Seguinos en las redes

Israel

A 30 años de la democracia, David Fleischer resalta la entrada «por la puerta grande» de Alfonsín al conocimiento de la comunidad

 AJN.- "En aquella época Hebraica era indudablemente el peldaño y escenario que la sociedad argentina visualizaba como el más notorio de nuestra comunidad. Nos han visto de esa manera y hemos participado de la apertura democrática con un gran acto de homenaje al Congreso de la Nación" dijo el entonces presidente de la Sociedad Hebraica Argentina en diálogo con la Agencia Judía de Noticias.

Publicada

el

100_0038

 Cuando la Argentina retomó la democracia el 30 de octubre de 1983 luego de casi siete años de dictadura militar, David Fleischer era uno de los dirigentes que ocupaba un cargo de máxima responsabilidad en una de las instituciones más importantes de la comunidad judía: era el presidente de la Sociedad Hebraica Argentina, donde cumplió su función siendo el dirigente en este puesto más joven de la organización de 1972 a 1976, cargo que volvió a ocupar de 1980 a 1984. En diálogo con la Agencia Judía de Noticias reflexionó sobre los años oscuros que tuvo que atravesar la comunidad y destacó la vuelta a la democracia de la mano de Raúl Alfonsín.

 

¿Qué puede decir sobre la situación de la comunidad en la época cercana al 30 de octubre de 1983?

En el 1973 Hebraica sufrió un ataque que presuntamente correspondía a la Triple A cuando pusieron una bomba en el foyer de la entrada al teatro. Este no causó víctimas, sino que lo hicieron a la madrugada para amedrentar a toda la comunidad. Nosotros realmente hemos sufrido bastante la persecución. No nos olvidemos que estaba López Rega como mandamás en la época de Isabelita Perón y Hebraica era una institución que estaba en la mira del fascismo y nazismo de esta gente.

Después, desde la presidencia de Hebraica pude, de alguna manera, cubrir a algunos muchachos de la comunidad que estaban sospechosamente perseguidos y que encontraron refugio dentro de la institución durante algunos días hasta que salieron o los ayudaron a salir del país.

Llegó el año de la terminación de la dictadura y entonces los políticos recurrieron a Hebraica, donde me vieron en mi despacho y me dijeron que deseaban presentar al candidato radical ante la comunidad. Allí nos pidieron autorización para hacer un acto dentro de nuestra institución. Accedimos y el séptimo piso, nuestro salón más amplio, se colmó de gente para escuchar la palabra de Raúl Alfonsín, que de esa manera entró por la puerta grande al conocimiento de nuestra comunidad. Ese es el hecho más emblemático.

En aquella época Hebraica era indudablemente el peldaño y escenario que la sociedad argentina visualizaba como el más notorio de nuestra comunidad. Nos han visto de esa manera y hemos participado de la apertura democrática con un gran acto de homenaje al Congreso de la Nación, previo a la asunción de senadores y diputados nacionales, al que concurrieron los máximos dirigentes electos de ese entonces, invitados por nuestra institución,

 

¿Qué pasaba con el resto de las instituciones?

En la DAIA había situaciones muy controvertidas. Se señalaba al fallecido doctor Nehemías Resnizki, que estaba sospechado de favoritismo. Se decía que para rescatar la vida de su hijo que había sido secuestrado había agachado la cabeza y puesto a la comunidad al servicio de no denunciar las atrocidades que cometía la dictadura militar. Esto no está de ninguna manera demostrado pero indudablemente todas estas versiones, fundadas o no, daban lugar a que la DAIA perdiera su solvencia ética y moral de alguna manera.

 

También se decía algo parecido de Mario Gorenstein.

Este caso era distinto. Tengo entendido que había sido invitado a una sesión del Congreso Judío Latinoamericano en Centroamérica y aceptó volar en un lugar preferencial. También se acusaba a Marshall de no actuar abiertamente denunciando las atrocidades de la dictadura. Pero, por otro lado, nos consta a algunos cercanos a esta circunstancia que el doctor Gorenstein actuó en forma muy silenciosa protegiendo la vida de muchos miembros de nuestra comunidad, quienes lograron salir del país a través y con el esfuerzo de la embajada de Israel y de los Estados Unidos. Tenemos entendido que él actuaba encubriendo todas estas gestiones.

 

 ¿Qué pasaba en las instituciones sociodeportivas?

Cuando ocurrió la pretensión de Argentina de recuperar las Malvinas, la federación de los clubes, es decir FACCMA, convocó a un acto en el estadio de Obras Sanitarias, al que concurrieron masivamente varios miles de personas, la mayoría de ellas pertenecientes a las instituciones sociodeportivas. Allí se manifestó una adhesión a la recuperación de las islas. En aquella oportunidad quedó grabado el discurso de uno de los oradores que no se sometió a la euforia general sino que se permitió denunciar realmente lo que estaba ocurriendo: la persecución, asesinato y desaparición de personas.

 

Los familiares de los desaparecidos acusan a la DAIA de no ser atendidos y hubo algunas situaciones incomodas, ¿qué visión tiene de todo eso? 

