Seguinos en las redes

Opinión

Opinión: ¿La proliferación del coronavirus en Israel es culpa de los judíos ultraortodoxos?

Publicada

el

haredi

Por WALTER BINGHAM*

Mi trabajo como periodista es mencionar y discutir preguntas que a los israelíes les interesan. Por lo tanto, he elegido saltar al fondo y examinar uno de los temas más controvertidos de la actualidad.

Nunca en mi larga memoria se han escrito tantas columnas en nuestros periódicos, y múltiples segmentos dedicados en nuestros canales de radio y televisión, al estilo de vida de los miembros ultraortodoxos de nuestra población. Los medios han comentado sobre las familias numerosas, la higiene, los estudios extensos de la Torá en yeshivot (escuelas), sus lugares de culto y las rutinas generales. Eso no debería sorprendernos. Después de todo, vivimos en un Estado judío.

Sin embargo, todo eso no se presenta como una historia educativa de interés humano, sino más bien como una oportunidad para burlarse del 12% de la población de Israel por aquellos que, aunque también son judíos, están en diversos grados eliminados de la observancia práctica regular. En realidad, los judíos ultraortodoxos podrían criticar de manera similar a sus denunciantes, si no fuera por la prohibición de la Torá de hablar en vano.

Entonces, ¿por qué este aparente desprecio por los judíos con abrigos negros y sombreros?

Es lamentable que la generalización del público asalte a todos los judíos de saco y sombrero negro del mismo modo, acusándolos de burlar las instrucciones del Ministerio de Salud de quedarse en casa, cerrar lugares de culto y baños rituales para hombres, mantener distanciamiento social y restringir funerales y circuncisiones a 10 personas.

La aparición repentina y la rápida propagación del coronavirus y su peligro para la vida nos ha puesto a todos en un estado de ansiedad. Los expertos están buscando su origen. Los ultraortodoxos lo atribuyen a una falta general de observancia de la Torá.

Según la Oficina Central de Estadísticas, el número de judíos ultraortodoxos en Israel en 2019 se estimó en aproximadamente un millón. Se sabe que solo varias sectas pequeñas y muy unidas, si puede usarse ese término, están evadiendo las instrucciones.

Es por eso que entre los judíos debemos ampliar la definición de “nosotros” y reducir la definición de “ellos”.

*Sobreviviente del nazismo y veterano de la Segunda Guerra Mundial. Publicado en Jerusalem Post.

Opinión

El modelo sueco, el centro del debate para adaptarse a la pandemia. Por Thomas Friedman*

Agencia AJN.- La principal pregunta que debemos responder ante el fin de los confinamientos es esta: ¿Vamos a adaptarnos al coronavirus, por diseño, como intenta hacerlo Suecia, o vamos a avanzar en el mismo sentido que Suecia, por default desordenado, o simplemente vamos a decir “al diablo con el confinamiento” y cada cuál hará lo que quiera?

Publicado

el

Por

merlin_171831639_c7663cc5-6480-423e-bab6-75deb11cf424-jumbo (1)

Agencia AJN (Por Thomas Friedman, para The New York Times).- El presidente norteamericano Donald Trump suele describir la pandemia como nuestra “guerra” contra un “enemigo invisible”, el coronavirus . Esa metáfora de guerra es equivocada y conduce al error.

Las guerras las pelean y ganan los humanos. Así fue que los norteamericanos movilizamos más tropas que los nazis y los japoneses para ganar la Segunda Guerra Mundial, y que invertimos e innovamos más que los soviéticos para ganar la Guerra Fría. Pero cuando uno enfrenta un desafío de la Madre Naturaleza -como un virus o el cambio climático-, el objetivo no es vencerla. Nadie puede, porque la naturaleza es química, biología y física, nada más. Así que el objetivo es adaptarse .

La Madre Naturaleza no recompensa ni a los más fuertes ni a los más inteligentes, sino a las especies que mejor se adaptan y que evolucionan modificando su química, su biología y su física, para prosperar sin importar los peligros que la naturaleza les ponga enfrente.

Por eso creo que la principal pregunta que debemos responder ante el fin de los confinamientos es esta: ¿Vamos a adaptarnos al coronavirus, por diseño, como intenta hacerlo Suecia, o vamos a avanzar en el mismo sentido que Suecia, por default desordenado, o simplemente vamos a decir “al carajo con el confinamiento” y cada cuál hará lo que quiera?

En caso de que no se hayan enterado, Suecia abordó la pandemia con un enfoque drásticamente distinto al resto: básicamente, optó por la estrategia de la “inmunidad de rebaño” a través de la exposición al virus.

Según esa estrategia, la mayoría de las personas menores de 65 años que se infectan -y si no tienen graves enfermedades preexistentes-, atravesarán la enfermedad como una gripe común o sin síntoma alguno, confiando en que los que se enfermen y necesiten ser hospitalizados o internados en terapia intensiva sean menos que el número de camas disponibles.

Así que después de haber hecho todo lo posible por proteger y confinar a los mayores de 65 años y a quienes tenían enfermedades preexistentes -sobre todo cardiopatías, diabetes y problemas pulmonares- y de dejar que el resto de la población circule, se exponga al contagio y quede inmunizada de manera natural, cuando el 60% de la población haya pasado por eso, se habrá conseguido la inmunidad de rebaño y la transmisión del virus habrá quedado bloqueada . Esta hipótesis presume, al igual que la mayoría de los expertos, que exponerse al virus nos inmuniza durante cierto período.

Después de todo, podría decirse que el objetivo siempre es la inmunidad de rebaño, ya sea por vacunación o por inmunización natural de una parte suficiente de la población. Y esas son las únicas maneras de lograrla.

La ventaja de la estrategia de Suecia -si sale bien- es que la economía no queda tan golpeada por la cuarentena . Es diferente de la estrategia de contención del virus que se aplica en este momento en muchas ciudades de Estados Unidos y del mundo, donde la mayoría de la población, cuando acabe la cuarentena, no habrá desarrollado inmunidad y casi todos seguirán siendo vulnerables al virus y a la segunda ola de contagios, cuando pase el verano y llegue el otoño en el hemisferio norte.

Piensen en el problema que habría sido para Nueva York . Los hospitales habrían quedado desbordados por el aluvión de pacientes, así que el confinamiento de millones de personas seguramente salvó muchas vidas. Pero fue a costa del derrumbe económico y la pérdida de empleos, con poco avance hacia la inmunidad de rebaño, y con la perspectiva de que el virus regrese ferozmente no bien se levanten las cuarentenas, a menos que el nivel de testeos, rastreos y confinamiento de los infectados se cumpla a niveles chinos. E incluso así podría fallar.

Ahora piensen en Estocolmo. Anders Tegnell, epidemiólogo en jefe de la Agencia de Salud Pública de Suecia -máximo funcionario del país en materia de infectocontagiosas y arquitecto de la respuesta sueca ante el virus- dijo en una entrevista publicada el martes en USA Today : “Creemos que hasta un 25% de la población de Estocolmo estuvo expuesto al virus y ahora son posiblemente inmunes. Un reciente sondeo en un hospital de Estocolmo reveló que el 27% de su personal de salud ya es inmune . Creemos que la mayoría de ellos se inmunizó por transmisión social, y no en el lugar de trabajo. En cuestión de semanas podríamos alcanzar la inmunidad de rebaño en Estocolmo “.

Tegnell explica que Suecia no está permitiendo alegremente que todos los suecos se contagien para lograr inmunidad, sino que sigue una estrategia planificada, como la forma más sustentable de atravesar la pandemia . Así que las universidades y escuelas secundarias están cerradas, pero los jardines de infantes y escuelas primarias siguen abiertos, al igual que muchos restaurantes, negocios y empresas.

Pero el gobierno también recomendó medidas de distanciamiento social, que la gente está cumpliendo, alentó el teletrabajo y desalentó cualquier viaje no esencial. Lo que es más importante aún, el gobierno sueco instó a los mayores de 70 a no salir de sus casas y prohibió las reuniones de mas de 50 personas y las visitas a los geriátricos .

El resultado hasta el momento, dice Tegnell, fue el lento desarrollo de la inmunidad de rebaño entre los menos vulnerables, evitando al mismo tiempo el desempleo masivo y la sobrecarga del sistema sanitario.

El costo, sin embargo, fue altísimo. Como señala USA Today : “Suecia tiene 10 millones de habitantes, casi el doble que sus vecinos escandinavos cercanos. Hasta el 28 de abril, el número de muertos por Covid-19 en Suecia eran 2274, el quíntuple que Dinamarca y 11 veces más que Noruega . Y los ancianos muertos en geriátricos representan más de un tercio del total de fallecidos.

En cuanto a los expertos que advierten que no hay pruebas concluyentes de que la presencia de anticuerpos en quienes ya tuvieron Covid-19 les confiera inmunidad ante el recontagio, Tegnell dijo que esa idea, por lo tanto, desautorizaría el argumento sobre la necesidad de desarrollar una vacuna. “Si no es posible inmunizar a la población, ¿por qué pensar que una vacuna nos va a proteger?”

Y concluyó diciendo: “Ahora muchos países están empezando a entender el método de Suecia. Abren las escuelas, tratan de encontrar una estrategia de reapertura. Es una cuestión de sustentabilidad. Tenemos que aplicar medidas que sean sostenibles a largo plazo, y no durante un par de semanas o meses.”

La cruda verdad es la siguiente: hay diversas y endiabladas maneras de adaptarse a la pandemia y de salvar vidas y fuentes de sustento al mismo tiempo. Comento el caso de Suecia no porque piense que encontraron un mágico equilibrio -es demasiado pronto para saberlo-, sino porque pienso que deberíamos debatir las distintas maneras y costos de adaptarnos y desarrollar inmunidad.

*periodista y escritor estadounidense, tres veces ganador del Premio Pulitzer.

Nota original: The New York Times
Traducción: La Nación, Jaime Arrambide

Seguir leyendo

Opinión

Opinión. La razón más importante para asociarse con Israel es la bíblica

Publicado

el

Por

hoduras

Por Miguel Muñoz Valeriano*

Asociarse a Israel es crucial para que un país sea bendecido de manera particular por Dios. Mi corazón se conmueve a la luz de las implicaciones bíblicas acerca de la necesidad de apoyar apasionadamente a Israel.

La historia muestra, en un sentido de “siembra y cosecha”, que las naciones pueden prosperar maravillosamente si una base cultural proviene de todo lo que Israel ha proporcionado históricamente en relación con la verdad bíblica. Como nación podemos tomar prestado efectivamente del Israel histórico. No hay duda de que las verdades bíblicas del Israel histórico proporcionan los amarres culturales para una nueva e histórica Honduras. En resumen, podría llamarse a esto la unión filosófica con Israel.

En otro sentido, La Palabra de Dios contiene una promesa clara y absoluta en relación con el Pacto Abrahámico de Génesis 12:3a: “Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan…” La historia traza vívidamente esta verdad. Ya sea que haya sido bendecido por apoyar a Israel, o exponerse a maldición por intentar destruirlo. Una cosa es segura: este pueblo y este país son muy especiales, separados por Dios de todos los demás. Ningún otro país se compara.

Dada la reciente apertura de la oficina diplomática de Honduras en Jerusalén, como extensión de su Embajada ubicada actualmente en las cercanías de Tel Aviv, pensé que este sería un buen momento para proporcionar una introducción bíblica de por qué usted y nuestra nación deberíamos asociarnos con el Estado de Israel, sus instituciones y con el pueblo judío en particular.

En 1948 Israel se convirtió en una nación cuando 160 países lo reconocieron. Honduras, sin embargo, bajo el gobierno del Gral. Tiburcio Carías Andino y el Dr. Plutarco Muñoz como presidente del Congreso Nacional de la República, se abstuvo de votar a su favor en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Setenta y un años después, con el reconocimiento público de Jerusalén como capital de Israel que hiciera el Presidente Juan Orlando Hernández, y su posterior decisión diplomática de abrir una oficina de cooperación y comercio en Jerusalén, se puede decir que de alguna manera Honduras busca “revertir” aquella abstención y convertirla en un “voto de respaldo” al Estado de Israel.

¿Por qué lo habría hecho? Sin duda habrá tenido que considerar todo aspecto político, social y comercial, escuchando a diversos sectores, y adoptando convicciones y posiciones al respecto. En este contexto, la Confraternidad Evangélica de Honduras por muchos años y con varios gobiernos había venido planteado su posición bíblico-teológica sobre el reconocimiento de Jerusalén, apoyo al pueblo judío y lucha contra el antisemitismo. El Presidente Hernández y la Primera Dama han escuchado la petición de la gran mayoría de los cristianos evangélicos del país sobre el Estado de Israel y su pueblo.

¿Debe Honduras asociarse a Israel? La razón más importante por la cual un país o estado debería asociarse a Israel no es la económica, ni la social, ni la política –éstas sin duda son objeto de beneficio, pero no causa o razón. La razón más importante para asociarse con Israel es la bíblica. Lo que sigue es un estudio original de Capitol Ministries (el cual he traducido, adaptado y contextualizado) sobre tres capítulos bíblicos principales, que cuando se analizan juntos exclaman por qué cada gobernante, legislador, líder gubernamental, empresario, líder social, ciudadano y ser humano debería hacerse amigo de Israel. Esos tres capítulos son Génesis 12, Romanos 11 y Apocalipsis 7 y son los principales impulsores de convicción con respecto al apoyo inquebrantable a Israel.

GÉNESIS 12
En Génesis 12: 1-2 Dios hace un pacto con Abram. Pero antes de examinar eso con cierto detalle, es importante entender todo el Génesis. Hay dos divisiones principales en el libro, cada una con 4 subpuntos. La primera parte (1-11) trata sobre los comienzos: la creación, la caída, el diluvio y la dispersión. La segunda parte (12-50) del libro trata de los Patriarcas: Abraham, Isaac, Jacob y José. Es al inicio de la segunda parte, donde Dios elige a un hombre a partir del cual generará una familia, una tribu y luego una nación entera: la nación de Israel, una nación distintiva según lo describe Dios mismo en Éxodo 19: 6 y Deuteronomio 7:6-8

“Ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y un pueblo santo.”

Hay tres promesas unilaterales que Dios hace con Abram: una tierra, una descendencia y una bendición, como se evidencia en este pasaje (12: 1-2).

Pero el Señor le había dicho a Abrán: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Yo haré de ti una nación grande. Te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.

Aquí es donde comienza el caso de ser pro-Israel. Es digno de mención aquí la promesa de Dios de una tierra que se conoce como la tierra de Canaán. Nuevamente, la promesa de una tierra es crítica para el estudio que sigue porque en el siguiente versículo (citado anteriormente en el prólogo) (12: 3) Dios declara las consecuencias de no ser un aliado de su pueblo y su tierra:

Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan; y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.

Este pasaje a primera vista parece bastante sencillo, excepto por esto. ¿Las promesas que Dios hizo a Israel se “evaporan” para siempre debido a su rechazo del Mesías, Jesucristo? Hay algunos evangélicos hoy que responderían afirmativamente. Razonan que, debido al rechazo de Israel a Jesús, Dios la ha reemplazado con la Iglesia. Esto se llama Teología de Reemplazo y viene en muchas versiones. La Teología del Reemplazo afirma que los pactos aquí hechos a Israel son nulos e inválidos y espiritualmente se acumulan para la Iglesia en el Nuevo Pacto del Nuevo Testamento, y se cumplen más en un sentido espiritual de comprensión que físico.

Hay muchos pasajes que se encuentran en toda la Biblia que indican que Dios no ha terminado para siempre con Israel. Observe, para empezar, los siguientes pasajes en Génesis que usan palabras como “descendencia”, “para siempre” y “eterno” al describir la naturaleza de la promesa de la tierra. Primer aviso Génesis 12: 7:

Y el Señor se le apareció a Abrán, y le dijo:

«A tu descendencia le daré esta tierra.»

Y él edificó allí un altar al Señor, que se le había aparecido.

No hay un calificador o limitación relativa a la comprensión del significado de Dios de “descendencia” en el pasaje anterior. Lo mismo es cierto en 13:15 con respecto a territorio. Observe la palabra “para siempre”:

Toda la tierra que ves, te la daré a ti y a tu descendencia para siempre.

El 17: 7 entrena tus ojos en el “pacto perpetuo”:

Estableceré mi pacto contigo y con tus descendientes. Será un pacto perpetuo, y yo seré tu Dios y el de tu descendencia.

El derecho de Israel a aferrarse a la tierra se declara en 17:8

A ti y a tu descendencia les daré toda la tierra donde ahora habitas, la tierra de Canaán, como herencia perpetua, y yo seré el Dios de ellos.

En resumen, el primer punto del esquema es que no hay limitación o calificación para la promesa de Dios en relación con la tierra que Dios le dará a su pueblo Israel. Ningún pasaje de las Escrituras dice que “todas las promesas se cancelan para siempre si Mi pueblo rechaza Mi Mesías venidero … porque si lo haces, espiritualizaré estas promesas para siempre y las daré a la Iglesia”. Lo que estoy insinuando es esto: El caso para apoyar Israel hoy está basado sobre la inmutabilidad del Pacto Abrahámico.

