Seguinos en las redes

Coronavirus

Coronavirus. Israel: Más de 300 pacientes graves

Agencia AJN.- 28.711 personas tienen el virus, incluidas 83 que están intubadas.

Publicada

el

coronaMahleket_i

Agencia AJN.- El número de pacientes graves con coronavirus superó los 300, informó el Ministerio de Salud el jueves por la noche.

28.711 personas tienen el virus, entre ellas 302 pacientes graves, incluidos 83 que están intubados.

El número de muertes aumentó a 440.

2.033 personas se infectaron en solo un día el miércoles, dijo el jueves el Ministerio de Salud.

Otros 1.022 fueron diagnosticados con el virus entre la medianoche y las 19 hs.

El índice de resultados positivos continúa subiendo y solo ayer el 8.3% del total resultó en casos de Covid-19.

Ayer se realizaron 25.399 tests, en total desde iniciada la pandemia se practicaron 1,421,161 de diagnósticos.

Unos 23.390 personas se recuperaron de la enfermedad y desde el inicio de la pandemia se registraron en total 56.423 casos de coronavirus.

Beit Shemesh, Qalansawa, Bnei Brak, Elaad y Beitar Illit son aún considerados focos de contagio por su alta tasa de morbilidad.

Ayer el Ministerio de Salud de Israel informó que actualizó los críterios para determinar cuando una persona puede concluir su período de aislamiento y recibir el alta, basándose en lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), por lo cual será más corto.

La OMS definió que los casos leves pueden recibir al alta sin necesidad de contar con un test negativo a los 10 días de la detección de la infección.

En el caso de los pacientes asintomáticos, ese intervalo empieza a correr desde el resultado positivo de una prueba por PCR y, en el de los sintomáticos, desde la fecha de inicio de los síntomas, con por lo menos tres días seguidos sin síntomas.

Esto ahorra recursos ya que evita hisopar dos veces, con por lo menos 24 horas de diferencia, a un paciente considerado clínicamente recuperado.

También reduce la demanda a la red de laboratorios.

Dejá tu comentario

Coronavirus

Coronavirus. Israel espera recibir la vacuna de Moderna a mediados de 2021

Agencia AJN.- El jefe médico israelí de la empresa de biotecnología estadounidense confirma la línea de tiempo. Mientras tanto, crecen las esperanzas para tener lista la vacuna fabricada en Israel dentro de seis meses.

Publicado

el

Por

Virus Outbreak Vaccines

Agencia AJN.- El director médico israelí de la empresa biotecnológica estadounidense Moderna dijo que el Estado judío recibiría su vacuna contra el COVID-19 fabricada por la compañía antes de junio de 2021. “Todavía no tenemos un calendario preciso, pero será en la primera mitad de 2021”, dijo el Dr. Tal Zacks al sitio de noticias de Ynet el jueves, añadiendo que “no puede prometer” que las vacunas se distribuyan en Israel en enero o febrero.

El primer ministro Benjamin Netanyahu anunció en junio que firmó un acuerdo con Moderna para una futura vacuna contra el coronavirus, sin especificar el número de dosis que se suministrarían ni los detalles financieros del acuerdo. En paralelo, Israel también está trabajando en su propia vacuna, y uno de los expertos involucrados adelantó que podría estar disponible en los próximos seis meses, posiblemente antes de lo esperado para la versión estadounidense.

Moderna Inc. anunció previamente que lo más pronto que podría buscar la autorización de su propia vacuna de los reguladores de Estados Unidos sería el 25 de noviembre. Tanto Moderna como la empresa Pfizer han estado llevando a cabo ensayos clínicos de fase 3 a gran escala desde julio, y ya han comenzado a producir dosis con el objetivo de que decenas de millones estén potencialmente disponibles a finales de año.

Ambas son “vacunas de ARNm”, una nueva plataforma experimental que nunca antes había sido completamente aprobada, e inyectan a las personas el material genético necesario para cultivar la “proteína de punta” del SARS-CoV-2 dentro de sus propias células, provocando así una respuesta inmunológica que el cuerpo podría presentar para protegerse del virus real.

Esto convierte efectivamente el propio cuerpo de una persona en una fábrica de vacunas, evitando los costosos y difíciles procesos que requiere la producción de vacunas más tradicionales. Sin embargo, y aunque este enfoque puede haber ayudado a poner a Pfizer y a Moderna en la primera posición en la carrera de las vacunas, un gran inconveniente es que requieren congeladores para el almacenamiento, lo que podría limitar su distribución.

Los expertos advierten que, incluso cuando las vacunas sean aprobadas, pasarán muchos meses hasta que estén ampliamente disponibles. Y a diferencia de las vacunas contra otras enfermedades como el sarampión, los expertos creen que las vacunas COVID-19, cuando lleguen, estarán muy lejos de tener una eficacia del 100 por ciento.

A principios de esta semana, el ministro de Defensa Benny Gantz dijo que el Instituto de Investigación Biológica de Israel comenzará a probar una vacuna contra el coronavirus en humanos a finales de mes. El Dr. Amos Panet, miembro de la junta asesora sobre vacunas del Instituto, dijo el jueves a Ynet que la vacuna israelí está en una etapa “muy avanzada”.

“Los ensayos clínicos llevarán algún tiempo, pero junto con el Ministerio de Salud y en cooperación con los hospitales, estimo que progresará rápidamente”, dijo. “Soy muy optimista y espero que en los próximos seis meses veamos una vacuna ‘azul y blanca'”, añadió Panet, refiriéndose a una versión de fabricación nacional invocando los colores de la bandera de Israel.

El experto dijo que la vacuna israelí, a diferencia de la de Moderna, se basa en modelos de vacunas probadas, incluso para el Ébola. La versión israelí, que no es una vacuna de ARNm, tampoco tiene las desventajas potenciales asociadas con la versión de la empresa estadounidense, según aseguró Panet. “Si tuviera que apostar mis fichas por algún tipo de vacuna, la pondría en el Instituto de Investigación Biológica y no en el de Moderna”, sostuvo.

Netanyahu, al anunciar el acuerdo con Moderna, también había depositado sus esperanzas en una vacuna israelí. “El Estado de Israel ha firmado un acuerdo con Moderna que nos permitirá comprar vacunas. La compañía está avanzando en el desarrollo y afirma que pueden lograrlo a mediados del próximo año. Esperamos que tengan éxito, pero no tenemos ninguna garantía. Sin embargo, estamos interesados en recibir estas vacunas rápidamente cuando se desarrollen. Esto nos coloca en una muy buena posición a nivel mundial. Pero, por supuesto, continuaremos con nuestros esfuerzos aquí en el Estado de Israel, en el Instituto de Investigación Biológica de Israel, y esperamos que también se logren resultados allí”, añadió Netanyahu.

Un experto israelí también ha sugerido que los ciudadanos podrían recibir ambas vacunas, aunque advirtió que no había ninguna garantía de que la oferta fuera a eliminar efectivamente el virus. “Un escenario es que obtendremos la vacuna Moderna y luego la vacuna del Instituto Biológico”, dijo Cyrille Cohen, miembro de un comité asesor del Ministerio de Salud que se ocupa de las vacunas contra el coronavirus, a The Times of Israel en julio, señalando que hay precedentes de dar dos vacunas para la misma enfermedad, como la polio.

La Organización Mundial de la Salud ha identificado 42 “vacunas candidatas” en fase de ensayos clínicos, frente a las 11 que habían a mediados de junio. Diez de ellas se encuentran en la etapa más avanzada de la “fase 3”, en la que se prueba la eficacia de una vacuna a gran escala, generalmente decenas de miles de personas en varios continentes.

Se cree que Moderna, una colaboración germano-estadounidense entre BioNTech y Pfizer, varios laboratorios estatales chinos y un proyecto europeo dirigido por la Universidad de Oxford y AstraZeneca se encuentran entre los productores de vacunas más prometedores. Rusia ya ha registrado dos vacunas contra el COVID-19, incluso antes de que se completaran los ensayos clínicos.

Las autoridades sanitarias israelíes han dicho que están estudiando la vacuna rusa y tanto Netanyahu como el presidente ruso Vladimir Putin han dado su aprobación a la cooperación en este asunto.

A principios de este mes, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) dijo que necesitaría ver dos meses de datos de seguimiento después de la vacunación antes de dar la autorización de emergencia para su uso.

Seguir leyendo

Coronavirus

Coronavirus. Trajtenberg: “Estamos frente al agrandamiento de ‘las brechas’ entre las clases sociales”

Agencia AJN.- “Es algo desconocido para nosotros y se debe a que los jóvenes sufren en todos los aspectos”, explicó Manuel Trajtenberg, economista argentino de alto prestigio en Israel.

Publicado

el

Por

trajtenberg_manuel

Agencia AJN.- El economista argentino Manuel Trajtenberg, uno de los más prestigiosos de Israel, advirtió sobre “una verdadera lucha intergeneracional” generada por la crisis que trajo aparejada la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19 y las prolongadas restricciones a la circulación de la gente, que afectaron los ingresos de todos los sectores.

“Es algo desconocido para nosotros” y fue provocado por el agrandamiento de “las brechas” entre las clases sociales y los diferentes sectores de la sociedad, sumado a que “los jóvenes sufren en todos los aspectos”, explicó en una entrevista con el canal público Kan.

“Primero, perdieron sus puestos de trabajo en porcentajes mucho más altos” que el resto de la población económicamente activa israelí, y “segundo, al fin de cuentas, deberán pagar impuestos por las deudas” contraídas, amplió la esposa de Trajtenberg, Nadine Bodo.

“Por eso estoy muy preocupada por la generación joven”, reconoció.

Trachtenberg Boro

“En una crisis, todos se ven afectados”, pero “esta es muy especial” porque “los realmente damnificados son las personas de bajos ingresos y quienes no tienen propiedades”, añadió la ex vicegobernadora del Banco Central de Israel.

Superando las más graves previsiones económicas sobre los efectos de la pandemia del coronavirus, el PBI de Israel se desplomó en un 28,9 por ciento en el segundo trimestre de 2020 en comparación con el primer trimestre. Se trata de la peor recesión económica en 45 años, según una estimación oficial.

Las proyecciones de la Oficina Central de Estadísticas (CBS) también indicaron que el PBI israelí se redujo en un 7,8% en comparación con el segundo trimestre de 2019. El consumo privado se redujo en más de un 43%, debido a las medidas de bloqueo impuestas durante marzo y abril, y las importaciones disminuyeron en más de un 41% como resultado del virus, dijo la CBS.

La recesión marca la mayor contracción de la economía israelí desde al menos 1975, y posiblemente la mayor en toda su historia, según los informes de los medios de comunicación en hebreo.

Cuando el brote de coronavirus afectó a Israel, el país se vio sometido a un bloqueo a mediados de marzo que prácticamente paralizó la economía. El desempleo se disparó de alrededor del 5% al 26%, y para abril, más de un millón de israelíes estaban desempleados. Aunque la mayoría de las medidas de bloqueo se redujeron en los últimos meses, el desempleo es de más del 21%, según las cifras de los Servicios de Empleo de la semana pasada, con casi 882.000 personas sin trabajo.

El gobierno ha aprobado miles de millones en ayuda para las empresas y ha enviado cheques de estímulo a la mayoría de los israelíes en un esfuerzo por reactivar la economía.

A principios de este mes, el Ministerio de Finanzas dijo que podría tomar hasta cinco años para que la economía israelí se recupere completamente del shock que recibió durante la pandemia del coronavirus.

En su pronóstico para 2020-2023, el Ministerio ofreció dos caminos distintos que la economía podría tomar en los próximos años, uno en el que la pandemia está bajo control, lo que conduce a una mejora gradual de las circunstancias económicas de los israelíes, y otro en el que un aumento de las muertes por coronavirus requiere la reimposición de restricciones económicas, lo que obstaculiza la recuperación.

Si la pandemia se mantiene en gran medida bajo control, permitiendo la reactivación de la economía, el ministerio proyectó que el PIB se reducirá en un 5,9% en 2020, seguido de un crecimiento del 5,7% el año siguiente. En este escenario, el desempleo se mantendría en torno al 9,7% a finales de año, según las proyecciones.

Sin embargo, en caso de que la crisis de salud pública se agudizara y provocara un aumento de las restricciones económicas, el desempleo se elevaría al 15% a finales de año y el PIB se contraería un 7,2% en 2020 y sólo aumentaría un 2,2% en 2021.

En cualquiera de los casos, una recuperación económica completa probablemente tomaría alrededor de media década, y ciertamente no ocurrirá antes de 2023.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!