diciembre 11, 2017

El periodista argentino Federico Andahazi fue amenazado y recibió agresiones antisemitas

Agencia AJN.- El escritor dedicó su columna de esta tarde a responder un desagradable mail que recibió durante la madrugada.

Agencia AJN.- “Esta vez no van a poder”, por Federico Andahazi.

Esther Fainzilber era una inmigrante rusa llegada a la Argentina con apenas cinco años. Vinculada desde su juventud con diversas actividades culturales, participaba de un grupo de mujeres que se reunían a compartir lecturas en el Teatro IFT, en la calle Boulogne Sur Mer.

Fundado en el año 1932, el IFT era una de las escuelas de teatro independiente más antiguas de América Latina, una institución abierta a cualquier miembro de la sociedad, fuera o no judío, y tenía una clara orientación de izquierda.

Entre las diversas actividades del IFT estaban los Leienkrais, grupos de lectura integrados por mujeres que leían y comentaban libros.

En el año 1953, el teatro fue clausurado por el aparato de censura peronista con el argumento de que llevaba a cabo actividades conspirativas. A partir del cierre, los Leienkrais continuaron haciéndose de manera clandestina en las casas de los distintos miembros de cada grupo.

Esther Fainzilber, madre de dos hijos adolescentes y casada con un militante comunista, participaba de uno de estos encuentros de lectura en un departamento cercano al teatro, cuando un grupo de policías tiró la puerta abajo y detuvo a todas las mujeres.

El clima de delación imperante durante aquellos años era tal, que un vecino del edificio denunció a las mujeres por «comunistas y judías».

Esther Fainzilber fue llevada detenida a la comisaría 7º, de Lavalle y Pueyrredón. Estuvo encerrada en un calabozo durante dos días y, sin que se le concediera la asistencia de un abogado, fue trasladada al Departamento Central de Policía, donde la prontuariaron. Permaneció detenida en una celda hasta que le dieron la noticia que nadie quería escuchar: iba a ser trasladada a la temible Sección Especial, famosa por aplicar las más crueles torturas a los disidentes políticos. Esther pudo escuchar los gritos provenientes de las celdas de tormentos. La mujer fue llevada a los empujones frente al escritorio de un comisario. El hombre se puso de pie y con un tono intimidante, examinando sus documentos le dijo:

—Veo que ha nacido en Rusia…

Esther Fainzilber, aterrada, le explicó que hacía muchos años se había hecho ciudadana argentina.

El comisario, de pronto con una voz amable, le preguntó:

—Dígame, señora Fainzilber, ¿a usted le gustan los deportes?

Desconcertada y habida cuenta de que hacía algunos años ella había practicado remo, le contestó:

—Sí, ¿por qué?…

—Porque si le gustan los deportes, la vamos a deportar.

De ahí fue llevada nuevamente a una celda, con la convicción de que habrían de regresarla a Rusia. Le dijeron que sería embarcada en el primer vapor con destino a la Unión Soviética. Imploró desesperada, ante la amenaza de no volver a ver a sus hijos ni a su marido. Cada hora, se acercaba un oficial para decirle que pronto sería llevada al puerto. Así estuvo otros dos días en la Sección Especial, hasta que la subieron a un camión celular junto con otras mujeres.

Para su enorme alivio, le informaron que en lugar de deportarla, la llevarían presa al asilo San Miguel, en la calle Riobamba entre Lavalle y Tucumán. El asilo era en realidad un convento donde trasladaban a las mujeres sospechadas de actividades políticas contrarias al gobierno. Ahí, por primera vez en varios días pudo recibir la visita de su esposo y sus hijos.

Esther Fainzilber permaneció privada de la libertad durante un mes en el asilo San Miguel. Al entrar en su nuevo lugar de cautiverio descubrió con asombro que la mayor parte de las detenidas eran prostitutas.

Esther Fainzilber compartía con ellas la comida, el abrigo y el dinero que le llevaba su familia y trabó una gran amistad con varias de ellas.

Conozco este testimonio de primera mano porque Esther Fainzilber era la madre de mi madre. Vaya este recuerdo a la memoria de mi abuela, Esther Fainzilber, cuya pasión por la lectura seguramente contribuyó para que yo fuera escritor.

Por qué leo este texto. Porque anoche, a la madrugada, ustedes saben que yo trabajo, desde la noche hasta la madrugada. Recibí un mail muy desagradable, para decirlo amablemente.

Voy a hablarle a los oyentes como se le haba a un amigo. Lo pensé muchísimo, lo consultes con amigos, con gente que quiero y respeto y decidí hacerlo público.

Este episodio está por fuera de cualquier otro hecho, de cualquier polémica con tal o cual periodista, no tiene nada que ver con la discusión de Corea del Centro o la pura coyuntura.

Es un episodio que tiene que ver con hechos de larga data que no se pueden volver a repetir:

Voy a leer sólo algunos pasajes, los más livianitos, del mail que recibí mientras escribía, en la madrugada
“(…) JUDIO SIONISTA PITO CORTADO HIJO DE UNA GRAN PUTA.
(…)
Pedazo de LACRA. No servis ni para jabon de mala calidad.
Segui yendo a las SINAGOGAS, que cuando esten todos los PITO CORTADOS JUNTOS, les damos CANDELA.
Hijos de puta. PEDAZO DE MIERDA SIONISTA.
SUCIO REPUGNANTE HIJO DE PUTA.
Ahi tenes, SORETE.”

Lo leo porque no quiero guardar silencio. Porque cuando guardamos silencio, no nos fue bien. Lo hago público para que sepan que no van a pasar, que no tienen chances, que la democracia llegó para quedarse, que la vamos a defender con uñas y dientes, con la palabra. Sepan que no nos van callar la boca. Sepan que los vamos a ir buscar. Con la ley, con la justicia. Los vamos a ir a buscar. No nos vamos a quedar quietos hasta encontrarlos. Sepan, estos valientes anónimos, que ya tenemos el IP, que ya sabemos desde qué servidor salió esta amenaza repugnante. Que sepan estos criminales que otra vez no nos va ocurrir. Lo prometo por Esther Fainzilber, por mi abuelos, que tuvieron que escaparse de su tierra por gente como esta. Pero les tengo una mala noticia: esta vez no van a poder.

Fuente: Radio Mitre

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario