Seguinos en las redes

Israel

Opinión. El futuro del judaísmo europeo

AJN.- El gran rabino británico y miembro de la Cámara de los Lores, Jonathan Sacks, profetiza que “aquellos que les niegan su libertad a los judíos o a Israel perderán, o no lograrán ganar, la suya propia”.

 

Publicada

el

antisemitismo_barcelona

 

Por Rab. Jonathan Sacks*/The Jerusalem Post.- Para los judíos de Europa éstos son los mejores tiempos y los peores tiempos. Tome al judaísmo británico como ejemplo.
En los últimos 20 años hemos construido más escuelas judías que en toda nuestra historia de 355 años. Culturalmente, una comunidad considerada moribunda hace una generación cuenta con un centro cultural, un centro comunitario en construcción, Semanas del Libro Judío, festivales artísticos, de música y cine, y un evento de educación para adultos -Limmud- que se ha replicado en otros 50 centros de todo el mundo judío.
Los judíos se han destacado en todos los campos. Los presidentes de ambas cámaras, de los Comunes y los Lores, son judíos. En los últimos años hemos tenido dos presidentes de la Corte de Justicia judíos, directores judíos de Oxford y Cambridge, un editor judío de The Times y líderes judíos de los partidos Conservador y Laborista. No sólo son judíos respetados, sino que también lo es el judaísmo. La voz moral judía se ha convertido en una parte significativa del debate nacional.
Éstos son logros asombrosos. Pero se ven opacados por el inquietante fenómeno de un nuevo antisemitismo que se extiende como un virus por toda Europa. Ello pide a gritos una explicación. Después de todo, luego del Holocausto, si había una cosa en la cual las personas de buena voluntad de todo el mundo estaban de acuerdo era: Nunca más.
Toda la cultura de posguerra en Occidente -en el mundo- se inclinaba en esa dirección. De la determinación de que nunca debería haber otro Holocausto surgió la Declaración de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el concepto de “crimen de lesa humanidad”, la idea de que el racismo es un vicio, el movimiento por el diálogo interreligioso y el histórico cambio en el cristianismo conocido como el Concilio Vaticano II, Nostra Aetate.
¿Cómo, entonces, regresó el antisemitismo a las mismas naciones que se habían comprometido a no repetirlo? La cínica respuesta es que nunca murió, simplemente pasó a la clandestinidad. Hay una pizca de verdad en esto, pero muy pequeña. Como línea de razonamiento es profundamente engañosa. El nuevo antisemitismo sólo apunta contra los judíos como individuos en segundo lugar. Su verdadero objetivo son los judíos como nación, en Israel.
Lo que ha ocurrido en nuestro tiempo es un fenómeno extraordinariamente sutil, que sólo puede ser entendido remontándose dos siglos, a la época de la Ilustración y la Revolución Francesa. Durante siglos, Europa había estado desfigurada por el burdo antijudaísmo cristiano, teológicamente impulsado. Los judíos fueron acusados de envenenar pozos, difundir la plaga, profanar la hostia y matar a niños cristianos.
Los judíos no fueron las únicas víctimas de la Iglesia, también fueron quemados brujas y herejes. Y después de la Reforma, cristianos comenzaron a matar a hermanos cristianos en las grandes guerras de religión de Europa.
Fue entonces cuando la gente pensante dijo “basta”. Esto llevó al crecimiento de la ciencia, la edad de la razón, la doctrina de la tolerancia y, finalmente, la emancipación de las minorías antes marginadas, incluidos los judíos. Fue la época más iluminada de la historia europea, y fue en ese preciso momento, en París, Berlín y Viena -los centros más sofisticados-, que nació una nueva forma de odio: el antisemitismo racial. Como el virus más mortífero de Occidente ha conocido, éste llevó a seres humanos antes ordinarios y decentes a cometer actos incalificables o permanecer como testigos pasivos ante ellos.
Ése no fue un simple fenómeno. El antisemitismo del siglo XIX no era el burdo antijudaísmo de la Iglesia. Del mismo modo, el nuevo antisemitismo del siglo XXI no es el antisemitismo racista del XIX y el XX.
No está dirigido contra judíos individuales, sino contra los judíos como nación. No se transmite por medios convencionales, sino por las nuevas tecnologías de comunicación -sitios en Internet, correo electrónico, blogs y redes sociales-, que son casi imposibles de vigilar y controlar.
Su más brillante, y también demoníaco, golpe ha sido el adoptar como sus armas más poderosas las mismas defensas creadas contra el viejo antisemitismo. Se acusa a Israel de los cinco pecados capitales posteriores al Holocausto: racismo, apartheid, crímenes de lesa humanidad, limpieza étnica e intento de genocidio (en la foto, manifestación en Barcelona).
Es sutil, sofisticado y devastadoramente eficaz.
Está diseñado para engañar, y funciona. Los israelíes y los judíos estadounidenses lo ven como una amenaza a los judíos europeos, y lo es, pero sólo en forma secundaria. El verdadero objetivo es Israel. Es un ataque a Israel donde éste es más vulnerable: entre las clases formadoras de opinión de Europa. Si Israel es deslegitimado a sus ojos, ello deja solos a los Estados Unidos, y la astuta sentencia de los enemigos de Israel es que los Estados Unidos apoyan a Israel, pero, a la larga, no lo harán en soledad.
Es un juego de ajedrez a más largo plazo y fríamente calculado de lo que la gente advierte. Su objetivo es la destrucción del Estado judío. Para contrarrestarlo se requiere una respuesta judía mundialmente coordinada, más allá de cualquiera que se haya previsto. No es una batalla que pueda ser emprendida sólo por los judíos. Sin aliados, los judíos e Israel perderán.
Ello significa replantear el argumento. El antisemitismo siempre es un síntoma de algo más penetrante, una tensión irresuelta dentro de una cultura que comienza atacando a los judíos, pero nunca se detiene en ellos. No fueron sólo judíos los que murieron a manos de la cristiandad medieval, la Rusia zarista, la Alemania nazi o la Rusia estalinista, fue la libertad misma.
Lo mismo será verdad en el siglo XXI. Aquellos que les niegan su libertad a los judíos o a Israel perderán, o no lograrán ganar, la suya propia.
 
* Gran rabino del Reino Unido y la Commonwealth desde 1991. Miembro de la Cámara de los Lores desde 2009. Junto con un grupo de expertos se referirán al futuro del judaísmo europeo en la tercera Conferencia Presidencial de Israel “Enfrentar el mañana de 2011 en Jerusalem”, a fin de mes.
 
CGG

 

Dejá tu comentario

Israel

Coronavirus/Israel. Agencia Judía alertó sobre problemas financieros y de antisemitismo que enfrenta la comunidad judía

Agencia AJN.- El presidente de la Agencia Judía para Israel, Isaac Herzog, advirtió sobre las dificultades que enfrentan los judíos de la Diáspora y también en Israel. “Está claro que la aliá tomará más tiempo y se reducirá”, anticipó el dirigente.

Publicado

el

Por

herzog

Agencia AJN.- El presidente de la Agencia Judía para Israel, Isaac Herzog, alertó que tras superarse la pandemia del coronavirus, las instituciones judías en todo el mundo probablemente encontrarán que enfrentan una grave escasez de ingresos y deberán estar alertas ante una posible reincidencia del antisemitismo.

En declaraciones al diario The Jerusalem Post, Herzog indicó que la agencia, como un enlace crucial entre Israel y la Diáspora desde su creación en 1929, está dando un paso adelante para proporcionar asistencia y orientación a las instituciones y personas necesitadas en Israel y en el extranjero en este momento de emergencia.

En este contexto, el dirigente señaló que los programas de aliá, una de las misiones centrales del grupo, continúan como lo hizo incluso en los días más oscuros de la historia de Israel.

“Desde el comienzo del brote, hemos tenido alrededor de 1.000 nuevos olim [inmigrantes] de docenas de países”, dijo el presidente de la Agencia Judía.

Ya se han implementado nuevos procedimientos para garantizar que todos los que ingresen al país entren en cuarentena en uno de los centros de absorción o en apartamentos privados previamente arreglados.
“Gracias a Dios, hasta ahora nadie ha llegado portando el virus”, dijo.

Herzog admitió que los bloqueos en todo el mundo y las cancelaciones de la mayoría de los vuelos internacionales representan un obstáculo. “Está claro que la aliá tomará más tiempo y se reducirá”, dijo. “Pero estamos haciendo todo dentro del ámbito de la posibilidad”, añadió.

Mientras tanto, la Agencia Judía está trabajando para ayudar a las comunidades judías, tanto en el campo con sus emisarios en el extranjero que han permanecido en sus puestos como proporcionando recursos.
“Como la organización global judía más grande, sentimos la responsabilidad hacia nuestros hermanos y hermanas en todo el mundo”, dijo Herzog.

Después de que la crisis del coronavirus comenzó a golpear a Italia con fuerza, explicó que la Agencia Judía junto con Keren Hayesod “extendió el apoyo inmediato a la comunidad judía italiana, lo que era vital para ellos para atender sus necesidades inmediatas. “Hemos asistido con servicios sociales en Gran Bretaña, tenemos voluntarios que están ayudando en Francia, España, Sudáfrica y los Estados Unidos”, agregó Herzog.

“Lo que también está claro es que las comunidades más pequeñas sin una estructura financiera muy sólida y que dependen de recursos continuos se encuentran en una posición muy difícil. También hay problemas de seguridad, especialmente para el día siguiente, que deben ser atendidos con fondos”, dijo. “Lo que está claro es que todas las instituciones y federaciones judías se dan cuenta de que existe una amenaza para algunos de los ingresos de las donaciones y de los filántropos que los afectarán”, apuntó.

Como ha sucedido a menudo en la historia, el estallido de la pandemia ha desencadenado manifestaciones de antisemitismo, especialmente online. “Por el momento, quiero ponerlo en cierta proporción. Es un gran desafío, pero otros grupos también se enfrentan a la retórica del odio ”, destacó Herzog, y agregó que mantienen la situación vigilada de cerca.

“Sin embargo, se nos ve molestos y asumimos que cuando la situación de la emergencia se relaje, surgirá la tendencia histórica de culpar a los judíos, también porque hay áreas donde los judíos fueron los primeros en ser afectados por el virus”, indicó.

Otro frente en el que la Agencia Judía ha estado activa es en el apoyo al sector sin fines de lucro de Israel, como lo ha hecho la organización durante décadas, a menudo en nombre de los judíos del mundo.

Herzog explicó que con el país bloqueado, el sector está pasando por una “catástrofe”. Por esta razón, el grupo ha lanzado un fondo especial de asistencia de emergencia junto con la ONG Ogen, un fondo de préstamos sociales. Agregó que la Agencia Judía también está trabajando con el gobierno para establecer una subvención especial.

“Estoy muy agradecido de que algunos de nuestros socios, como las Federaciones Judías de América del Norte, hayan ingresado al proyecto, aunque ya se están encargando de financiar sus ONG locales”, dijo.

Herzog transmitió su aprobación a cómo el gobierno está manejando la crisis. “Confío en que Israel superará esto, y creo que hay muchos aspectos importantes detrás de las nubes, como la apreciación hacia el sector árabe en Israel por su enorme contribución a la infraestructura médica y el hecho de que hay muchos actos” de solidaridad, dijo.

“Cuando veo una foto de una niña haredi (ultraortodoxa) en Bnei Brak llevando jalá el viernes por la noche a los soldados allí, siento una gran esperanza”, expresó por último el presidente de la Agencia Judía.

Seguir leyendo

Israel

Coronavirus: Un Seder de Pesaj que nadie se va a olvidar en Israel

Agencia AJN.- (Danny Moljo desde Israel, especial para AJN) El encuentro más familiar del pueblo judío, fue este año en la forma más íntima. Todas las familias realizaron el Seder de Pesaj por medio del Zoom y se cantaron las tradicionales canciones desde los balcones.

Publicado

el

Por

PESAJ 4

Agencia AJN.- (Danny Moljo desde Israel, especial para AJN) El año 2020 se va a escribir en la historia de Israel como el año que el Seder de Pesaj se realizó en los balcones, los controles y en los encierros. Y este año fue un pedido especial de las autoridades para evitar un contagio múltiple ya que el Seder de Pesaj es el acontecimiento donde se encuentra toda la familia alrededor de la mesa.

No solo que todavía perece increíble aceptar la nueva realidad que vive el mundo entero por el coronavirus, es más alucinante ver y revivir que la fiesta más familiar del judaísmo se realizó en la forma más individual y solitaria posible.

PESAJ 2

Israel se encuentra desde ayer hasta mañana en un encierre casi total y el pedido de las autoridades fue muy simple, este Seder de Pesaj será en la más intimidad posible, solamente con la familia nuclear y que vive en la misma casa, nada más. Sin invitados, sin abuelas y abuelos, tíos, primos ni ningún tipo de invitados, hay que evitar de cualquier manera el contagio y no volver a cometer el error de la fiesta de Purim, cuando la gente todavía no tenia conciencia de este virus y se reunió para festejar. Los resultados están hoy a la vista.

Las calles se llenaron de policías, controles y soldados para evitar que la gente salga y entonces fue cuando entre las 19:30 y 20:30, se produjo una explosión del Zoom, la aplicación más popular en estos días en el mundo entero.

PESAJ 3

No hubo casa que entre esas horas la famosa canción de la Hagadá de Pesaj, “Ma Nishtaná?”, no fue cantada en el internet por millones de personas. Y como si esto fuera poco, corrió por las redes sociales el pedido de salir a los balcones a las 20:30, para cantar en cada barrio la misma cancion, esta vez compartiendo el canto entre los vecinos, los barrios, las ciudades y el país entero.

Hasta hubo quienes pusieron las mesas en las calles para compartir con sus vecinos la cena, por supuesto a una buena distancia unos de los otros.

La misma pregunta de “Ma Nishtaná Halaila Hazé?”, que en español significa “Qué cambió en esta noche?”, tiene una sola respuesta: Cambió el mundo, la realidad es otra y lo que debería haber sido la fiesta más familiar, se pareció en todos lados más a un Yom Kippur en Pesaj, que la tradicional cena de la liberación del pueblo judío.

Al final del Seder, en vez de la tradicional frase “Bashaná Habá Veirushalaim” (El año que viene en Jerusalem) todos dijeron: “El año que viene otra vez en la casa de los abuelos”.

Jag Pesaj Sameaj!

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!