Seguinos en las redes

Uruguay

Una estrategia de salida de la crisis climática: el aporte israelí. Por Yoed Magen*

Agencia AJN.- En los últimos años Israel se está convirtiendo en un líder mundial en innovación climática y tendrá un rol clave para posicionarse como proveedor de soluciones globales.

Publicada

el

yoed-magen

Agencia AJN (Por Yoed Magen/El Observador).- En los últimos meses el mundo entero ha estado lidiando con la pandemia del coronavirus. Esta crisis representa uno de los mayores desafíos de la humanidad en décadas. Y, sin embargo, después de un tiempo relativamente corto, caracterizado por la incertidumbre, es probable que pronto tengamos una vacuna o solución médica que nos permita convivir con ese virus. Pero a la vuelta de la esquina nos espera un desafío global, más significativo y que está lejos de ser resuelto, que podría tener un impacto devastador sobre nuestro futuro: el cambio climático.

La crisis del coronavirus, por más desafiante que parezca, tiene un alcance limitado en comparación con la crisis que se prevé que cause el cambio climático. La manera en que los países se enfrentaron con el Covid-19 nos deja algunas lecciones importantes, la más notable es que cuando la humanidad se siente bajo una amenaza real y tangible los países actúan y rápido. Esto es precisamente lo que se requiere ahora para enfrentar la alarmante crisis climática.

La época de la pandemia se ha caracterizado por una cooperación internacional rara vez vista antes. Esta buena voluntad debe ser aprovechada para ahora forjar políticas globales sostenibles para detener el cambio climático. En los próximos años se espera que, a raíz de la actual crisis, la economía se torne más amigable con el medio ambiente.

El discurso público está inundado de llamados a la acción, protestas, objetivos a largo plazo y debates agotadores en los comités de acción climática, pero paradójicamente las soluciones prácticas permanecen ausentes. Estas soluciones son críticas para la escasez de lluvias y para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, al igual que para adaptarse al cambio climático y sus implicaciones.

En los últimos años Israel se está convirtiendo en un líder mundial en innovación climática y tendrá un rol clave para posicionarse como proveedor de soluciones globales. Su ubicación al borde del desierto, las circunstancias que rodearon su creación, así como la capacidad innovadora y emprendedora, sumado a su creatividad, se han combinado para desarrollar un número ilimitado de soluciones en el campo ambiental.

La agricultura israelí, de renombre mundial, puede brindar algunas soluciones para enfrentar la escasez de alimentos y agua, así como los procesos de desertificación. La agricultura de precisión, el desarrollo de cepas resistentes a enfermedades de los cultivos, el uso de agua salada y muchos más, son excelentes ejemplos de cómo puede la innovación israelí contribuir con la solución.

Playa Tel Aviv

El Centro Volcani, el instituto de investigación agrícola de Israel, desarrolló un método que minimiza la pérdida de granos en almacenes de “Silo” a sólo 0.5%. A nivel mundial, se pierde un porcentaje muy alto de semillas almacenadas debido a enfermedades, moho e insectos. Imagínense cuántas emisiones de gas de efecto invernadero y tierras agrícolas podrían haberse ahorrado si la pérdida de granos se redujera a estos números.

El agua es otra área donde Israel lidera a escala mundial. Nuestro país recicla casi el 90% de su agua residual y la reutiliza en la agricultura. Piensen en las emisiones de gases de efecto invernadero, la contaminación ambiental y la destrucción del ecosistema que podrían haberse evitado si otros países reciclaran a este ritmo.

Israel lidera el camino de reforestación de áreas semiáridas. Más de cien años de experiencia le han aportado conocimientos invaluables sobre cómo plantar bosques y preservarlos en regiones con poca precipitación. En momentos en que el mundo está considerando programas de plantación de árboles a gran escala, como un método para mitigar las implicaciones de la crisis, este pequeño país tiene mucho para ofrecer.

Israel también posee tecnologías avanzadas y una amplia experiencia en el campo de las energías renovables. La compañía Eco Wave Power ganó un premio en la conferencia climática de Madrid el año pasado al desarrollar una tecnología que permite producir energía a partir de las olas del mar.

Dichas prácticas y tecnologías deberían formar parte de una política global que apunte a enfrentar la crisis climática.

