Seguinos en las redes

Israel

AMIA: Sus primeros 120 años

 AJN.- Por Lic. Eduardo Alberto Chernizki. La AMIA está culminando su primer ciclo y se apresta a iniciar otros 120 años que sin duda serán muy distintos a los primeros, pues los desafíos que enfrentará serán de una magnitud por demás exigentes, destacándose – sin lugar a dudas – mantener la continuidad judía y amalgamar las diversas corrientes de pensamiento que existen en la comunidad.

Publicada

el

amia_edificio_2

 Por Lic. Eduardo Alberto Chernizki.- Es una tradición judía decirle a una persona cuando la felicitamos por su cumpleaños, o nos referimos a cualquier otro aspecto relacionado con su edad, “ad mea veesrim” que significa “hasta los 120 años”, la edad que vivió Moshé Rabeinu.

De esta simple expresión de deseos podemos deducir que esta cantidad de años tiene un significado muy especial para el judaísmo, y la AMIA, la entidad más emblemática del judaísmo argentino, ha de cumplir sus primeros 120 años dentro de poco, a mediados de febrero.

Fue fundada en 1894 como Chevra (Jevra) Kedushá Ashkenazí con un fin muy específico, ser la institución de los judíos provenientes de Europa que se ocupara de una de las tareas fundamentales de la vida judía: que quienes fallecieran fueran enterrados de acuerdo a lo establecido por la Halajá, la Ley Judía. De allí proviene su nombre, que traducido significa la Compañía Sagrada para los judíos de origen ashkenazí, pues para el judaísmo es un deber sagrado el ocuparse del entierro de los fallecidos.

Durante sus primeros años vida, la principal preocupación de sus directivos fue lograr establecer un cementerio propio, lo que lograron en 1910 al comprar un predio en Ciudadela Norte, que se conoció como el Cementerio de Liniers, a la vez que ofrecía a sus asociados el servicio funerario que en ciertos momentos de la vida necesitaban.

Pero la realidad comunitaria de las primeras décadas del siglo XX hizo que esa entidad fuera asumiendo otras funciones relacionadas primero con la ayuda social a los inmigrantes judíos carenciados que llegaban a Buenos Aires desde Europa; más adelante con la representación de la insipiente comunidad, como ocurrió luego del progrom de la Semana Trágica en enero de 1919, y con la coordinación de la denominada “educación judía” años después; también con el apoyo a los judíos que debían emigrar por ser perseguidos en sus lugares de origen, que incrementó durante el nazismo; y con el tratar de armonizar las tareas de las comunidades judía radicadas en el interior del país. Todas estas tareas podía llevarlas a cabo gracias a los ingresos que lograba como Jevra Kedusha.

Pero también tuvo una importante actuación en dos temas por demás diferentes: la erradicación de los rufianes judíos y el apoyo a la colonización judía en Eretz Israel (la tierra de Israel) que se intensificó finalizada la Segunda Guerra Mundial.

A finales de la década del ’40 del siglo XX, la Chevra (Jevra) Kedushá Ashkenazí se había convertido en la principal institución social de la comunidad, abarcando su accionar la educación judía mediante el sostén del Vaad Hajinuj que nucleaba a la gran mayoría de instituciones educacionales comunitarias del país, la coordinación de las comunidades judías del interior del país por intermedio del Vaad HaKehilot (Federación de Comunidades), y la acción social y la difusión de la denominada “cultura judía”. Todo esto llevó a sus directivos a modificar el nombre de la institución por el actual: Asociación Mutual Israelita Argentina – AMIA en 1949.

Poco tiempo después, luego de una muy disputada elección, quienes asumieron su conducción fueron dirigentes identificados plenamente con el ideal sionista, que luego de un proceso de varios años, en 1957, establecieron el Estatuto Social que todavía rige los destinos de la AMIA  y que la identificaron claramente con el Estado de Israel.

A partir de ese momento comenzó un periodo en el cual la AMIA fue posicionándose como la entidad central en todo lo relacionado con la vida interna de la comunidad. Este proceso, que podemos definir como de crecimiento, se interrumpió abruptamente minutos antes de las 10 de la mañana del fatídico 18 de julio de 1994, cuando un artero ataque terrorista internacional destruyó el tradicional edificio de la calle Pasteur al 600, dejando 85 víctimas fatales, unos 300 heridos e incalculables daños materiales.

Sobreponiéndose al dolor, la AMIA continuó realizando su labor, provisoriamente en el edificio de la calle Ayacucho al seiscientos, y pocos meses después dio comienzo a la construcción de su actual sede social, en el mismo lugar en el que había ocurrido el ataque.

En los casi 20 años transcurridos agregó a sus funciones, arriba someramente descriptas, una en cierta forma prioritaria: la lucha por el esclarecimiento del atentado y el castigo de sus autores, tanto intelectuales como materiales y de quienes entorpecieron la investigación de lo ocurrido.

