Seguinos en las redes

Innovación

Un estudio de la Universidad de Tel Aviv afirma que un tercio de los israelíes son «obesos con peso normal»

Los investigadores examinaron los datos antropométricos de unas 3.000 mujeres y hombres israelíes y llegaron a la conclusión de que el porcentaje de grasa corporal es un indicador mucho más confiable de la salud general y el riesgo cardiometabólico de un individuo que el Índice de Masa Corporal.

Publicada

el

gu

Agencia AJN.- Los investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tel Aviv (TAU), descubrieron que la medida del Índice de Masa Corporal (IMC), ampliamente utilizada, es menos sensible para definir la obesidad de lo que se pensaba, y que el 38,5% de las mujeres y el 26,5% de los hombres israelíes eran «obesos con peso normal».

Para realizar el estudio, los investigadores analizaron los datos antropométricos de 3.000 mujeres y hombres israelíes acumulados a lo largo de varios años: puntuaciones de IMC; escáneres DXA (que utilizan rayos X para medir la composición corporal, incluido el contenido de grasa); y marcadores sanguíneos cardiometabólicos.

Aproximadamente un tercio de los participantes, es decir 1.000 individuos, se encontraban dentro del rango de peso normal. De ellos, el 38,5% de las mujeres y el 26,5% de los hombres eran «obesos con peso normal», es decir, tenían un exceso de grasa a pesar de su peso normal.

Al cotejar el porcentaje de grasa corporal con los marcadores sanguíneos de cada uno de estas personas, se observó una correlación significativa entre la «obesidad con peso normal» y los niveles elevados de azúcar, grasa y colesterol e importantes factores de riesgo de una serie de enfermedades cardiometabólicas.

Al mismo tiempo, el 30% de los hombres y el 10% de las mujeres con sobrepeso presentaban un porcentaje de grasa corporal normal. Gracias al estudio se llegó a la conclusión de que el porcentaje de grasa corporal es un indicador mucho más confiable de la salud general y el riesgo cardiometabólico de un individuo que el índice IMC, habitualmente utilizado en las clínicas en la actualidad.

Los investigadores recomendaron equipar las clínicas con dispositivos para medir el porcentaje de grasa corporal y, en última instancia, convertir este índice en el patrón oro de la obesidad (para evaluar el exceso de grasa) en Israel y en todo el mundo.

El estudio, que se basó en los datos del Centro de Nutrición Yair Lahav de Tel Aviv y fue publicado en Frontiers in Nutrition, es el mayor de este tipo realizado en Israel. Fue dirigido por el profesor Yftach Gepner y el estudiante de doctorado Yair Lahav, en colaboración con Aviv Kfir.

Al ser consultado por la situación de la problemática en el Estado judío, el profesor Gepner expresó que «Israel es líder en obesidad infantil y más del 60% de los adultos del país tienen sobrepeso. El índice predominante a este respecto es el IMC, basado en medidas de peso y estatura, que se considera un indicador estándar de la salud general de un individuo».

pro

El profesor a cargo del estudio, Yftach Gepner. (Cortesía de la TAU)

Sin embargo, el profesor explicó que »a pesar de la evidente conexión intuitiva entre el exceso de peso y la obesidad, la medida real de la obesidad es el contenido de grasa corporal, con unos valores máximos normales fijados en el 25% para los hombres y el 35% para las mujeres».

»Un mayor contenido de grasa se define como obesidad y puede causar una serie de enfermedades cardiometabólicas potencialmente mortales: cardiopatías, diabetes, hígado graso, disfunción renal, etc. La disparidad entre ambos índices generó un fenómeno denominado ‘la paradoja de la obesidad con peso normal’: un porcentaje de grasa corporal superior al normal en individuos de peso normal. En este estudio examinamos la prevalencia de este fenómeno en la población adulta de Israel», agregó Gepner.

El profesor a cargo del estudio advirtió que los »hallazgos fueron un tanto alarmantes, ya que indican que la obesidad con peso normal es mucho más común en Israel de lo que habíamos supuesto. Además, estos individuos, al estar dentro de la norma según el índice de IMC imperante, suelen pasar ‘por debajo del radar»’.

Gepner señaló que »a diferencia de las personas identificadas con sobrepeso, estos individuos no reciben tratamiento ni instrucciones para cambiar su alimentación o estilo de vida, lo que las expone a un riesgo aún mayor de padecer enfermedades cardiometabólicas».

Basándose en sus resultados, los investigadores sugirieron que el porcentaje de grasa corporal se convierta en el estándar de salud predominante, y recomendaron algunas herramientas cómodas y accesibles para este fin: las mediciones de pliegues cutáneos que estiman la grasa corporal basándose en el grosor de la capa de grasa bajo la piel; y un dispositivo fácil de usar que mide la conductividad eléctrica del cuerpo, ya utilizado en muchos gimnasios.

«Nuestro estudio descubrió que la obesidad con peso normal es muy común en Israel, mucho más de lo que habíamos supuesto anteriormente, y que está significativamente correlacionada con riesgos sustanciales para la salud. Y, sin embargo, las personas ‘obesas con peso normal’ no se identifican con el índice que prevalece hoy en día, el IMC», añadió Gepner.

Finalmente, el director de la investigación concluyó que descubrieron que »el porcentaje de grasa corporal es un indicador mucho más confiable que el IMC en lo que respecta a la salud general de una persona. Por lo tanto, recomendamos equipar todas las clínicas con dispositivos adecuados para medir el contenido de grasa corporal y convertirlo gradualmente en el patrón oro, tanto en Israel como en el resto del mundo, para prevenir enfermedades y mortalidad prematura».