SI LAS PROMESAS ABRAHÁMICAS ESTUVIERAN ANULADAS HOY, ENTONCES LA TEOLOGÍA DEL REMPLAZO SERÍA CORRECTA PARA DESMOTIVAR QUE HONDURAS APOYE A ISRAEL. ¡PERO ESTÁN VIGENTES!

Si el rechazo de Jesús anula el Pacto Abrahámico de Génesis 12, entonces es lógico que Israel no tenga futuro en la economía de Dios. Si Dios ha terminado con Israel, ¿por qué los demás no deberían hacerlo también? La verdad es que Dios no ha reemplazado a Israel para siempre con la Iglesia, y que tiene un gran plan futuro por delante para Israel; Sus promesas a Israel no se anulan, como se verá en estos pasajes del Nuevo Testamento.

ROMANOS 11
Este es un pasaje tremendamente informativo a la luz del tema. En el contexto de la epístola de Pablo a la Iglesia de los Gentiles en Roma, inserta lo que comúnmente se conoce como los capítulos entre paréntesis del 9 al 11 en su larga carta. Estos tres capítulos revelan el plan de Dios para Israel. Ellos deben leerse como un todo para capturar el impacto total, pero una vez dicho esto, he copiado algunas de las partes pertinentes para subrayar el punto: Dios tiene un futuro brillante para Israel.

Por lo tanto, pregunto: ¿Acaso Dios desechó a su pueblo? ¡De ninguna manera! Porque también yo soy israelita, descendiente de Abrahán y de la tribu de Benjamín. Dios no desechó a su pueblo, al cual conoció desde un principio… Pregunto entonces: «¿Será que los de Israel tropezaron para caer?» ¡De ninguna manera! (Romanos 11:1-2, 11a)

En el gran plan de Dios, ha desviado temporalmente a su pueblo elegido. Lo hizo justo después de que rechazaran a su Mesías (cf. Mateo 27:51). Este pasaje deja en claro que ser desviado o haber tropezado gravemente debe distinguirse de haber sido rechazado o caído. Durante este período, Dios está “injertando” a los gentiles (cf. Ef. 2: 12-13). Note esa idea de nuestro pasaje:

Más bien, su transgresión redundó en la salvación de los no judíos, para que los israelitas se pongan celosos. Pues si su transgresión ha enriquecido al mundo, y su fracaso ha enriquecido a los no judíos, ¡mucho más será lo que logre su plena restauración! (11b-12)

Dios bendecirá enormemente a Israel en el futuro, cuando cumpla las promesas de su pacto. Pablo continúa en su razonamiento a los gentiles en Roma, llamando metafóricamente a los gentiles una rama de olivo silvestre injertada en el tronco.

Si la primera parte de la masa es santa, también lo es la masa restante; y si la raíz es santa, también lo son las ramas. Si algunas de las ramas fueron cortadas, y tú, que eras un olivo silvestre, fuiste injertado en su lugar y has venido a participar de la raíz y de la rica savia del olivo. (vrs. 16-17)

Esta es una gran imagen de palabras. Hablando más sobre los corazones endurecidos de Israel, un pueblo que previamente rechazó a Jesús, aún le queda mucha esperanza…

Y aun ellos pueden ser injertados, si no permanecen en su incredulidad, pues Dios es poderoso para volver a injertarlos. Porque si tú, que por naturaleza eras un olivo silvestre, contra la naturaleza fuiste cortado e injertado en el buen olivo, ¡con más razón éstos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo! (vrs. 23-24)

Parafraseando al Dr. Charles Ryrie, profesor principal en el Seminario Teológico de Dallas (un teólogo con una hermenéutica consistente), Israel se ha desviado mientras Dios se reúne en los gentiles. Sin embargo, al final de los tiempos, Dios volverá a encaminar a Israel, uniéndose al ahora mucho más grande tren celestial. Según el apóstol Pablo, durante este período de la historia bíblica, los corazones de Israel están, en su mayor parte, endurecidos:

Hermanos, no quiero que ignoren este misterio, para que no se vuelvan arrogantes. Parte de Israel se ha endurecido, y esto será así hasta que se haya incorporado la totalidad de los no judíos; y después de eso todo Israel será salvo. Como está escrito:

«El Libertador vendrá de Sión,

y apartará de Jacob la impiedad.

Y éste será mi pacto con ellos,

cuando yo quite sus pecados.»