Tengo la impresión de que la situación para los dirigentes que ocupaban la cúpula de la institución era sumamente difícil y sus acciones no eran lo que los familiares esperaban. Desde mi óptica tampoco fueron acciones cobardes. En aquella época pensé que realmente hacían todo lo más que podían y un poco más. No olvidemos el riesgo tremendo que corrían aquellos que habían aceptado ocupar cargos representativos y de responsabilidad dentro de la DAIA. Yo personalmente no integraba los marcos de ella pero, estando al frente de Hebraica durante la época de la dictadura, tuve que tomar algunas decisiones sumamente dramáticas. Hay momentos en los que se reciben denuncias, por ejemplo de una bomba en la institución o una telefónica, y el presidente tiene que tomar una decisión personal inmediata: evacuar o no. Al evacuar se crea un pánico general, lo que implica una estampida de socios y miembros de la comunidad, con todo lo que eso puede significar. Sino se toma la decisión de ignorar la denuncia  y dejar en riesgo una situación y la sospecha de que quizás la denuncia es por un artefacto explosivo realmente instalado. Frente a todas esas circunstancias yo personalmente tuve que tomar decisiones inmediatas hacía una u otra postura y me imagino que la gente de la DAIA también tenía ese tipo de situaciones y presiones pero mucho más que en Hebraica. Allí esa situación debe haber sido permanente.

 

En 1982 hubo un acto por la recuperación de las Islas Malvinas y después de la derrota militar la comunidad sintió el efecto.

Años después se exteriorizaron los reclamos de aquellos jóvenes judíos movilizados hacía las Malvinas y que a su regreso reclamaban que la comunidad los ignoraba, los marginaba. Ellos decían que no les había dado el marco de reconocimiento que ellos merecían. En ese sentido creo que sí es real y muchos años después la comunidad tomó conciencia de esa carencia.

 

¿Hubo problemas en la sede Pilar durante toda esa época?

En una oportunidad una columna de vehículos militares ingresó al campo de deportes, desfiló por dentro y salió. Fue un sábado o domingo, un día de mucha concurrencia de asociados. Además a la salida instalaron un nido de ametralladoras en la zanja. Pienso que con la misma intención de amedrentar a la comunidad.

 

Fuera de los dos actos que mencionó, ¿se hablaba sobre lo que estaba pasando o había silencio?

Se ignoraba lo que estaba ocurriendo. En términos populares se ignoraba a tal punto que los viajeros que venían del extranjero y contaban en su círculo de amistades que habían recibido comentarios sobre la persecución que sufría la sociedad argentina por parte de la dictadura militar era no solamente desconocida sino hasta no creíble, y el marco de la Hebraica no era ajeno a lo que pasaba en la sociedad en general.

 

¿Y a nivel de la Comisión Directiva?

Estábamos ignorando, pero no a propósito sino por falta de información precisa de lo que realmente ocurría.

 

¿Fue una sorpresa enterarse?

Sí. Toda la acción de protección a jóvenes que presuntamente estaban perseguidos la hacíamos de manera muy callada, reservada y de conocimiento casi personal, ni siquiera puedo hablar de varias personas. La protección que ofrecíamos era casi individual y parte de ésta era no trasmitir la realidad de nuestro accionar como una manera de protegerlos. La misma actitud que nosotros teníamos dentro de Hebraica se daba en otros marcos, en los que también lo hacían de manera silenciosa y extremadamente reservada. Es por esto que la población en general desconocía las circunstancias dramáticas que se estaban viviendo debajo del  nivel cero. Como también quiero destacar la actividad de Hermán Schiller y Marshall Meyer, que fueron héroes durante esos años.

 

Pero la gente no tomaba conciencia pese a lo que ellos decían.

Recibíamos información del extranjero y la sociedad en general, no lo podía admitir como cierto. El accionar de ellos, a pesar de ser tan cercano e inmediato, también era poco creíble.

 

Alfonsín  asume y decide el juicio a las Juntas, ¿qué sensación había sobre esto? 

La sociedad argentina vivió momentos de euforia y dentro de ésos no alcanzaba a dimensionar la realidad del drama que se había superado, que se había vivido durante la dictadura, a pesar de lo que se exteriorizo a través de este juicio. La euforia que se vivía en democracia sirvió, de alguna manera, para que la sociedad en general se sintiera aliviada sin tomar conciencia del terrible drama que se había vivido en los años anteriores al ’82.

 

¿Cuál es su balance de todo este período? 

La comunidad se encerró en sí misma y las instituciones se fortalecieron. La vida fuera de los marcos comunitarios era muy difícil y, de alguna manera y a pesar de la inconciencia general, había una percepción y sentimiento de padres y abuelos de que los hijos y los nietos debían ser protegidos dentro del marco comunitario, lo cual hizo que haya un desarrollo interno.

 

EACh.

 

www.agenciajudiadenoticias.com

 

Dejá tu comentario

Israel

Líderes de partidos de derecha: «Netanyahu quiere una nueva ronda de elecciones»

Agencia AJN.- Algunos líderes de algunos partidos de derecha declararon que Binyamin Netanyahu está convencido de que, si se convoca nuevamente a elecciones, el porcentaje de participación entre los votantes de derecha será más elevado. Netanyahu señaló que los niveles de votación en los bastiones del Likud y en Judea y Samaria fueron muy bajos.

