Seguinos en las redes

Argentina

Opinión. El fin de la era de las promesas. Por Darío Werthein*

AJN.- Si hay algo que nadie le puede negar a los argentinos es su eterna capacidad emprendedora. Paradójicamente, de un lado está la fuerza emprendedora que tracciona hacia adelante, y justo al lado, y tirando para el lado contrario, pesa la melancolía.

Publicada

el

Lamparita

Es una constante abrir el diario y ver que en algún rincón del país alguien aprovechó algunos objetos en desuso para armar algún invento genial, o que a unos cuantos kilómetros de allí se creó una app para facilitar la vida del campo. De calzados hechos con gomas de autos, a prótesis hechos con impresión 3D: con más o con menos recursos, el espíritu hacedor local es reconocido en todo el mundo.

Hay que reconocer que esa voracidad por las respuestas originales va más allá del deseo por resolver conflictos y alcanza un gusto particular por la innovación. Y lo interesante es que para ello no hay mejor momento histórico que este para aprovechar al máximo esa habilidad, porque hoy son las ideas son el verdadero diferencial de las economías emergentes.

Prácticamente nadie discute hoy la fuerza democrática de internet. Y esa fuerza es la que permite, entre otras cosas, que con unos pocos elementos cualquier jugador de la innovación pueda estar en primera división. Pero para aprovechar de verdad esa posibilidad de protagonizar el futuro nuestro país debe superar una de las más grandes paradojas en la que nos vemos sumergidos: todos sabemos (y vemos) que Argentina tiene todo lo necesario para destacar entre potencias, pero por diferentes razones en diferentes momentos históricos, le cuesta pegar ese salto.

Es que –como en el mito del carro alado de Platón– si de un lado está la fuerza emprendedora que tracciona hacia adelante, justo al lado y tirando para el costado contrario pesa la melancolía. Por alguna razón, haya sucedido como lo recordamos o no, el pasado siempre parece ser algo tan maravilloso, lejano e inalcanzable que hace que el presente sea incómodo y gris.

Pero es hora de cambiar de perspectiva: ni todo tiempo pasado fue mejor, ni hay futuro alguno que esté garantizado para nadie. Es fundamental comprender un escenario mundial en constante movimiento, interpretar las oportunidades y aprovechar como nunca el valor agregado que tenemos ahora, en el presente.

¿Por qué es fundamental que abramos los ojos cuanto antes? Porque nuestro planeta tiene el desafío de alimentar a las once mil millones de personas que, según se estima, lo poblarán en 2050. El engrosamiento de la clase media mundial, protagonizado por China, India y otras latitudes emergentes, pone sobre el tablero una demanda cada vez más grande de provisiones como las carnes y los lácteos. Y esto no puede ser otra cosa que un llamado para nuestro país, que tiene que pensar muy bien qué rol quiere tomar.

Si la tradición rural histórica puede llegar a hacer que el panorama sea esperanzador, es fundamental pensar cómo encarar este enorme desafío sin entender el mundo a través de modelos que ya quedaron viejos. Hoy, la producción no puede dejar de lado la posibilidad de aplicar tecnologías de producción que puedan generar una verdadera transformación.

La única forma en la que Argentina podrá protagonizar el futuro será, entonces, aprovechando todo su potencial. La tradición y el expertise agrario solo podrá ser valioso si se atraviesa de nuevas herramientas, de esas que no saben de barreras geográficas y conforman un enorme mundo digital. Es necesario dejar de creer ya mismo en ese mito de que todo pasado fue mejor.

A fuerza de innovación, ingenio y economía del conocimiento, Argentina podría finalmente dejar de ser solo una promesa.

*Por Darío Werthein, coautor del libro “Llegar al Futuro”, director del Grupo W y Director del Consejo Mundial de ORT.

Dejá tu comentario

Argentina

La Biblioteca Nacional y la Embajada de Israel homenajean a Borges

Agencia AJN.- A ciento veinte años del nacimiento de Jorge Luis Borges y en el marco de la celebración de los setenta años de relaciones bilaterales entre Israel y Argentina.

Publicado

el

Por

borges

Agencia AJN.- El escritor sentía un profundo amor por Jerusalem e Israel y se mostraba, tanto en sus escritos como en sus charlas, intensamente conmovido por la Tierra de leche y miel. Los sucesos y parábolas bíblicas fueron siempre protagonistas en sus escritos.