Pese a que todavía no se han logrado los resultados esperados respecto al atentado del 18 de julio de 1994, la AMIA continúo siendo la entidad central comunitaria en todo lo que tiene que ver con la vida social del judaísmo en la Argentina, convertida en una especie de ONG, en la que algunos de los parámetros que guiaban a su conducción se han modificado debido a los cambios producidos en la comunidad, donde quizás el más relevante sea que desde el 2008 su presidente y una importante cantidad de los miembros de su Comisión Directiva y de la Asamblea de Representantes de Asociados son judíos raigales.

Retomando el concepto “At mea veesrim” podemos considerar que la AMIA está culminando su primer ciclo y se apresta a iniciar otros 120 años que sin duda serán muy distintos a los primeros, pues los desafíos que enfrentará serán de una magnitud por demás exigentes, destacándose – sin lugar a dudas – mantener la continuidad judía y amalgamar las diversas corrientes de pensamiento que existen en la comunidad.

Quienes, presididos por el capitán Luis H. Brie, en 1894 fundaron la Chevra (Jevra) Kedushá Ashkenazí fueron los iniciadores de una gesta que fue continuada por innumerables dirigentes que pusieron su empeño en el engrandecimiento de la institución no sólo hasta nuestros días sino también para el futuro.

Un futuro que deberá ser tan fructífero como los primeros 120 años, para que aquellos que celebren los próximos 120 años puedan decir que la AMIA es la entidad central comunitaria por excelencia.

Dejá tu comentario

Israel

Rex Tillerson: «Netanyahu manipuló a Trump con la información sobre Irán»

Agencia AJN.- El ex secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, declaró que “Netanyahu manipuló a Trump” mediante la forma como presentaba ante el mandatario la información sobre Irán, para convencerlo acerca de “quiénes son los buenos”. Desde la oficina del primer ministro difundieron en Twitter la respuesta: “Israel es el lado bueno”.

Publicado

el

Por

Tillerson Netanyahu

Agencia AJN.- El exsecretario de Estado norteamericano Rex Tillerson declaró que los funcionarios israelíes «jugaron» con el presidente Donald Trump en sus conversaciones con él. El ex funcionario norteamericano manifestó que se necesita una «gran dosis de escepticismo» para tratar con el primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu, a quien Tillerson calificó de «un poco maquiavélico».

Los comentarios se produjeron durante un panel en la Universidad de Harvard en el que Tillerson, quien fue despedido por el presidente el año pasado, abordó una variedad de temas de su mandato, incluido Irán y la naturaleza impredecible del primer ministro Netanyahu.

Según el Harvard Gazette, Rex Tillerson calificó a Netanyahu de “político talentoso”. También señaló que el mandatario israelí le transmitía al presidente Trump – en forma intencional –  información incompleta respecto del programa nuclear de Irán. «Hicieron eso con el presidente en un par de ocasiones, para persuadirlo de que ´nosotros somos los buenos, ellos son los malos´», dijo Tillerson. «Más tarde se lo expusimos al presidente para que entendiera: Te han manipulado.»

En la cuenta de Twitter oficial del primer ministro se hizo pública la respuesta a estos comentarios con el siguiente mensaje: “Secretario Tillerson, Israel es la parte buena”.

tillerson

Seguir leyendo

Israel

Se dieron a conocer los resultados oficiales «casi finales»: Azul y Blanco 33, Likud 31

Agencia AJN.- La Comisión Electoral Central dio a conocer los resultados del escrutinio, con excepción de 15 urnas en las que se registraron irregularidades. El resultado se mantiene con una ventaja de dos escaños para el partido Azul y Blanco por sobre el Likud . La Lista Árabe Unificada mantiene los 13 mandatos que le daban las primeras estimaciones.

Publicado

el

Por

voto de soldados

Agencia AJN.- La Comisión Electoral Central de Israel dio a conocer los resultados que presentó como «casi finales», tras el escrutinio de las urnas con excepción de 15, en las que se produjeron irregularidades o incidentes que se están investigando.

La cantidad de escaños obtenidos por las listas que presentaron candidatos en estas segundas elecciones del año es la siguiente:

Azul y Blanco 33

Likud 31

Lista Árabe Unificada 13

Partido ultraortodoxo Shas 9

Partido ultraortodoxo Yahadut HaTorá 8

Israel Beitenu (Avigdor Liberman) 8

Yamina (Ayelet Shaked) 7

Avodá-Guesher 6

Frente Democrático 5

La comisión informó que votaron 4.458.167 de 6.394.030 votantes. El nivel de participación registrado fue del 69.72%,

Al mismo tiempo se dieron a conocer datos del escrutinio de los «sobres dobles», que corresponden a la votación de soldados en servicio, presos, diplomáticos y representantes de Israel en el exterior. Poco más de 278.000 personas votaron en este marco, más del 6% del total de votos, que pueden influir en el destino de 7,5 escaños. Se trata del nivel de participación más alto en la historia del país en este segmento de votantes.

En cuanto a los resultados de los sobres dobles, el partido más votado fue Azul y Blanco y en segundo lugar que quedó el Likud, con menos votos que en los comicios anteriores.

1

 

 

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!