Publicado

el

Por

Reunión del bloque de derecha

Agencia AJN.-  Algunos de los líderes de los partidos de derecha y los ultraortodoxos que estuvieron presentes en un encuentro con el primer ministro Binyamin Netanyahu, declararon que está interesado en volver a convocar a elecciones y no formar gobierno. En esta primera reunión después de las elecciones, Netanyahu manifestó que los niveles de participación en los bastiones del Likud y en los asentamientos de Judea y Samaria fueron muy bajos y que está seguro que, si se convoca nuevamente a elecciones, el porcentaje de votación aumentará.

En la tarde de ayer Netanyahu se reunió con los líderes de los partidos Yemina, Yahadut HaTorá y Shas, en momentos en que comenzaba a conocerse el panorama de escaños tras las elecciones. Si bien Azul y Blanco tiene una leve ventaja en dichos resultados, ninguno de los dos bloques – derecha ni centro-izquierda – llegan a los 61 mandatos requeridos para formar gobierno sin integrar al partido de Avigdor Liberman, Israel Beitenu.

Dado que Liberman anunció que sólo dará sus escaños al partido que quiera formar un gobierno de unidad nacional, en el bloque de centro-izquierda se baraja esa opción, incluso con posibilidad de rotación en el cargo de primer ministro.

Mientras tanto, en la reunión de ayer de los partidos de derecha los presentes acordaron que formarán una alianza de derecha liderada por Netanyahu destinada a bloquear la posibilidad de que el líder de Azul y Blanco, Benny Gantz, pueda formar gobierno. Dicho bloque ya decidió nombrar un equipo conjunto que los represente en las negociaciones para formar coalición.

Posteriormente, Netanyahu abordó el tema al comienzo de la reunión del Likud y dijo que junto con los líderes de los partidos de derecha habían decidido “por unanimidad que debemos unirnos para negociar un gobierno encabezado por mí».

“Una vez que establecimos el bloque de derecha, hay dos opciones. Un gobierno dirigido por mí o un gobierno peligroso que depende de los partidos árabes. En este momento, más que nunca, no debería haber un gobierno basado en los partidos árabes antisionistas. Haremos todo lo posible para evitar un gobierno tan peligroso», agregó el mandatario.

bibi

Seguir leyendo

Israel

Trump afirma que no habló con Netanyahu: «Nuestra relación es con Israel»

Agencia AJN.- El presidente de Estados Unidos parece distanciarse del primer ministro después de las elecciones del martes.

Publicado

el

Por

tump

Agencia AJN.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pareció hoy distanciarse del primer ministro Benjamín Netanyahu, luego de una elección apretada que lo dejó sin una mayoría de la Knesset (parlamento israelí).

En declaraciones a periodistas en Los Ángeles, Trump dijo que no había hablado con Netanyahu después las elecciones del martes e indicó que la relación de Estados Unidos con Israel iba más allá de cualquier líder individual.

«Los resultados estarán pronto y todos sabían que iban a ser muy cerrados, Veremos qué sucede. Nuestra relación es con Israel», expresó Trump.

Netanyahu hizo de su estrecha relación con Trump una pieza central de su campaña de reelección, erigiendo vallas publicitarias en todo el país que lo mostraban junto al presidente de EEUU, emitiendo críticas sobre la capacidad de sus rivales para igualar sus logros diplomáticos.

Por su parte, Trump twiteó el sábado que ambos líderes habían hablado sobre «la posibilidad de avanzar con un Tratado de Defensa Mutua» y que esperaba «continuar con esas discusiones después de las elecciones israelíes».

Durante el fin de semana, Netanyahu se jactó de haber recibido el «respaldo» de Trump y afirmó que «el Estado judío nunca ha tenido un mejor amigo en la Casa Blanca».

La oficina de Netanyahu dijo hoy, sin embargo, que no viajaría a Nueva York como estaba previsto para la Asamblea General de la ONU la próxima semana, después de no obtener suficiente apoyo en las elecciones para formar un nuevo gobierno. La oficina de Netanyahu dijo que renunciaría al viaje debido a las «circunstancias políticas» actuales, sin dar más detalles. Será la primera vez que Netanyahu se saltee la Asamblea General desde 2010, cuando el entonces ministro de Asuntos Exteriores y su actual enemigo político, Avigdor Liberman, se dirigió a los líderes mundiales en el foro.

Su ausencia de la ONU significa que no se reunirá con Trump, quien había anticipado discutir el pacto de Defensa con él al margen del evento de la ONU.

Con más del 95 por ciento de los votos escrutados, se pronostica que el partido Likud de Netanyahu ganará 32 escaños de la Knéset, uno menos que su rival Azul y Blanco. Junto con sus aliados ortodoxos y de derecha, el Likud estaba listo para ganar 56 escaños, menos de los 61 necesarios para una mayoría en el parlamento.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!