“Sin Israel la historia sería distinta… Israel, no sólo es una idea necesaria para la civilización, es una idea indispensable. No podemos imaginar la cultura sin Israel”, de esta manera expresaba ese fuerte sentimiento, casi sanguíneo, que lo unía con Israel.

El libro «Borges, el judaísmo e Israel» compila todos sus textos referentes a temas como la Cábala, el Golem, Spinoza, Heine y los innumerables personajes judíos de sus cuentos.

La reedición ampliada que la Embajada de Israel y la Biblioteca Nacional ponen hoy a disposición del público para descargar de manera gratuita, contiene material inédito como el intercambio epistolar entre Borges y el primer ministro Ben Gurion, un nuevo prólogo a cargo de María Kodama, fotos, documentación histórica, nuevos artículos y una imagen de Borges en el Muro de los Lamentos intervenida por el ilustrador argentino Sebastián Domenech.

Seguir leyendo

Argentina

Waldo Wolff: “Esteche ofende la memoria del pueblo judío”

Agencia AJN.- “Nadie que persigue judíos y que ha tenido a lo largo de su vida expresiones antisemitas, puede compararse con Dreyfus, un hombre que fue perseguido por ser judío”, expresó el diputado en referencia al ex líder de Quebracho.

Publicado

el

Por

wolff 2

Agencia AJN.- El diputado de Cambiemos Waldo Wolff criticó al ex líder de Quebracho Fernando Esteche por compararse con Alfred Dreyfus, el capitán judío del ejército francés que fue condenado por un tribunal antisemita.

En una entrevista con Eduardo Feinmann en A24, Wolff afirmó anoche que “cuando salió (de la cárcel), Esteche tuvo expresiones que son desopilantes. Si no ofendieran la memoria del pueblo judío, serían cómicas. Esteche dijo que él se sentía más judío que muchos judíos que trabajaban de judíos por su apellido”.

“Quiero aclarar que uno es judío o no lo es. Todavía en este país, comisariato de judaísmo no existe. Que yo sepa, Esteche no es judío y todos los demás que son judíos, lo son más allá de que Esteche diga quién es y quién no lo es”, destacó Wolff.

“Esteche dijo una barbaridad: que él se sentía Dreyfus. Dreyfus fue un capitán francés que, en el año 1894, el antisemitismo de su país le armó una causa por la cual estuvo tres año preso en la Isla del Diablo. Eso llevó al famoso ‘Yo acuso’, de Emile Zola”, explicó el diputado y ex vicepresidente de la DAIA.

“Esteche dijo que se sentía un perseguido como judío y se comparó con algo que sufrió Dreyfus y tantos otros judíos. Quiero decirle a Esteche que es muy difícil que se compare con Dreyfus, porque él fue un hombre que tuvo expresiones y acciones antisemitas. En 2006, atacó a jóvenes de la comunidad judío frente a la embajada de Irán, que se estaban manifestando después de que la justicia argentina había acusado a Irán del atentado que costó la vida de 85 argentinos. En 2009, Quebracho, liderada por él, atacó a integrantes de la comunidad judía frente a la legislatura de la ciudad de Buenos Aires en una celebración de la Independencia del Estado de Israel. Le partió la cabeza al hijo de un amigo mío, que es como si se la hubiese partido a mi hijo”, recordó.

“Entonces, nadie que persigue judíos y que ha tenido a lo largo de su vida expresiones antisemitas, puede compararse con un hombre que fue perseguido por ser judío. Eso es una ofensa a la memoria de tantos judíos que fueron perseguidos por gente como él. Y es una vergüenza el silencio que hacen muchos ante la banalización de la persecución al judío hecha por un antisemita, confeso y activo como Esteche”, argumentó Wolff.

Fernando Estech

Las críticas del diputado se sumaron a las expresadas por la DAIA, que a través de Twitter manifestó: «Sigue siendo usted el mismo que le pegó a un joven judío frente a la embajada de Irán, cuando ese país empezó a negar la Shoá. Sigue siendo usted el mismo que atacó a una multitud en el festejo del Día de la Independencia de Israel. Usted no es Dreyfus, a él lo degradaron los antisemitas. Usted nos degrada como sociedad».

El ex líder de Quebracho estaba en prisión preventiva desde diciembre de 2017 por la causa que investiga el Memorándum de Entendimiento con Irán. El Tribunal Oral Federal 8 ordenó su excarcelación a principios de este mes para que espere el juicio en libertad.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!