El mundo tiene que aprovechar las lecciones aprendidas de la crisis del Covid-19, para consolidar hoy una estrategia de salida que enfrente al cambio climático. Hay momentos en la historia en que se nos presenta la oportunidad de actuar para mejorar la vida de nuestros pueblos. La crisis climática es uno de esos momentos.

*Embajador de Israel en la República Oriental del Uruguay.

Dejá tu comentario

Uruguay

Reporte: Israel ofreció lanchas Shaldag a Uruguay

Agencia AJN.- Haciendo eco de reportes latinoamericanos, el portal especializado Israeldefense informó de contactos entre ambos países para renovar parte de la flota marítima.

Publicado

el

Por

640px-ShaldagMK5 (1)

Agencia AJN.- El sitio Web Defensa publicó un informe en el que señala que el embajador de Israel en Uruguay, Ioad Magen, se reunió la semana pasada con el jefe del Ejército uruguayo Jorge Wilson.

En el encuentro el diplomático israelí le dio a conocer el suministro continuo y abundante de armamento marítimo israelí a diferentes países de América Latina como México, Chile, Argentina, Guatemala, Ecuador y Honduras con el lanzamiento de la serie de lanchas OPV 62, con un peso de 500 toneladas, provistas de armamento de Refael.

El portal señala que Argentina está considerando la posibilidad de adquirir cuatro lanchas Shaldag, de 72 toneladas, equipadas con misiles Typhoon de Refael y dos cañones de 50 mm, que cuentan con posibilidad de operarlos de forma remota.

Fuentes no oficiales en Uruguay citadas en el informe no niegan la posibilidad de que el país sudamericano haya recibido la oferta de cambiar tres lanchas Saar 4.5, también israelíes, por la versión Saar 6.

Las fuentes agregan que el ejército uruguayo, que tiene recursos limitados para comprar productos navales, está aprendiendo cómo adoptar los procesos de mantenimiento y mantenimiento aplicados por la Armada argentina.

Seguir leyendo

Uruguay

Uruguay. Embajador israelí pronosticó “un horizonte muy positivo” en la relación bilateral

Agencia AJN.- Yoed Magen prevé una importante “cooperación técnica, comercial y tecnológica” entre ambos países. Además se refirió a su pasión por la fotografía y relató su experiencia de nadar entre tiburones.

Publicado

el

Por

uru

Agencia AJN.- El embajador de Israel en Uruguay, Yoed Magen, afirmó que las relaciones bilaterales “tienen un horizonte muy positivo que pueden ser de cooperación técnica, comercial y tecnológica”.

En una entrevista que publica el portal de noticias de Uruguay G, el diplomático destacó el papel de los ex presidente Julio María Sanguinetti y Luis Lacalle, quienes a su entender “dejaron una huella importante en las relaciones” entre ambos países.

En otro orden, Magen se refirió al manejo de la crisis generada por el coronavirus y destacó que “en esta pandemia Israel estuvo en una posición relativamente privilegiada para responder”. “Tres diferentes centros están en etapas diversas en el desarrollo de una vacuna pero crearla es un proceso que lleva tiempo”, agregó.

A continuación la entrevista a Yoed Magen:

-P: Uruguay e Israel mantienen relaciones diplomáticas desde antes del nacimiento de su país. ¿Qué desafío enfrenta como embajador?

-YM: Uruguay es un país en el que un diplomático se siente muy cómodo porque existe una amistad desde el comienzo, y se siente. Además, varios presidentes uruguayos diseñaron una política muy proisraelí, uno de ellos fue (Julio María) Sanguinetti y el otro fue (Luis Alberto) Lacalle. (Jorge) Batlle también pero esos dos dejaron una huella importante en las relaciones. Mi llegada coincide casi con el cambio de gobierno y soy muy optimista, tenemos un futuro muy claro. Las relaciones tienen un horizonte muy positivo que pueden ser de cooperación técnica, comercial y tecnológica.

-P: Israel está trabajando en una vacuna para el coronavirus. ¿Qué puede adelantar?
-YM:
Israel es un país preparado para emergencias porque estamos en estado de guerra con nuestros vecinos, sufrimos atentados terroristas y tenemos escasez de agua, entonces desarrollamos instituciones que responden rápidamente a estas emergencias. En esta pandemia Israel estuvo en una posición relativamente privilegiada para responder. Tres diferentes centros están en etapas diversas en el desarrollo de una vacuna pero crearla es un proceso que lleva tiempo. Si fuéramos los primeros en desarrollarla, sería algo realmente fuera de este mundo.

P: ¿Cuál es la situación más arriesgada que vivió de niño?
-YM:
Varias. Nací en un kibutz cerca de la franja de Gaza y me acuerdo que una vez, a los 9 años, cuando salimos a caminar, se me atravesó una culebra, pegué un gritó y salí corriendo. No me pasó nada pero a esa edad fue un trauma.

-P: También nadó con tiburones. ¿Cómo fue?
-YM:
Fue una experiencia única y lo tengo grabado en VHS. Cuando estábamos con mi esposa en Costa Rica hicimos un curso de buceo y la primera vez que nos sumergimos quedamos rodeados por 40 o 50 tiburones white tip. Nos dio pánico porque no sabíamos si eran peligrosos y subimos rápidamente.

-P: Usted está involucrado con el cuidado del medio ambiente desde hace muchos años. ¿Qué aportes hace específicamente?
-YM:
Primero me preocupo en crear conciencia y después en hacer cosas como reciclar, reusar y no desperdiciar. Cuando en 1994 llegué a mi primera misión en San José de Costa Rica leí que cada tonelada de papel equivalía a talar 17 árboles de la jungla; hice el cálculo de que nuestra embajada utilizaba 1,5 toneladas de papel por año, o sea 25 árboles menos, entonces comenzamos a reciclar. Y desde mi llegada aquí pedí no utilizar más platos ni cubiertos de plástico, eso para empezar. Esta cuarentena es una excelente oportunidad para fortalecer la lucha contra el calentamiento global, ya que por primera vez en la historia la gente ve que con un esfuerzo mínimo se pueden lograr resultados.

-P: Es aficionado a la fotografía. ¿Cuál fue la primera foto que tomó de Uruguay?
-YM:
La fotografía es mi mejor pasatiempo. Llegamos a Uruguay un miércoles y el sábado fuimos a Colonia, ahí saqué la primera foto. Cuando puedo en la rambla de Montevideo saco gaviotas y garzas.

-P: Usted y su esposa coleccionan antigüedades. ¿Cómo es su casa en Israel?
-YM:
La remodelamos al estilo de una finca colombiana, nos trajimos puertas y hasta un piso de madera. También nos encanta el diseño mexicano pero los colores que los caracterizan son muy fuertes para nuestro estilo.

-P: La gastronomía israelí es mezcla de diversas cocinas del mundo. ¿Cuál es su plato favorito?
-YM:
Israel nace con emigrantes de muchos países, llegan de 70 diferentes comunidades, por ejemplo, de Irak, Libia, Egipto, Alemania, Polonia, Rusia, Argentina, Uruguay, pero finalmente la cultura es judía. Israel sirve como una olla en donde se mezclan todas esas tradiciones y, en los últimos 15 años, la cocina se ha transformado. ¿Mi plato preferido? El tahini.

-P: ¿Se desempeñó como secretario del Comité Intergubernamental sobre los judíos desaparecidos en Argentina?
-YM:
Sí, fue una etapa bastante difícil para la comunidad judía en Argentina. En Buenos Aires entrevistamos como a 60 personas que tuvieron que ver con la época de la dictadura, escuchamos sus historias, tuvimos reuniones con autoridades argentinas. La idea era mostrarles el apoyo de Israel, decirles que comprendemos muy bien la tragedia. No fue fácil oír esos testimonios. Después publicamos un informe y en Israel el presidente hizo un homenaje a los desaparecidos. De alguna manera pudimos aliviar un poco su sentir y cerrar un capítulo para algunas de las familias. Fue una misión sumamente significativa y delicada porque se trata de los sentimientos de personas.

-P: ¿Qué tan competitivo es?
-YM:
(Risas). ¿En qué sentido? Soy muy competitivo, pero ¿a alguien le gusta perder? Odio perder. Desde joven fui deportista, practicaba salto largo, salto alto, fútbol, básquetbol, vóleibol y en natación participé en competencias profesionales. A los 12 años obtuve un cuarto lugar en la competencia nacional de Israel. Muchas veces cuando los padres juegan con sus hijos los dejan ganar, pero yo no, no puedo. Jugar conmigo es una competencia constante. Pienso que así uno les enseña a sus hijos a ser competitivos y si uno es competitivo, llega a tener logros.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!