Seguinos en las redes

Sin Categoría

Opinión. Las lecciones de Año Nuevo de las protestas iraníes

AJN [Por Seth Frantzman*/The Jerusalem Post].- Las protestas en Irán nos indican que incluso cuando el pueblo se enfrenta al poder del Estado está dispuesto a arriesgarlo todo.

Publicada

el

Iran protestas

AJN [Por Seth Frantzman*/The Jerusalem Post].- Días después de que estallaran protestas a lo largo de Irán, muchas personas todavía están tratando de comprender cómo sucedió. Durante el otoño [boreal] de 2017, los medios occidentales estuvieron llenos de historias sobre cómo Irán se unía frente a las críticas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. La evidencia de eso se basaba, en gran parte, en algunas citas o incluso tuits locales cuidadosamente escogidos, a pesar del hecho que muchos sitios de redes sociales están bloqueados en Irán. Ahora, analistas y expertos están luchando por entender lo que pasó.

La primera lección de las protestas en Irán es que las protestas en general no son predecibles. Comienzan, como las protestas por el queso cottage en Israel o la autoinmolación que llevó a la “Primavera Árabe” en Túnez en 2011, por algo local y pequeño. También pueden coordinarse usando aplicaciones como Telegram.

Irán ha estado proyectando fortaleza durante años. Tras el acuerdo nuclear con los Estados Unidos se ha vuelto aún más agresiva en su postura, alentando a sus milicias chiítas delegadas en Irak, Siria, el Líbano y Yemen para incrementar su visibilidad. Ha caído cualquier máscara que oscurecía la estructura tipo pulpo de las relaciones exteriores del régimen.

Qasem Soleimani, el comandante de la Fuerza Quds de Irán, casi se ha convertido en una estrella de cine en Medio Oriente, sin talento para el espectáculo, pero con toda virilidad. Debe haber sido sorprendente para él ver que las protestas no solo apuntan contra delegados respaldados por Irán como Hezbollah, sino específicamente contra él mismo. Después de todo, ¿no era Soleimani el gran héroe de los últimos años, deteniendo al Estado Islámico en Irak y salvando al presidente sirio Bashar Assad de los “terroristas takfiri”?

Solía ser, durante la época del acuerdo con Irán, que el régimen actuara la rutina del “policía bueno, policía malo” que había perfeccionado al tratar con medios extranjeros y Occidente. “Si no firmas el pacto o lo abandonas, entonces la línea dura será empoderada”, susurrarían los “moderados”. Y ese susurro se convirtió en un coro. Esta narrativa todavía existe. Guglee “EE.UU. Irán acuerdo línea dura empoderados” y encontrará que esta narrativa es anticipada por Reuters, Al-Jazeera, Al-Monitor, The Atlantic, Business Insider y VOA News. Y ésa es solo la primera página de los resultados de Google. El Instituto Cato señala que preservar el acuerdo con Irán “también ayudaría a empoderar a [el presidente Hassan] Rouhani y su equipo y a socavar el mensaje de la línea dura”.

Solo The Wall Street Journal disiente. En enero de 2016 escribió: “El acuerdo nuclear alimenta a la línea dura de Irán”.

Pero no hay moderados y línea dura. Todo el régimen es de extrema derecha, de línea dura, simplemente ha presentado un buen espectáculo durante casi cuatro décadas. Javad Zarif, el gato de Cheshire que hace las veces de canciller de Irán, escribió en octubre: “[H]oy, los iraníes -niños, niñas, hombres, mujeres- son todos IRGC [Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, por su sigla en inglés], parados firmes con quienes nos defienden y a la región contra la agresión y el terrorismo”.

Pero no todos los niños, niñas, hombres y mujeres de Irán quieren ser IRGC. Según los manifestantes, quieren que termine el malestar económico. Quieren un futuro que no involucre a extremistas barbudos “aleccionándolos” interminablemente sobre el “gran Satán”. Quieren el derecho a no tener que cubrirse el cabello, un derecho humano del cual goza la mayoría de la gente en el mundo. Quisieran usar Internet normalmente y no ser privados de más de una cuarta parte de sus sitios, incluida la mitad de los 500 más populares que disfrutan otros en el mundo. No ven por qué su país está desperdiciando dinero en guerras externas y militarismo. No aprecian la represión a las minorías, como los kurdos, los árabes, los baluchis, los azeríes y otros.

