la solidaridad y la unidad social. Los funcionarios también recomendaron que el Ministerio de Relaciones Exteriores tome las «medidas necesarias» a través de los canales diplomáticos para «minimizar las amenazas ambientales de la Copa del Mundo» y exigir la eliminación de cualquier expresión contra el gobierno iraní.

El grupo Recompensa negra ha publicado una serie de documentos oficiales que ha recuperado pirateando agencias iraníes desde que estallaron las protestas en todo el país en septiembre.

Este mes, el grupo publicó cientos de gigabytes de documentos que recuperó de los servidores de los proyectos petroleros de South Pars, el Cuartel General de Construcción de Khatam-al Anbiya, controlado por el IRGC y la Organización de Cultura y Comunicación Islámica.

El grupo también publicó a fines de octubre cientos de gigabytes de documentos del programa de energía nuclear de Irán.

El grupo apareció a fines de septiembre, pirateando la Fundación de Vivienda de la Revolución Islámica.

Seguir leyendo

Internacionales

Irán publicó una lista de sitios “sensibles” en Israel para atacar en una guerra futura

Agencia AJN.- La lista de sitios “sensibles” de Irán incluye la Knesset (Parlamento), edificios gubernamentales, almacenes, instalaciones e instituciones.

Publicado

el

Por

irán 1

Agencia AJN.- Con el pretexto de informar sobre lo que discutió recientemente el canal de televisión libanés Al-Mayadeen, los medios cercanos al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica parecieron publicar una lista de sitios “sensibles” que creen que podrían ser atacados en una guerra futura. El informe enumera una variedad de edificios y sitios en Israel en una amenaza claramente intencionada para el Estado judío.

Tasnim News escribió el lunes que, “en este sentido, la red Al-Mayadeen ha publicado un informe sobre el análisis del banco objetivo de Israel y las posiciones sensibles de este régimen que pueden ser atacadas en cualquier guerra. Al comienzo de este informe, se ha examinado la situación general del régimen sionista a nivel militar y su equipo”.

Luego, el artículo incluye una lista de sitios en Israel. Esto incluye la Knesset (Parlamento), la Oficina del Primer Ministro, el Ministerio de Defensa y una serie de otros sitios. Esto incluye lo que Tasnim News caracteriza como “sitios e instalaciones nucleares”. En la lista de «almacenes» e instalaciones, el informe incluye un sitio de Rafael Advanced Defense Systems en Haifa y el Instituto de Ciencias Weizmann en Rehovot, así como el Technion – Instituto de Tecnología de Israel en Haifa.

Luego, el informe examina “aeropuertos y bases militares y de inteligencia”. Menciona aeropuertos «civiles» como el Aeropuerto Internacional Ben-Gurion y el aeropuerto Ramon cerca de Eilat. Luego enumera una serie de bases militares. El informe enumera claramente las áreas, instituciones e instalaciones civiles que Irán cree que son sensibles para Israel en términos de investigación civil y militar, y el complejo militar-industrial.

Esta parece ser una de las pocas veces que los medios iraníes cercanos al régimen han publicado tan abiertamente lo que afirman es una lista de objetivos de sitios israelíes que podrían ser atacados en una guerra futura, y lo que Irán y sus representantes están pensando en estos días con respecto a sus potenciales prioridades de focalización en Israel.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!