Así que, en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de ustedes; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de sus antepasados. Porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables. (vrs. 25-29)

Sí, actualmente Israel rechaza el Evangelio, pero por el bien de sus patriarcas Dios honrará a Israel en el futuro cuando ellos también vendrán a Cristo en masa. Dios está siempre atento a Sus promesas irrevocables; después de todo, Él es inmutable en su carácter.

En un momento futuro [Mateo 24:36] después de que Dios le devuelva a Israel su tierra, Él cambiará sus corazones hacia Jesús; Esto es evidente en el pasaje claro y poderoso de Ezequiel 36: 24-36:

Yo los recogeré de todas las naciones y países, y los traeré de vuelta a su tierra. Esparciré agua limpia sobre ustedes, y ustedes quedarán limpios de todas sus impurezas, pues los limpiaré de todos sus ídolos. Les daré un corazón nuevo, y pondré en ustedes un espíritu nuevo; les quitaré el corazón de piedra que ahora tienen, y les daré un corazón sensible.

Partiendo de este pasaje, no debe haber ninguna duda: Dios no ha terminado con Israel. Antes de examinar el cumplimiento de estas promesas en el libro profético de Apocalipsis, es importante enfatizar que Romanos 7 y Ezequiel 36 descuentan aquí para siempre la Teología de Reemplazo. Es evidente aquí que Dios será fiel a su propio pacto unilateral de Génesis 12. Por lo tanto, es lógico pensar que su pacto bidireccional “si-entonces” de 12: 3 también permanece inmutable. Es decir: la promesa de bendecir o maldecir a quienes bendicen o maldicen a Israel permanece intacta hoy, lo que más que insinúa e informa, grita en voz alta, sobre lo que la política exterior hondureña debería ser con relación a Israel.

APOCALIPSIS 7
Este pasaje de la Escritura revela que habrá 144,000 evangelistas judíos que anunciarán la Segunda Venida del Mesías. ¡Qué gran cambio enorme ocurrirá en Israel entre ahora y entonces! En este momento, los corazones endurecidos descriptivos de Israel en Romanos 11 y Ezequiel 36 están obviamente ausentes:

Pude oír que el número de los que fueron sellados era de ciento cuarenta y cuatro mil, tomados de entre todas las tribus de los hijos de Israel… (Ap. 7:4)

Varios pasajes hablan del renacimiento de Israel y su herencia de Jerusalén en conjunción con la Segunda Venida del Mesías. Estos pasajes importantes incluyen Zacarías 12:10; Salmos 132: 13-14; 2 Crónicas 12: 13b; 33: 4 y 7b; 1 Crónicas 23:25; 1 Reyes 11: 36b y 2 Reyes 21: 7b. El significado simple de estos textos indica que Israel no solo volverá a heredar la tierra, sino que su corazón habrá cambiado y el Mesías venidero bendecirá a toda la tierra mientras Él reina en perfecta majestad desde Jerusalén como Rey de Reyes y Señor de Señores.

Una avalancha de personas depositará su fe en el Mesías durante estos últimos tiempos (cf. Mateo 24:14).

Después de esto vi aparecer una gran multitud compuesta de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. Era imposible saber su número. Estaban de pie ante el trono, en presencia del Cordero, y vestían ropas blancas; en sus manos llevaban ramas de palma. (v. 9)

La salvación es el tema principal debido a la efectividad de los 144,000 evangelistas judíos en todo el mundo:

y a grandes voces gritaban: «La salvación proviene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero.» Todos los ángeles estaban de pie, alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes, y delante del trono inclinaron el rostro y adoraron a Dios. Decían: «¡Amén! A nuestro Dios sean dadas la bendición y la gloria, la sabiduría y la acción de gracias, y la honra, el poder y la fortaleza, por los siglos de los siglos. ¡Amén!» (vrs. 10-12)

¡Qué escena tan gloriosa! Lo que sigue es el Reino Milenario de la cultura judía de 1000 años, donde Jesús reinará sobre toda la tierra desde Jerusalén, ¡en donde en el Pacto Abrahámico se cumplirá literal y finalmente!

CONCLUSIÓN
Dado que Dios no ha terminado con Israel, y dado que Dios tiene un gran plan futuro para Israel, es lógico, basado en el temor saludable que todos deben poseer en relación con Génesis 12: 3, que todas las personas y todas las naciones deben estar seguras del lado de Israel ¡Amén!

*director de la Oficina de Comercio y Cooperación de Honduras en Jerusalem

Fuente: http://www.miguelmunoz.info/

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!