Al llegar el Año Nuevo, las lecciones de Irán nos dan esperanzas para la región y el mundo. El 2017 fue el año en que el Estado Islámico perdió el 99 por ciento de su territorio. Pero también fue el año en que regímenes autoritarios como Irán continuaron su marcha. Puede haber señales positivas de que Arabia Saudita avanza lentamente hacia una reforma, pero en general, aunque la marea parece haberse vuelto contra el extremismo islamista de extrema derecha, ésta no ha resultado en una gran esperanza para el futuro. Las protestas en Irán nos dicen que incluso cuando el pueblo se enfrenta al poder del Estado, está dispuesto a arriesgarlo todo. Los videos muestran cómo derriban carteles y escriben “muerte al dictador”. Quienes pasaron sus vidas enteras bajo la constante propaganda buscan la libertad que les han negado. La mejor lección que pueden enseñarnos a los de afuera es ser críticos de las narrativas que nos han vendido.

CGG

* Editor de la sección Opinión del diario israelí en ingles The Jerusalem Post y disertante sobre Cultura estadounidense en la palestina Universidad Al-Quds.

Dejá tu comentario

Israel

Jefe de la Fuerza Aérea: “Israel es el primer país que usó los F-35 en combate”

Agencia AJN.- Por Roxana Levinson (Especial para AJN, desde Israel) El comandante de la Fuerza Aérea Israelí, mayor general Amikam Norkin, reveló hoy que Israel ha sido el primer país que utilizó los aviones de combate F-35 en un “ataque operativo”. También indicó que Irán disparó 32 misiles contra Israel hace dos semanas, y no 20, como se había informado.

Publicado

el

Por

Norkin

Agencia AJN.- El comandante de la Fuerza Aérea , mayor general Amikam Norkin, reveló esta mañana que Israel es el primer país que ha utilizado el avión de combate F-35, conocido como “Adir”. “Hemos atacado dos veces en Medio Oriente, somos los primeros del mundo que lo han hecho”, reveló Norkin. También reveló una fotografía de uno de esos aviones sobrevolando la ciudad de Beirut  y precisó que este caza sigiloso no ha participado en el último ataque en Siria, realizado el pasado 10 de mayo, pero sí en los dos anteriores.

Norkin dio detalles sobre el reciente ataque israelí en Siria y señaló que los sistemas de defensa sirios dispararon más de 100 misiles contra aviones de la Fuerza Aérea Israelí, que atacaron posiciones iraníes en ese país.

Amikam Norkin hizo estas declaraciones en el marco de un congreso al que asistieron 20 comandantes de fuerzas aéreas de distintos lugares del mundo, llevado a cabo en la ciudad de Hertzlia, en el centro de Israel.

Norkin agregó que los iraníes dispararon 32 cohetes contra Israel y no 20 como se informó en tiempo real.

“Examinamos qué están haciendo los iraníes a nuestro alrededor. La Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria se instaló en F35la base T-4, a 250 kilómetros de Israel. Desde esta base, intentaron atacar con un dron que penetró en Israel hace unos meses, y después de ese incidente detectamos que continúan almacenando armas en esta base, incluidas las capacidades de defensa aérea que atacamos el mes pasado “, detalló el militar israelí.

A continuación, el mayor general Norkin dijo que Irán disparó cohetes y misiles de largo alcance contra Israel y precisó que en el último incidente lanzaron 32 cohetes hacia territorio israelí y no 20 como se informó en ese momento. “Neutralizamos 4 y los demás cayeron fuera de Israel”, concluyó.

“Atacamos a más de 20 objetivos iraníes en Siria. Lamentablemente los sistemas de defensa sirios dispararon más de 100 misiles antiaéreos contra nuestros aviones. En respuesta, atacamos y destruimos una batería antimisiles. Poco después atacamos y destruimos desde el aire un túnel construido por la organización Hamás a una profundidad de 20 metros”, detalló el comandante de la Fuerza Aérea de Israel.

Seguir leyendo

Medio Oriente

Análisis: Abu Mazen, Hamás y el día después

Agencia AJN.- Por Roxana Levinson (Especial para AJN, desde Israel) Las noticias sobre la salud del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, dejan ver la pelea por sucederlo, que por el momento tiene lugar en las sombras. Todo parece indicar que los cargos que ejerce se repartirían cuando Abbas salga de la escena política, y ésta podría ser una buena oportunidad para la organización Hamás de volver a tomar el poder.

Publicado

el

Por

9cdfc0e6-0f75-4c27-885a-df5ca43b5a33

Agencia AJN.- La salud del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, vuelve estar en el centro de las noticias, por el momento a nivel local. Como en cada ocasión – y fueron varias en los últimos tiempos – cada vez que surge una información relacionada con la salud del “rais” Abbas, de inmediato comienza la ola de rumores e interrogantes acerca del día después, y quién será su heredero.
La lucha por suceder a Abbas comenzó hace un buen tiempo, pero mientras él está con vida, las peleas son discretas y se dirimen detrás de bambalinas.