Innovación

Un modelo de IA desarrollado por el Hospital Hadassah revolucionará la atención personalizada del cáncer

Esta investigación pionera abre el camino a una nueva era de atención oncológica personalizada y dio lugar al nuevo modelo, capaz de detectar firmas mutacionales dominantes con solo unas pocas mutaciones.

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2024-07-12 at 18.35.31

Agencia AJN‍.-El Instituto Hadassah de Investigación Oncológica (HCRI) logró un gran avance en la atención personalizada del cáncer: el desarrollo de un modelo de incrustación neuronal que utiliza el aprendizaje automático, un tipo de inteligencia artificial (IA), así como el procesamiento del lenguaje natural (PLN), para detectar firmas mutacionales dominantes en paneles de genes específicos utilizando sólo unas pocas mutaciones, lo que lo hace ideal para el uso clínico cotidiano.

La investigación que dio lugar al nuevo modelo, denominado MESiCA por ‘‘mutational embeddings for signatures identification in clinical assays’’ (incrustación mutacional para la identificación de firmas en ensayos clínicos), fue anunciada y publicada en la revista Cell Reports Medicine.

El director del HCRI, Dr. Michal Lotem, expresó que ‘‘MESiCA representa un gran paso adelante en la medicina personalizada’’.

‘‘Este modelo innovador ofrece una herramienta práctica para los oncólogos, permitiéndoles tomar decisiones más informadas, lo que en última instancia conduce a mejores resultados para los pacientes’’, agregó Lotem.

El HCRI es la rama de investigación transitoria en oncología de la Organización Médica Hadassah, un sistema hospitalario de enseñanza e investigación líder en Jerusalem y presente en diferentes países del mundo.

Liberar el potencial de las firmas mutacionales

‍El desarrollo del cáncer se ve impulsado por mutaciones en el ADN que dejan tras de sí las llamadas firmas mutacionales, es decir, patrones únicos que actúan como huellas dactilares y revelan las causas subyacentes del cáncer.

Algunas de estas huellas tienen implicaciones clínicas para los planes de tratamiento. Tradicionalmente, la identificación de estas firmas exigió el análisis de una enorme cantidad de datos, en ocasiones superior a la disponible en los entornos clínicos rutinarios.

El director del Instituto de Oncología Sharett de Hadassah, que trabaja en colaboración con el HCRI, Dr. Aron Popovtzer, explicó: ‘‘Los métodos actuales se basan en pruebas de paneles de genes específicos, que sólo analizan una pequeña parte del genoma’’.

‘‘Esta limitación obstaculizó nuestra capacidad para detectar firmas mutacionales y aplicar esta información para personalizar los planes de tratamiento’’, añadió Popovtzer.

Por su parte, el Dr. Shai Rosenberg, neuro oncólogo jefe del Laboratorio de Biología Computacional del Cáncer de Hadassah e investigador principal del estudio, afirmó: ‘‘MESiCA fue validado en más de 60.000 muestras de cáncer, revelando firmas cruciales vinculadas a mejores tasas de supervivencia y respuestas al tratamiento’’.

En la misma línea, el autor principal del estudio, Dr. Adar Yaacov, destacó: ‘‘Al permitir la detección de estas firmas en pruebas rutinarias, MESiCA faculta a los clínicos para prescribir planes de tratamiento personalizados más precisos, mejorando en última instancia los resultados de los pacientes’’.

Esta investigación pionera abre el camino a una nueva era de atención oncológica personalizada. Con MESiCA, el Instituto Hadassah de Investigación Oncológica sigue demostrando su compromiso con el desarrollo de soluciones innovadoras para combatir el cáncer.

Seguir leyendo

Innovación

La Universidad Bar-Ilan de Israel recibió una donación de 260 millones de dólares para inversión en tecnología

Publicado

el

Por

bar ilan

Itongadol/AJN.- La Universidad Bar-Ilan recibió una donación anónima de 260 millones de dólares destinada al desarrollo de la ciencia y la tecnología.

La donación es “el mayor legado jamás recibido por la Universidad Bar-Ilan y una de las mayores donaciones jamás realizadas a una universidad israelí”, afirmó la institución en un comunicado.

“Tenemos una tarea importante por delante. Hoy, más que nunca, Israel necesita resiliencia tecnológica basada en la ciencia, el elemento esencial de todas las innovaciones futuras. Esto es clave para una sociedad y una economía prósperas. Bar-Ilan está encantado de que este regalo nos permita hacer una inversión significativa para fortalecer la resiliencia tecnológica de Israel”, destacó el presidente de Bar-Ilan, el profesor Arie Zaban.

El donante, cuyo nombre no fue revelado al público, era un judío norteamericano y graduado de la Universidad de Columbia que sirvió en la Segunda Guerra Mundial, afirmó la universidad.

La donación es “directa a Bar-Ilan en el testamento del donante anónimo”, señaló la oficina del portavoz de la universidad a The Times of Israel.

El donante “veía a Israel como un refugio seguro para el pueblo judío y estaba comprometido con su estabilidad económica y social. Eligió la Universidad Bar-Ilan como la institución de investigación mejor capacitada para emprender la gran tarea de expandir la resiliencia tecnológica basada en la ciencia en Israel”, afirmó el comunicado de prensa.

Bar-Ilan planea utilizar los fondos para reclutar investigadores y estudiantes en campos científicos de vanguardia, construir laboratorios de investigación y centros de innovación, y crear asociaciones con organizaciones y organismos externos en diversos sectores para desarrollar “soluciones basadas en la ciencia” a los diversos desafíos de Israel, dijo la universidad.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!