octubre 22, 2017

Empresarios argentinos tendrán un exclusivo encuentro con Obama en su visita al país

Agencia AJN.- El ex mandatario estadounidense se alojará en el Palacio Duhau en Buenos Aires tras su exposición en Córdoba. Se realizará un cocktail organizado por las familias Werthein y Sielecki junto a la Advanced Leadership Foundation.

Agencia AJN.- Será la segunda vez que Barack Obama pise suelo argentino. Lo hará un año y medio después de aquella visita oficial en la que su foto bailando tango recorrió el mundo. Pero en esta oportunidad, llegará sin el traje de presidente de los Estados Unidos. El ex mandatario y Nobel de la Paz hará un visita de 24 horas que comenzará con un evento en Córdoba, donde será el principal orador en la Cumbre Economía Verde, aunque tendrá tiempo para eso y más: se juntará con empresarios, políticos y finalizará su visita con un partido de golf con el presidente Mauricio Macri.

Es por eso que su paso por Buenos Aires está garantizado. Luego de que el avión Gulfstream V aterrice a las tres de la tarde en el aeropuerto Ambrosio Taravella, Obama se moverá por la Argentina con una agenda calculada minuto a minuto y un operativo con más de 100 efectivos de la Policía Federal, el servicio secreto estadounidense y tanto helicópteros como camionetas blindadas para acortar los tiempos y maximizar la seguridad en cada paso de su recorrido.

Con todo, el establishment argentino posa las miradas en el encuentro que se llevará este viernes por la noche en el Palacio Duhau, en el barrio de Recoleta. Es que luego de su disertación en Córdoba, se subirá rápidamente al jet privado y en 45 minutos llegará a Aeroparque. Los vientos a favor en ese trayecto le permiten acortar el viaje.

En ese hotel exclusivo donde se hospeda Obama lo esperarán unos 80 empresarios del ámbito local para un cocktail organizado por las familias Werthein y Sielecki junto a la Advanced Leadership Foundation. El ex presidente disertará sobre transparencias y buenas prácticas en la política.

Entre los invitados figuran Eduardo Eurnekian (Corporación América), Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio de Buenos Aires), Claudio Belocopitt (Swiss Medical), Sebastián Bagó (Laboratorios Bagó), Alejandro Bulgheroni (Pan American Energy), Paolo Rocca (Techint), Marcelo Mindlin (Pampa Energía) y Richard Willmott (WM Consultora), entre otros. La invitación fue enviada por mail a una corta lista de ejecutivos. Algunos ya dijeron que no porque están de viaje, otros se encontraban cerrando sus agendas para confirmar, aunque la lista final compuesta por empresarios de sectores como el bancario, el petrolero y el energético se maneja con mucho hermetismo.

Allí no termina el mano a mano porque mientras avanzan los minutos, avanza la exclusividad. Luego del cocktail, habrá una cena reservada de la que participarán 12 personas, entre ellos, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Entre vinos y platos especialmente preparados por uno de los hoteles más exclusivos de la Ciudad, el encuentro privado llevará a la mesa los temas más álgidos de la política internacional y local.

Todos los presentes querrán saber qué opina Obama sobre el rol del presidente Donald Trump a nueve meses de su llegada al poder, como así también el análisis que el demócrata realice sobre las relaciones entre los EEUU y la Argentina, centrada en el comercio y con el conflicto por el biodiésel en puerta.

El demócrata dará un pantallazo de su vida después de la Casa Blanca. Como ex jefe de Estado, Obama recibe una pensión vitalicia mayor a los USD 200.000 anuales, tiene ingresos por discursos pagos -como su disertación en Córdoba- y se encuentra escribiendo dos libros: tiene un contrato por un libro de no ficción y otro para escribir sus memorias.

El sábado temprano por la mañana está previsto el mano a mano entre Obama y Macri. El paseo por los 18 hoyos esá por definirse si será en el Buenos Aires Golf Club de Bella Vista o en el Club Golf de Hurlingham. La relación entre ambos es muy cercana, pero el gobierno de Cambiemos se cuidó en los últimos días de que su visita no fuera vista con recelo desde el Salón Oval de la Casa Blanca.

Es que tanto demócratas como republicanos en Washington destacan la cintura política de Macri para mantener buenas relaciones con Obama y Trump, pero veían con preocupación que Macri recibiera al ex mandatario en la Casa Rosada o en la Quinta de Olivos, ya que cualquier movimiento que marcara al encuentro como oficial podría irritar al presidente Trump. El gobierno de Cambiemos anotó el mensaje.

Después del partido de golf, todavía se estaba definiendo si Obama cerrará su viaje a la Argentina con un almuerzo en Los Abrojos, la quinta de Macri en Los Polvorines. Es que la agenda tiene pequeños cambios reservados para despistar a hasta el más atento por razones de seguridad.

Por: Jorgelina do Rosario
Fuente: Infobae

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario