Seguinos en las redes

Cuba

Fidel Castro, el Estado de Israel y los judíos

AJN.- Luego de que el vicepresidente de la Comunidad Hebrea de Cuba, David Prinstein, le asegurara a la Agencia AJN que están “viviendo este momento con tristeza y dolor por la pérdida de un hombre que hizo victoria y que reconoció, siendo una figura como la que fue, al pueblo hebreo, el derecho del Estado de Israel y lo que pasó en la Shoá”, consideramos que es necesario manifestar que su relación respecto al pueblo judío y el Estado de Israel fue netamente influenciada por la realidad internacional que Cuba enfrentó en las casi seis décadas en que el líder de la Revolución Cubana gobernó su país.

Publicada

el

Fidel Castro, el Estado de Israel y los judíos

Por Eduardo Chernizki

Inicialmente, el gobierno de Fidel Castro provocó el éxodo forzado de los miembros de las clases acomodadas cubanas, entre las cuales había una importante cantidad de judíos. Se calcula que emigró el 80 por ciento de los 15.000 que vivían en la isla durante el gobierno de Batista, debiendo quedar en claro que no lo hicieron por disposiciones antisemitas sino por la implantación de un régimen comunista.

Foto: Fidel Castro junto a Ezer Weizman, ex presidente de Israel.

A la vez, es sabido que Fidel Castro sentía cierta admiración por el movimiento sionista socialista y sus líderes, lo que a partir del apoyo recibido de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y el enfrentamiento con los Estados Unidos, ubicó a Cuba y al Estado de Israel en lugares opuestos de las alianzas internacionales.

Integrante del Movimiento de los Países no Alineados (del Tercer Mundo), Cuba apoyó la Causa Palestina, a la vez que apoyaba a los países que luchaban por su independencia enfrentando a los estados colonialistas, pero sin romper las relaciones diplomáticas que mantenía con el Estado de Israel. Es un detalle no menor que luego de la Guerra de los Seis Días (junio de 1967) cuando la mayoría de los países del bloque soviético rompieron relaciones con el Estado judío, Cuba no lo hiciera.

Pero esta situación se modifica drásticamente en el último cuatrimestre de 1973 por la conjunción de dos situaciones que obligan a Fidel Castro a romper las relaciones diplomáticas con el Estado de Israel. Por un lado, poder seguir contando con la provisión que necesitaba de petróleo, pues debido al desarrollo de la Guerra de Iom Kipur, favorable al Estado de Israel luego de los primeros días de lucha, provocó la decisión de la OPEC (Organization of the Petroleum Exporting Countries – Organización de países exportadores de petróleo) de presionar a los países occidentales mediante la no entrega del vital combustible para que dejen de apoyar a Israel.

Por otro lado, Fidel Castro aspiraba a ser nombrado presidente del Movimiento de los Países no Alineados, integrado mayoritariamente por países que se decían neutrales en la denominada “Guerra Fría”, pero que tenían mayoritariamente una postura contraria a los Estados Unidos, y en consecuencia pro árabe-palestina y anti israelí. En septiembre de 1973 se lleva a cabo la IV Conferencia de este Movimiento en Argel, que emite varias resoluciones críticas al sionismo, al apartheid, al colonialismo todavía existente y al racismo, y también otras relacionadas con el imperialismo y el desarrollo de los países no alineados. Así, es evidente que no podía presidir ese foro un país que mantuviera relaciones diplomáticas con el Estado de Israel.

El cambio de postura que asume Castro tiene un punto de referencia incuestionable, ya que Cuba, en 1975, es uno de los países promotores de la resolución de las Naciones Unidas que equipara al sionismo con el racismo.

A partir de la caída del Muro de Berlín, el derrumbe de la URSS y los acuerdos de Oslo de 1992, se produce un cambio, que si bien en lo formal no se efectiviza ya que no se restablecen las relaciones diplomáticas, comienzan a llegar turistas israelíes a Cuba, se intensifica la aliá de judíos cubanos, empresas israelíes comienzas a operar en la Isla, en especial en temas relacionados con la agricultura. Todo este cambio se produce sin modificar sus críticas al Estado de Israel en relación con los palestinos, cuya causa Castro continúa defendiendo, pero también teniendo en cuenta que a partir del derrumbe de la URSS la dependencia económica de CUBA no desaparece, sino que cambia. Sus nuevos aliados estratégicos son Venezuela y la República Islámica de Irán, que son quienes le proveen el petróleo que el país necesita.

El cambio en la relación con el Estado de Israel también se nota con las instituciones de la comunidad judía, pues Castro acepta que organizaciones internacionales judías presten ayuda, lógicamente no desde los Estados Unidos, sino desde Canadá. También visita una de las sinagogas que oficialmente continuaba funcionando, permite actividades socioculturales comunitarias y en 2006 inaugura un monumento en homenaje a las víctimas del Holocausto, acto al que invita al Gran Rabino Meir Lau, que había sido hasta poco antes Gran Rabino Ashkenzí del Estado de Israel, y a Rafi Eitan, un israelí que ocupara cargos directivos en la seguridad israelí devenido en empresario.

Este hecho, en especial la invitación a Eitan, es muy criticado tanto por la izquierda internacional como por los movimientos fundamentalistas islámicos, a lo que sumado su reprobación al gobierno iraní por negar el Holocausto, pronunciada cuatro años después, provoca que grupos católicos de extrema derecha refloten el mito de que tanto Fidel como su hermano Raúl tienen ancestros judíos. Esto, de acuerdo a un trabajo genealógico de Luis López Pombo, publicado en “GaliciaDixital, Portal de Galicia” en 2005, es falso.