Abu Mazen por su parte no preparó a nadie para que lo suceda, no eligió ni señaló públicamente a alguien y este hecho ha generado un vacío. Además, el líder palestino suele decir que quiere seguir al mando del partido Fatah, la OLP y la Autoridad Palestina por al menos dos años más y no da señales de buscar – ni permitir – que alguno de sus allegados se perfile como sucesor. Sin embargo, su edad y los problemas de salud indican que semejante propósito está cada vez más alejado de la realidad.

Los candidatos

Hay quienes aseguran que el día que falte el presidente será nombrado su vice, Mahmoud al Alul, pero en forma temporal. Después vendrá la tormenta, y la guerra abierta entre todos los que se consideran sucesores legítimos. Y no son pocos.

Los principales nombres que maneja la opinión pública palestina comienzan con el de Majed Farej, jefe de inteligencia actual. En los últimos años ha acompañado a Abu Mazen a las reuniones en el extranjero y también estuvo involucrado en el proceso que supuestamente iba a llevar a la reanudación del diálogo de paz con Israel.

Otro nombre es el de Marwan Barghouti – que se encuentra en la cárcel en Israel, cumpliendo 5 condenas de cadena perpetua por asesinatos – tiene amplia popularidad en la calle palestina, pero en lo político, Abu Mazen se encargó de reducir al máximo su protagonismo e influencia.

Jibril Rajoub, que fuera jefe de las Fuerzas Palestinas de Seguridad Preventiva está en la actualidad al frente de la Asociación Palestina de Fútbol. Un cargo supuestamente apolítico, que no le ha impedido mover asuntos detrás de bambalinas y preparar el terreno para su regreso al centro de la escena.

dahlan abbasMuhamad Dahlan, ex jefe Fuerzas Palestinas de Seguridad Preventiva en la Franja de Gaza, es el enemigo más odiado por Abu Mazen, quien ordenó que fuera expulsado del movimiento Fatah por el delito de haber intentado contradecirlo y desafiar su gobierno y debió exiliarse. Su altísimo grado de influencia en la Franja de Gaza, sus vínculos con Hamás y Egipto, las buenas relaciones que supo conservar en la Margen Occidental – entre otras cosas mediante el financiamiento de células armadas que se oponen a la Autoridad Palestina – podrían propiciar su regreso a la escena política, pero está claro que se enfrentará al antagonismo de los otros candidatos, los que nunca se fueron.

El legado disperso

En los últimos años, Abu Mazen se ocupó de alejar de su entorno a todo aquel que tuviera alguna posibilidad o voluntad de sucederlo. Es por ello que sus allegados estiman que – cuando llegue el momento – todas las funciones que hoy en día ejerce se repartirán entre varios candidatos.
Cabe suponer que en una primera etapa todos los herederos evitarán el choque frontal y tratarán de mostrarse unidos, al menos simularlo.

Cuando Mahmoud Abbas salga de la escena política, no cabe duda de que sus seguidores tendrán cuidado de no desmantelar la Autoridad Palestina: una excelente fuente de ingresos, que recibe más de dos billones de dólares al año provenientes de factores extranjeros.

Por ello, cabe suponer que quien esté al frente de la Autoridad Palestina será precisamente el hombre menos fuerte de todos los candidatos, otro estará al mando del partido Fatah, un tercero de la OLP y uno diferente será primer ministro. Y siempre está la posibilidad de inventar nuevos cargos para satisfacer la ambición de tantos activistas y funcionarios. Llevará tiempo hasta que, de todo ese grupo, surja uno que vuelva a ocupar la posición de líder.

Al mismo tiempo, no faltará quien – desde afuera- intente desestabilizar un gobierno que sin duda fatah hamasestará debilitado, generar el caos y tomar el poder.

El primero es Muhamad Dahlan, desde su exilio en Dubai. Sin embargo, quienes conocen la escena política palestina aseguran que tiene muy pocas posibilidades, a pesar de contar con la ayuda y el respaldo de los países del Golfo y Egipto y con grandes recursos económicos.

Quien también podría tratar de aprovechar la coyuntura es la organización Hamás, que podría presentar candidatos como Khaled Mashal o Ismail Haniyeh, que hoy en día es visto como el adalid de las protestas contra Israel junto a la valla fronteriza de seguridad.

Hamás ya ganó las elecciones, en 2006, pero Mahmoud Abbas, Estados Unidos y sus aliados de Occidente se ocuparon de que no pudiera ejercer el poder. La situación entre Fatah y Hamás se deterioró y todo terminó en una sangrienta batalla y la toma de facto del gobierno de la Franja de Gaza.
Desde entonces, la división interna palestina es un rotundo fracaso que el pueblo achaca a Abu Mazen – una mancha en su carrera política – y Hamás sólo espera la ocasión de retomar el poder y unificar el gobierno de la Franja de Gaza y la Margen Occidental.

Para la organización Hamás, las noticias sobre la salud de Abu Mazen bien podrían significar que se acerca el día de la venganza.

Seguir leyendo

Más leídas