Por último, a partir de la reanudación de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, muchos analistas comenzaron a preguntarse si una de las consecuencias no sería que Cuba hiciera lo mismo con el Estado de Israel, lo que no ocurrió hasta el momento, en que luego de triunfo de Donald Trump nuevamente surgen dudas de cómo serán las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Dejá tu comentario

Argentina

Irán asegura que Latinoamérica «ama la Revolución Islámica» mientras países condenan a Hezbollah

Agencia AJN.- El presidente del Consejo Estratégico de Relaciones Exteriores, Seyed Kamal Jarazi, lo afirmó un mes después de que la Argentina calificara como «organización terrorista» a su ahijado ideológico y financiero y el mismo día que Paraguay hiciera lo propio y que circularan versiones de que Brasil lo consideraría. Añadió que varios países apoyan su discurso extremista, en alusión a Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia.

Publicado

el

Por

Jarazi Seyed Kamal

Agencia AJN.- Un mes después de que la Argentina calificara como «organización terrorista» a su ahijado ideológico y financiero, Hezbollah, y el mismo día que Paraguay hiciera lo propio y que circularan versiones de que Brasil lo consideraría, el presidente del Consejo Estratégico de Relaciones Exteriores de Irán aseguró que en Latinoamérica «aman la Revolución Islámica».

Seyed Kamal Jarazi (foto) añadió que varios países apoyan su discurso extremista, en alusión a Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia.

Por el contrario, la Justicia argentina adjudica a a las autoridades de entonces del régimen de Teherán la autoría intelectual de los atentados a la Embajada de Israel y la AMIA, que en 1992 y 1994 provocaron más de un centenar de muertos en Buenos Aires.

El importante funcionario persa también destacó la importancia geopolítica del idioma español, ya que “los hispanohablantes cuentan con la segunda mayor población del mundo, detrás de China: hay 500 millones y casi el 60 por ciento» de la región, además de unos 46 millones que viven en los Estados Unidos, donde siete de cada diez habitantes lo hablan.

Sin embargo, su pretensión empática fue dejada de lado cuando se refirió al acuerdo nuclear entre Teherán y las potencias atómicas: “Si los europeos cumplen con sus obligaciones, no tomaremos otras medidas, pero si no lo hacen, hay varias opciones”.

CGG

Seguir leyendo

Cuba

Por primera vez, un científico israelí se presenta en conferencia en Cuba

Agencia AJN.- La conferencia fue organizada por la Agencia de Medio Ambiente de Cuba y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente conjuntamente con otras organizaciones.

Publicado

el

Por

cuba

Agencia AJN.- En la duodécima conferencia internacional sobre el medio ambiente celebrada en Cuba la semana pasada, Cubambiente 2019, el Fondo Nacional Judío Keren Kayemet L’Israel (KKL-JNF) participó junto a más de 1,400 delegados de más de treinta países de todo el mundo, lo que marcó la primera vez que un científico israelí se presenta en una conferencia internacional realizada en ese país.

La conferencia fue organizada por la Agencia de Medio Ambiente de Cuba y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente conjuntamente con otras organizaciones, y trató temas relacionados con el medio ambiente y el cambio climático, promoviendo la cooperación entre países, el intercambio de conocimientos y prácticas sostenibles. Además se presentaron oportunidades para la economía, crecimiento y protección del medio ambiente.

La delegación de KKL-JNF de Israel organizó una presentación dirigida por el doctor Doron Markel, científico Jefe de KKL-JNF, sobre desarrollos sustentables en la forestación y herramientas de proyectos de agua a gran escala para adaptarse a los efectos del cambio climático en Israel y Medio Oriente.

Durante su discurso ante los participantes de la conferencia, Markel dijo: «Los efectos del cambio climático se pueden ver en Medio Oriente con inviernos más secos y veranos más calurosos”.

“En Israel, -continuó- el KKL-JNF lleva a cabo adaptaciones al cambio climático en el campo de Forestación para combatir la propagación de la desertificación”.

En este contexto, el científico sostuvo que “el tema del agua requiere un plan estratégico para transferir agua desalinizada a áreas desconectadas de la región y salmuera de desalinización al Mar Muerto”. “La escasez de agua es un problema creciente en el Medio Oriente y ayudar a nuestros vecinos de hoy puede ayudar a crear un mañana mejor y más seguro para todos nosotros», señaló.

kklm

Entre la delegación de KKL-JNF se encontraban el CEO Amnon Ben-Ami, el Vicepresidente de KKL-JNF Hernán Felman, el Vicepresidente Zeev Noiman y el Director del Departamento de América Latina Ariel Goldewicht.

El vicepresidente de KKL-JNF, Hernán Felman, dijo: «Durante más de 118 años, KK-JNF ha desarrollado la tierra de Israel para un futuro sostenible y ha apoyado la educación sionista y ambiental”.

“Desde su creación, el KKL-JNF lideró un proyecto forestal sin precedentes que transformó una tierra desolada en un país verde floreciente con más de 240 millones de árboles. Hoy, lideramos la búsqueda de un Israel más ambiental y nos enfocamos en seis áreas de acción que incluyen agua, forestación, educación, desarrollo comunitario, turismo, recreación, investigación y desarrollo», enfatizó, según consignó The Jerusalem Post en su sitio Web.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!